Carta sobre Luis de Trelles y Noguerol

Diego Luis Del Pino (Presidente de la Adoración Nocturna Española)- Publicado en Reino de Valencia nº 97

Carta sobre Luis de Trelles y Noguerol

Queridos amigos, he recibido el encargo de dedicar unas letras al Fundador de nuestra querida Adoración Nocturna D. Luis Trelles de Noguerol. Tendréis que perdonarme, ya que no soy muy ducho en estas lides. ¿Qué decir de un personaje tan relevante en la historia del culto al Santísimo Sacramento que no sea conocido por cantidad de personas y de ilustres biógrafos que se han dedicado a glosar sus virtudes?

Yo dividiría su vida y su obra en cuatro partes totalmente diferenciadas.

La primera se trata de su juventud, y aunque a mi entender procediendo de una familia de clase media, profundamente religiosa, la disipó, quizás influido por las amistades como Camiñas, al que tanto admiraba y con sus publicaciones, dio lugar a que triunfaran los liberales de lo que tanto se arrepentiría.

La segunda parte, la centraría, en su interés, por su carrera profesional, por abrirse camino en la vida, labrarse un porvenir, trasladarse a Madrid, rodearse de personajes importantes, y entrar en política para cambiar las cosas que él creía que no eran como debían ser, dejando a un lado pensar en fundar una familia y vivir cómodamente como cualquier joven aspira.

En tercer lugar nos encontramos con un personaje, totalmente decepcionado con la vida, principalmente con la muerte misteriosa y sorpresiva de su amigo, dedicando unos años de su vida a lo que el llamaría la travesía del desierto, y busca refugio en un partido profundamente católico, que poco a poco le va llenando y en el que los militantes, ya no se conforman con aguantar ultrajes y ofensas a la religión y toman las armas.

Por último y en cuarto lugar, viendo que todos los esfuerzos han sido vanos que ni los políticos ni las armas han podido contra las impetuosas fuerzas del mal y de la masonería, el carlismo, muerto, preso o exilado, y el mal triunfante, le lleva a implicarse mucho más activamente en buscar a Dios, dedicarse al canje de prisioneros, pero sobre todo a escribir y fundar organizaciones donde se le pudiera rendir a Dios el culto que le es debido y pedirle al que todo lo puede, que arregle esto, y en definitiva la salvación de las almas que es lo que al fin y a la postre quiere Dios.

Tenemos a un personaje, que se adelantó en más de cien años a su tiempo, que preveía con antelación los acontecimientos que luego se sucederían.  Era tan meticuloso que le gustaba supervisar personalmente todo lo concerniente al culto a la Eucaristía; llegó a gozar de tal prestigio como profesional y entregado a la causa, que logró que enemigos irreconciliables pactaran la entrega de prisioneros, acataran las ideas que él ponía sobre la mesa. Claro que la tarea no debió ser tan fácil, como ahora con el transcurso del tiempo podemos opinar, habría que hacer un ejercicio y mental y trasladarnos a su época con las convulsiones políticas encarnizadas. Pero él no estaba solo, siempre contó con la ayuda de Dios que todo lo puede. Fue superando las pruebas que Dios le fue poniendo hasta llegar a la más grande: fundar la Adoración Nocturna en Lugo. También pudo comprobar la mezquindad de sus amigos y de la misma Jerarquía Religiosa que le abandonó llegando a provocar una especie de cisma dentro de su fundación que le helaría el alma.

La vida y obra de D. Luis de Trelles, debería ser conocida por todos los adoradores antes de ingresar en esta maravillosa Asociación para que cuando en las noches de soledad tengamos las flaquezas que humanamente nos asaltan, y cuando el diablo nos habla al oído, tengamos la valentía de seguir su ejemplo y levantarnos una y otra vez de nuestra caídas.

Las instituciones que él fundó, han seguido hasta nuestros días  y seguirán por mucho tiempo más. Los tiempos han cambiado, pero lo esencial de su obra permanece, porque es obra de Dios y Dios así lo quiere. Lo fácil lo despreciamos, solamente apreciamos lo que nos ha costado trabajo conseguir.

Los Adoradores Nocturnos, somos unos privilegiados que hemos tenidos la suerte de conocer de alguna manera la forma de Alabar a Dios; no somos una secta, ni somos unos conspiradores, (como le llegaron a acusar a él) que nos reunimos de noche para derribar ningún gobierno, somos los soldados de Cristo que estamos vigilantes como el centinela esperando con ansias el nuevo mes para realizar nuestras vigilias.  Tenemos que rezar intensamente por aquellas personas que desgraciadamente no conocen nuestra Asociación para que Dios las ilumine y algún día lleguen a experimentar el intenso placer que vivimos cada vez que Dios nos llama  a su presencia.

 

ADORADO SEA EL SANTISIMO SACRAMENTO

AVE MARIA PURISIMA

 

2016-01-17 consulte reino de valencia

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada