Las chapuzas de la corporación municipal de Madrid.

De tropezón en tropezón, de chapuza en chapuza hasta la caída final, que ojalá llegue pronto, antes de que acaben con sus administrados. Así gestiona el consistorio podemita la capital del Reino.

Las chapuzas de la corporación municipal de Madrid.

La suciedad que nos anega:

 

Barrios populares con cuyos vecinos dicen sentirse tan afines, han denunciado que respecto a la falta de limpieza ya no se denuncia que haya papeles, “gracietas” de los perros y hasta colchones, sino que tienen ratas campando por sus respetos y plagas de chinches y pulgas.  Si a sus afines les tratan así, imagínense en otros barrios.

La responsable de esta área de Medio Ambiente es la señora Sabanés. Su explicación, como ella ha dejado escrito en una carta de fecha 14/09/2015 dirigida a “las madrileñas y los madrileños”, la suciedad en Madrid “lo está desde hace mucho tiempo” y se extiende en dar datos de encuestas del propio Ayuntamiento, antes de que ella llegara a la concejalía, intentando con ello eludir su responsabilidad. Asegura que el problema se debe a las empresas privadas que quieren incumplir los contratos, lo que aprovecha para, siguiendo su filosofía, abogar por la empresa pública. Creo que al vecino le da lo mismo de quien dependa la limpieza de las calles, el caso es que se haga, aunque solo sea para justificar lo mucho que paga el madrileño por un servicio deficiente. Lo malo es que como la gestión de esta señora se ve que no es eficaz y mucho menos eficiente, al sufrido vecino de Madrid no le queda más esperanza que el ministerio de Sanidad tome cartas en el asunto antes de que se declare una epidemia.

La permanente descoordinación

Corresponde a la misma concejalía de Medio Ambiente y Movilidad, tomar medidas para solucionar los problemas que le son propios como el de agilizar la circulación, pero su incompetente gestión ha llevado a los madrileños a un caos total y absoluto. Es sabido que el tráfico en Madrid se congestiona cuando llueve por eso no se explica que, en momentos así no aparezcan más unidades de policía llamada de “movilidad”, una chapuza más que da lugar a atascos kilométricos con la consiguiente desesperación de los conductores, el incremento del gasto en carburantes y el consiguiente aumento de la contaminación ambiental.

Este de la contaminación ambiental es, como queda dicho, otra de las áreas de la concejalía, por tanto, otra caótica gestión agravada por una descoordinación con su jefa, la señora Carmena.

Con motivo de los elevados índices de contaminación en la ciudad, sin haber establecido ni dado a conocer un plan de prevención, restringieron la circulación a 70 Km/hora. Atascos enormes pero la gente asumió el problema. Preguntada la alcaldesa si se iban a mantener las medidas establecidas, aseguró que no, que ya no era necesario. Los madrileños se fueron a descansar creyendo que, al menos la alcaldesa, se habría tomado interés en comprobar el estado de los niveles de contaminación. Pues no, ni se había molestado, lo dijo a tontas y a locas, de modo que cuando los vecinos dormían plácidamente,  la señora Sabanés, que sí los comprobó, decidió, sin avisar, que a las 6h del día siguiente, se volvía a la reducción de la velocidad y se prohibía aparcar en lo que se llama “almendra central” que es el círculo interior de la M 30. Con los aparcamientos subterráneos saturados y los aparcamientos en superficie prohibidos, tanto en zona verde como en azul,  los sufridos automovilistas que ya no llegaban a su trabajo, no sabían qué hacer con su coche. Para rematar la jugada, el desesperado que dejaba su coche en los aparcamientos en superficie, se encontraba con una multa de 90 € ¿habrán encontrado con ello  la piedra filosofal para equilibrar el presupuesto municipal?

Las Asociaciones de Automovilistas pusieron el grito en el cielo; los usuarios ¡qué decirles! De modo que en otro movimiento trilero, ahora dice la inefable Carmena (inefable como Zapatero, porque nos deja sin habla), que ya veremos si se cobran las multas, que lo estudiarán y dada la “excepcionalidad” del caso, probablemente no las cobren. Así que ahora, todos aquellos sufridores del tremendo atasco que por madrugadores encontraron plaza en un aparcamiento, su magnífico ayuntamiento les castiga a medio día sin sueldo, que es lo que les vino a representar la factura por custodiar su coche, a causa de las medias del consistorio, sin que a estos vecinos piensen resarcirles.

Los madrileños no nos quejamos de que tomaran dichas medidas, si eran necesarias, pero sí de que no establecieran un protocolo previo de actuación como ocurre en Alemania, Francia, etc. y de que no se comunicara a los resignados ciudadanos. Hasta la Policía municipal está estupefacta ante la situación de descoordinación y falta de previsión del Ayuntamiento de Madrid. Desmentía así a la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, y a la directora general de Sostenibilidad y Control Ambiental, Paz Valiente, quien ha asegurado que todas las instituciones y organismos estaban perfectamente informados. “La policía municipal está en las reuniones del Consorcio (Regional de Transportes)”. “Conocían este protocolo”, han insistido en varias ocasiones tanto Sabanés como Valiente. Es más, Valiente ha llegado a insinuar que quizá la cadena de información se haya roto en los mandos policiales. “Quizá no han transmitido toda la información a sus subordinados”, ha sugerido.

La indignación del portavoz del Colectivo Profesional de la Policía Municipal de Madrid, Julián Leal le ha llevado a declarar:No ha habido información previa sobre la activación de esta segunda fase. Es necesario  formar e informar  a los policías. Y es que no ha existido preparación ninguna sobre cómo poner en marcha estos protocolos. ¡Si la propia alcaldesa no sabía lo que se estaba cociendo en su casa, cómo lo íbamos a saber los demás!”.

Pretenden diluir su responsabilidad cargándola a los demás. Empiezan por sus subordinados, los policías y como ven que no se callan, implican a Fomento diciendo que estaba informado, y para tapar su falta de prevención, aseguraron que habían reforzado el servicio de los trenes de Cercanías. Y como van de mentira en mentira, esta es otra, de modo que el Ministerio salió rápidamente a aclarar que las unidades suplementarias de la línea C-5 se activaron “por iniciativa propia” ante la previsión de que aumentara el número de usuarios.

Tras la polémica por la coordinación entre administraciones, el Ayuntamiento ha explicado que ha constituido un  grupo operativo de urgencia formado con miembros de la Dirección General de Tráfico, del Consorcio Regional de Transportes de Madrid, EMT, Madrid Salud, Emergencias y Protección Civil, Policía Municipal, Agentes de Movilidad, Calle 30, y el equipo directivo del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid. Una prueba más de prepotencia o simplemente una mentira más, porque desde Fomento han señalado a Europa Press que en el grupo está la DGT pero “no hay nadie” ni del Ministerio ni de Renfe, y que ni ayer ni hoy se ha informado de los pasos que se iban a tomar desde el Consistorio. Entienden que dado que son los responsables de la red de carreteras del Estado, y que muchas de ellas vertebran en Madrid, además de las Cercanías, deben tener conocimiento de la situación para poder actuar. Así lo manifestó la propia ministra Ana Pastor en una entrevista en Onda Cero.

Resulta llamativo recordar las declaraciones de Inés Sabanés, previas a conseguir la concejalía, cuando insistía en la necesidad de luchar contra el “bipartidismo” y el “inmovilismo” en la Comunidad de Madrid. ¿Contra el inmovilismo? En Madrid, el actual ayuntamiento del que ella forma parte, es el prototipo del inmovilismo.

Los ataques a la libertad

 

Más de 400 colectivos feministas de toda España, recorrió hace unos días el centro de Madrid para exigir que la lucha contra la violencia de género sea “una cuestión de Estado”. Varias representantes del Movimiento Feminista han leído junto a la Plaza de España un manifiesto en el que denuncian que la violencia machista “es la más grave violación de los derechos humanos de las mujeres”. Han recordado que “el terrorismo machista” ha asesinado a más de 1.300 mujeres desde 1995 y han señalado que en 2015 se han registrado 84 feminicidios.

Esta información recogida de El País, no hace mención del grave atentado a la libertad que se produjo en el transcurso de dicha manifestación, cuando al ver a un grupo de unas ocho mujeres que, sin gritar, solo portaban una  pancarta  en la que se leía “La violencia no tiene género” y que pedían la igualdad real entre hombres y mujeres, fueron insultadas y agredidas por otros asistentes de ambos sexos. Estaban en contra de que exigieran una igualdad para todos los agredidos.  “Es triste que el feminismo radical trate así a mujeres que sólo pedían la igualdad real entre hombres y mujeres”, afirma una de las víctimas.  “Zorras”, “fascistas”, “hijas de puta”, “machistas”, “ojalá engroséis vosotras la lista de víctimas el año que viene” fueron algunos de los improperios y amenazas proferidos contra ellas.

 “Hay que combatir toda la violencia que se produce en el hogar, con independencia del sexo del agresor”. Así lo afirma Antonia Carrasco, presidenta de GenMad, una asociación que agrupa a alrededor de 4.000 personas que han sido perjudicadas por una aplicación perversa de la actual legislación sobre violencia machista. No hay una contabilidad oficial de los asesinatos producidos a otros miembros de la familia: varones o hijos. Tampoco se sabe cuántos asesinatos se producen entre parejas homosexuales, ya sean gays o lesbianas, ni de parricidios o fratricidios. “Hasta ahora, la información sólo se centra en las víctimas que son mujeres heterosexuales; los demás miembros de una familia parecen no existir para las autoridades”, señala la presidenta de GenMad. “Deberíamos preocuparnos por evitar todas las violencias que se producen en el contexto del hogar, con independencia del sexo de la víctima o de la orientación sexual del agresor”.

Patricia y otras dos mujeres que estaban con el grupo que recibieron los insultos habían sido víctimas de malos tratos por parte de sus parejas. “Es increíble que haya mujeres así de violentas en una manifestación que luchaba precisamente contra la violencia que sufren las propias mujeres”, recalca. Ella sabe muy bien lo que es la violencia machista. Cuando era sólo adolescente, Patricia ya estuvo escayolada y había sufrido esguinces por los golpes que le propinaba su pareja. “A mí nadie me tiene que dar lecciones de lo que es machismo, porque lo he sufrido en mis propias carnes”. Mercedes Chinchilla, secretaria de otra asociación que sostenía la pancarta “La violencia no tiene género”, confiesa haber sentido pánico cuando vio cómo aumentaba la agresividad hacia ellas. “Nos empujaron, nos querían quitar la pancarta, dijeron que nos querían ver asesinadas, no se puede imaginar el miedo que pasé”. “Nunca esperé que en una manifestación contra la violencia hubiese tanta violencia”. Ciertamente, resulta incongruente.

Estas ciudadanas denuncian los movimientos de “tercera ola feminista” que no están buscando la igualdad real entre hombres y mujeres sino “que los derechos de las mujeres estén por encima de los derechos de los hombres”. En su opinión, esta actitud se ve reflejada en los agresivos eslóganes que profirieron en la manifestación como “machete al machote”, “ante la duda, tú la viuda”, o “a los machotes, la boca en bordillo y patada a la cabeza”. La situación es tal, que la psiquiatra forense Estela Welldon en una conferencia, afirmó que “se ha llegado a un punto en violencia intrafamiliar que criminaliza al hombre, patologiza a la mujer y cosifica al niño”.

El informe de este pequeño grupo manifestante critica la “indefensión de miles de ciudadanos a los que no se les está aplicando la presunción de inocencia en nuestro país”, así como la falta de voluntad de perseguir judicialmente las denuncias falsas y la indiferencia social ante éstas. “Todo el mundo sabe que las denuncias falsas existen, salvo los políticos y las instituciones”. Creo que sí que lo saben pero se dejan arrastrar por el feminismo radical imperante.

En definitiva, apoyándose en la impunidad de que gozan estas feminazis con camisetas de Podemos, atacaron ferozmente a las que defendían a todos los agredidos, porque solo se puede pensar según los parámetros que ellos establecen. De modo que se demuestra que no creen en la libertad y que utilizan a las mujeres muertas como palanca revolucionaria. Centran todo su afán en transformar la base de su ideología y han pasado de lo que llamaron “lucha de clases” a una lucha de sexos en la que solo tiene interés la mujer. Nunca se han preocupado de los 13 hombres asesinados por sus mujeres ni de los 23 niños asesinados por uno u otro de los padres.

Abusando de su pertenencia al partido gobernante en el consistorio, siendo como son podemitas conformes con la actuación de las radicales feminazis, atacaron delante del ayuntamiento, sabedoras de que efectivamente, no moverían un dedo por proteger a las ocho mujeres que defendían su libertad a expresarse. Sí que lo hicieron y muy eficazmente, la Policía Nacional que tuvo que organizar un cordón alrededor de ellas, gracias a lo cual salieron muy asustadas, pero indemnes.

Pero ¿cómo iban a defender la libertad personajes que mantienen la fijación por  acabar por la vía rápida con quienes les desagradan. Los hay que prefieren la guillotina (“Yo no puedo aseguraros que por torturar y matar a Gallardón se vaya cambiar toda esta historia, pero por probar no perdemos nada” Una guillotina, una plaza pública y Gallardón” = Pablo Soto), la incineración de judíos (Guillermo Zapata) o la vuelta a lemas anarquistas propios de la II República, como los exhibidos por Rita Maestre[1]: ¡Arderéis como en el 36! Con estos antecedentes no es de extrañar que uno de los lemas más coreados fuera ¡Vamos a quemar la Conferencia Episcopal!, pero el lema más bestia fue ¡La Virgen María también abortaría! Sin palabras nos deja esta gentecilla.

En ese afán del ayuntamiento por coartar la libertad de sus administrados destacamos las trabas que han puesto para que pueda celebrarse la VI Marcha por la Vida. Esforzada la organización por superarlas y cumplir con todos los trámites, justo el día antes se les deniega el derecho a instalar un escenario y los habituales altavoces. La concejalía de distrito de Moncloa no da el permiso. No es nuevo que ellos no son partidarios de la Cultura de la Vida, sino de la Cultura de la Muerte, lo que explica que a los partidarios de la eutanasia se les haya facilitado la instalación en Sol.

Como en el caso del desastre de gestión respecto al tema de la contaminación, aquí ocurrió otro tanto. Unas horas antes de la celebración de la marcha conceden el permiso. Pudiera pensarse que es una simple manifestación de poder por parte de la concejal presidente del distrito Tetuán- Moncloa-Aravaca, Montserrat Galcerán, quien en el poco tiempo que lleva disfrutando del cargo, se ha  hecho notar por ello.

En una visita que realizó en el mes de junio  al centro municipal de mayores, éste tuvo que retirar la estampa de la patrona de Aravaca: Nuestra Señora del Buen Camino Coronada, según afirmó ABC. La responsable del departamento de servicios sociales, negó los hechos, tajante. “Nadie retiró nada”, aunque admitió que “las administraciones deben velar porque se cumpla el principio de la Constitución que establece la aconfesionalidad en todos sus centros”. Que traducido quiere decir que no quitaron directamente la estampa, pero que seguro que lo “sugirieron”.

 

Esto no nos llama la atención porque va en su ADN, pero en su actuación en las fiestas populares de Aravaca, demostró su, digamos, falta de adecuación al puesto. Los hechos se desencadenaron por la actuación de la caseta Colectivo 1984 que a pesar de las quejas de los vecinos por el funcionamiento de la música, decidieron hacer caso omiso. Fue avisada la policía municipal que constató que el local debía haber cerrado a las 24 h. siendo entonces las 2,30 h. de la madrugada, es decir, estaba en funcionamiento fuera del horario establecido. La intervención se tornó en tragedia cuando el presidente del Colectivo 1984 se negó a acceder a la petición de los agentes. En ese momento  las 100 personas que se encontraban en la carpa “comenzaron a tirar botellas, vasos, vallas…” por lo que tuvo que intervenir la UCES (los antidisturbios de la Policía local). “No se pudo detener a nadie porque salieron corriendo, pero un agente resultó herido y estará de baja al ser alcanzado por una valla de metal”, apuntan desde la APMU.

Al día siguiente, Montserrat Galcerán, concejala presidenta del distrito y cercana a este colectivo antifascista, antitaurino y feminista, en uso y abuso de su poder, “abroncó en público y dejó en evidencia a su cuerpo policial en medio del recinto ferial por la intervención del día anterior”, según afirman fuentes de la Asociación de la Policía Municipal Unificada.

A las malas formas de la concejala (preocupada sólo por las quejas de sus amigos y no por la salud de sus trabajadores) contestó la policía con una educación exquisita, limitándose a enseñarle el pliego del Ayuntamiento firmado por ella misma en el que se prohibía la música más tarde de las 24.00 horas de la noche.

¡Lástima no haber podido observar su cara en aquel momento!


[1] En la página web del ayuntamiento donde figuran los currículos de los concejales se dice que formó parte de la asociación Contrapoder (ahora que el poder lo detenta ella, ¿admitirá un contrapoder?), que se integró en movimientos sociales como Juventud sin Futuro, pero yo creo que habrá dejado esa militancia porque a ella le ha sido muy fácil encontrar dicho “futuro”. Pero lo que ya resulta indignante y demuestra su falta de respeto a la verdad, es la siguiente explicación: Fue detenida en 2011 tras entrar en la capilla de la Universidad,  en una protesta contra la jerarquía de la Iglesia católica. No es verdad. Fue detenida y está imputada por atropellar los derechos de las personas que allí rezaban en silencio y con respeto, ese, que ella no demostró al entrar en la capilla desnuda de medio cuerpo para arriba, vociferando eslóganes trasnochados. Por cierto ¿se atrevería a hacerlo en la mezquita de la M-30 vejando a Alá.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada