Fallece el poeta valencianista Anfós Ramón i García

De Agencia Faro

Fallece el poeta valencianista Anfós Ramón i García

El pasado 17 de junio fallecía Anfós Ramón i García, el más significado de los poetas actuales en lengua valenciana. La noticia de su fallecimiento hizo que por unos instantes la lengua valenciana saliese del ostracismo mediático y oficial al que ha sido condenada por los poderes autonómicos y estatales. Los principales periódicos nacionales e incluso canales de televisión se hicieron eco de esta pérdida irreparable. Paradójicamente, sólo dos días después se volvía a negar la existencia de la lengua valenciana en la toma de posesión del nuevo Jefe del Estado; quien en cambio sí se refirió a las lenguas catalana, vascuence y gallega, pese a la consideración estatutaria de la lengua valenciana como una de las lenguas propias del antiguo Reino de Valencia. Quien escribiese el discurso al nuevo jefe de Estado aludió a cuatro poetas, cada uno de los cuales cultivaron una de las lenguas españolas que tienen carácter oficial. No fue mala la selección, pero un Rey verdadero que amase y conociese las Españas no hubiese dejado de usar la “dulce lengua valenciana”, como la calificó Cervantes. Y bien podría haber sido Anfós Ramón el poeta que mejor encarnase a la misma.

Nacido el 28 de marzo de 1924 en el otrora valencianísimo barrio de Ruzafa, hoy día transformado en zoco multicultural por los mismos políticos que niegan la lengua valenciana, Anfós Ramón adquirió su formación intelectual en la calle, sin más título académico que el idioma valenciano puro hablado por el pueblo. Este carácter autodidacto no le impidió ser el poeta valenciano más afamado y reconocido del siglo XX y hasta el día de su fallecimiento. De tendencia neorrealista, aunque con un punto ecléctico que lo hacía singular y auténtico, dotó de gran profundidad a los llibrets de falla rompiendo la tendencia meramente folclorista para adentrarse en métricas complejas, pero de musicalidad inconmensurable. La poesía de Anfós Ramón se saboreaba. Por todo ello recibió reconocimientos de norte al sur del Reino de Valencia, desde Vinaroz a Alicante. Entre sus numerosos premios destacan el premio Valencia, otorgado por la Diputación Provincial en 1963; el premio Xavier Casp, Carlet, 1975; Ciudad de Castellón, otorgado por el ayuntamiento de esta ciudad en 1977; premio Primavera, por Lo Crit del Palleter, años 1982 y 1984; Roïg de Corella, Ayuntamiento de Valencia, 1977; Bienvenido Oliver, Ayuntamiento de Catarroja, 1998. Ganó la Flor Natural de los Juegos Florales de Algemesí, Meliana, Vilanova de Castelló, Manises, Puzol, Valencia ocho veces, Paterna nueve; además de varias Violas y Englantines que dan fe de la extraordinaria capacidad y buen hacer de este gran poeta en lengua valenciana. El Ateneo Blasco Ibáñez le concedió su máximo galardón, la Pluma de Oro, en 2011. La importancia de su actividad literaria le llevó a figurar en La Gran Enciclopedia de la Región Valenciana, así como en la bilingüe (inglés y español) Anthology of Valencian Poetry, editada en 1970.

Fue director de La Noche Eucarística, vicepresidente de Lo Rat Penat y presidente de la sección de Juegos Florales durante once años, así como miembro de la Orden de Caballeros del Puig.

Su compromiso con la lengua valenciana auténtica le privó de un reconocimiento de mayor calado. Sin ser hombre temperamentalmente político, apoyó siempre con su presencia cualquier iniciativa encaminada a la restauración del Reino de Valencia. Entró a formar parte del Consell Foral de Coalicio Valenciana, del cual fue elegido vicepresidente, en 2008, cuando esa coalición política ya no llenaba plazas de toros y cuando más lo necesitaba, tras la decepción de las elecciones autonómicas de 2007 en las que el PP realizó una maniobra para dividir el valencianismo alentando las siglas fantasma de Unión Valenciana (completamente alejada de sus orígenes), quedándose CV a muy pocos votos de entrar en el parlamento autonómico. Pese a la desmoralización y desmovilización de gran parte del valencianismo tras ese golpe, Anfós Ramón en un gesto de gran generosidad se implicó más que nunca en el valencianismo político. Por eso con toda justicia se le fue concedido por el Grup d’Accio Valencianista el Premi Llealtat, con el que se distingue cada año a la figura más relevante en defensa del valencianismo.

Por su valencianismo de bien siempre fue un gran amigo del carlismo valenciano, siempre dispuesto a colaborar con el mismo, participando en decenas de actos tradicionalistas. Cuando los Círculos Aparisi y Guijarro y Marqués de Villores, con la colaboración del Círculo Molle Lazo, organizaron en 2008 el homenaje a Viçent Domenech, El Palleter, y a los patriotas valencianos de la guerra de la Independencia, se tuvo el honor de contar con Anfós Ramón para cerrar el turno de oradores con una oda inédita a los patriotas valencianos de hace dos siglos, con ineludibles referencias a la situación presente.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada