Solicita a la Conferencia Episcopal que se facilite el comulgar de rodillas en todas las misas

ARRODILLATE AL COMULGAR… ¡PORQUE CRISTO MISMO SE DA EN EL PAN! 

Solicita a la Conferencia Episcopal que se facilite el comulgar de rodillas en todas las misas

“Yo soy el pan de la vida”. “Vuestros padres comieron el maná en el desierto Y murieron”… “éste es el pan que baja del cielo, para que quien lo coma no muera”.

“Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo”….”Si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros”.( Jn 6,51-53)

“El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré el ultimo día”. “Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida”. “El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en Mí, Y yo en él”.
“Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí”. (Jn 6, 48-57)

“Mientras estaban comiendo, tomo Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos dijo:
“Tomad, comed, éste es mi cuerpo.”
Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo:
“Bebed de ella todos, porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para el perdón de los pecados”. (Mt 26, 26-28)

Así pues, cuando comulgamos estamos recibiendo físicamente a Cristo. Conviene recordar que es por ello que los católicos tratamos con el máximo respeto a Cristo-Eucaristía   y que por ello:

– Cuando pasamos delante de un altar, mostramos el máximo respeto y nos arrodillamos en el momento de la transustanciación.
– Debemos de evitar que cualquier partícula de la Sagrada Forma caiga al suelo o sea maltratada. Es por ello que también preferible comulgar en la boca.
– No comemos nada, salvo agua o medicamentos imprescindibles, desde cuanto menos una hora antes de recibir la Sagrada Comunión.
– Para poder comulgar debemos de asegurarnos de estar en Gracia de Dios o en caso contrario, confesar nuestras culpas antes de recibir a Cristo Sacramentado.

En consecuencia y si no estás seguro de estar en Gracia de Dios o si por falta de fe, no crees que Cristo esté realmente presente en la eucaristía… ¡NO COMULGUES! porque “Quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor… Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propia condenación.” (Corintios 11, 27-29)

Por todo lo anterior, te pedimos que entres y firmes la alerta de Cruz de San Andrés, solicitando a toda la Conferencia Episcopal Española, que se facilite en todas nuestras iglesias el poder comulgar de rodillas:

Carta a firmar

Eminencias:

Me dirijo a ustedes para solicitar que, como propuso el Cardenal Francis Arinze el Jueves Santo del año pasado (día de la Institución Eucarística, del Amor Fraterno y del Sacerdocio), en todas las iglesias de España:

– Se procure colocar un reclinatorio para que a la hora de recibir la Sagrada Comunión, todos los feligreses que lo deseen puedan mostrar el máximo respeto a Nuestro Señor Sacramentado, arrodillándose ante Él.

– Se incite a los feligreses, como propone la CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO Y LA DISCIPLINA DE LOS SACRAMENTOS a que, de ser posible, reciban a Cristo Sacramentado de rodillas.

Beso el anillo de su Ilma

Para firma la alerta de Cruz de San Andrés  y remitir un correo a la Conferencia Episcopal pulsa aquí.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada