Hemeroteca - 01/01/2014

El niño tiene derechos desde el momento de ser concebido, y el ejercicio de cualquier otro hipotético derecho que ponga en peligro la vida de ese niño se ha de considerar como un crimen, sin que la legislación o la despenalización del aborto puedan hacer pasar por bueno lo que intrínsecamente es malo, al igual que la esclavitud, o el antijudaísmo...

Recibe en tu e-mail todas las novedades