La Protección Social a la Familia en España 2015.

El Instituto de Política Familiar presenta su segundo informe tras el de “Demografía y Natalidad”

La Protección Social a la Familia en España 2015.

El Instituto de Política Familiar (IPF) ha publicado el Informe La Protección Social a la Familia en España 2015

El presente informe es el segundo estudio, tras el de “Demografía y Natalidad”, de los 5 estudios que desde el IPF tienen previsto publicar antes del 20 de Diciembre del 2015 coincidiendo con las elecciones generales. La primera conclusión de este informe es que en España se lleva 35 años de desprotección a la familia. Ya es hora de que en España superemos el absurdo histórico de que ninguna Administración Pública se ocupe de apoyar a la familia. No ha habido en este periodo una correlación entre las palabras de apoyo a la familia algunos partidos políticos y/o administraciones y las leyes y/o medidas realizadas. La familia ha sido la gran abandonada por las Administraciones.

Este desolador panorama de desprotección a la familia se ha visto agravado por la crisis económica, que ha impactado fuertemente en la familia. De hecho mientras algunas funciones de la protección social se han incrementado durante la crisis, la ayuda familiar ha tenido una devaluación sin precedentes. Las familias han sido las grandes perjudicadas en esta crisis económica.

Todo ello provoca que España esté en el furgón de cola de toda la UE en cuanto a protección y ayuda a la familia. Esta clasificación demuestra que en España la familia no es una prioridad para las Administraciones ni hay compromiso alguno con la familia. No hay voluntad política de ayudarla y proteger a la familia.Los principales datos del informe son:

  1. El reconocimiento de las funciones sociales de la familia y su protección social a la familia constituye un derecho fundamental reconocido tanto a nivel nacional como internacional (ya sea la ONU o la Unión Europea).
  1. Los indicadores de protección social a la familia analizados (indicadores de importancia, de magnitud, de profundidad y de voluntad protectora), constatan que España tiene una deficiente protección social a la familia. Además, la crisis económica ha acentuado esta divergencia con Europa.
  1. No se da importancia a la Familia. La prestación social a la familia no es prioritaria para las administraciones con respecto a otras prestaciones sociales. España apenas destina el 5,2% de todas las prestaciones sociales a la función “familia. Y esto se ha agravado desde 2008. De hecho, en la actualidad, de cada 19 euros que destina en España a Gastos Sociales, tan sólo 1 euro se dedica a la Familia.
  1. El esfuerzo para con la familia es muy deficitario. El PIB destinado a la familia es muy escaso (1,3% del PIB). Y ha tenido un descenso vertiginoso desde el 2009. España dedica apenas el 1,3% de su PIB a la protección social de la familia que ha descendido y nos aleja aún más de la media europea (2,1% del PIB de media). Además, en apenas 5 años el PIB destinado a la familia ha caído en más del 11% pasando del 1,47% del PIB en 2009 al 1,31% del PIB en 2013.
  2. Las prestaciones dadas a la función familia no cubren las necesidades de las familias españolas. Europa (UE28) dedica de media casi el doble que España en €/habitantes/año. Y esta diferencia se acrecienta cada vez más. Mientras en 2005 la diferencia con Europa era de 221€ por habitante /año, en el 2013 es de 266€ por habitante /año. De hecho, Portugal, España y Grecia son los países de la UE15 que menos dinero destinan a la Familia por habitante.
  3. La falta de revalorización anual de las prestaciones denota falta de voluntad por parte de las Administraciones. Incluso ha sufrido un agravamiento durante la crisis con una devaluación del 12% en apenas 3 años.
  4. La familia española cuenta con unas reducidas ayudas directas a la familia y con grandes restricciones para poder acceder a ellas. Las familias españolas tan solo tienen 4 ayudas directas y todas ellas con restricciones que la hacen inviable para la mayoría de las familias.
  5. Aunque la prestación por hijo a cargo es la principal medida de ayuda a la familia en Europa, en España es muy deficiente. España está en el furgón de cola de la UE28 en prestaciones por hijo a cargo, y siendo, además, el país de la UE15 que da menos ayuda por hijo. Merecería la pena vivir en países como Luxemburgo, Bélgica, Austria o Alemania antes que en España.
  6. Mientras en la UE28 la prestación por hijo a cargo es de 91 €/mes de media (y en la UE15 es de 107 €/mes), en España, sin embargo, es tan solo de 24 €/mes. Una familia española necesitaría tener 8 hijos y ganar menos de 30.000 euros al año (ambos cónyuges) para tener las mismas prestaciones que una familia en Alemania con 2 hijos y sin límites de ingresos
  1. En España tiene unos límites de renta tan bajo para pode acceder a la prestación por hijo a cargo (11.547,96 €/año) que lo hacen inviable para la mayoría de las familias. Una familia española donde ambos cónyuges tuvieran unos ingresos equivalentes al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), no tendría derecho a esta prestación por hijo a cargo, por superar el límite de renta familiar (11.547€ brutos anuales).
  1. La mayoría de las prestaciones familiares son en especie. Del 1,31% del PIB que destina España a prestaciones de la familia, tan solo el 0,50% del PIB son prestaciones en dinero
  1. La familia española está discriminada frente a la mayoría de los países europeos tanto en el número de familias que pueden acceder a las ayudas (11% de las familias españolas frente al 83% de las familias europeas), en su cuantía (24€/mes frente a los 91€/mes de media en la UE28), y como la edad de los hijos que se pueden beneficiar (18 años en España y 25 años en la mayoría de la UE28).

En definitiva, a pesar que la protección a la familia es un mandato constitucional, su desarrollo en España ha sido claramente insuficiente y deficitario, situándonos a la cola de Europa.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada