Los católicos deben hacerse respetar

Los católicos deben hacerse respetar

Sí, hay que buscar la fórmula para no dejarnos avasallar y combatir esta lucha de los progres contra lo sagrado. No promuevo lo del “ojo por ojo y diente por diente”, pero hemos puesto demasiadas veces la otra mejilla ante sus ataques y ya no nos queda mejilla que ofrecer. Hay que tener más paciencia que el santo Job para seguir aguantando impávidos sus tropelías. Y no voy a recordar el genocidio que causaron durante la guerra civil en la que masacraron a familias enteras por el solo hecho de tener un hijo o un hermano sacerdote o religioso (sin importar el sexo), o aún seglares, por constar que eran practicantes de la religión. No; voy a referirme a actuaciones de la izquierda en este período que llaman democrático.

Su pertinaz lucha contra la Iglesia, sus instituciones y lo que representa, no empezó con la bella (por fuera) Rita Maestre. Ya en tiempos del ahora admiradísimo Felipe González se clausuraron capillas existentes en Organismos públicos, como por ejemplo la que existía en la Escuela Oficial de Telecomunicaciones o en el Palacio de Comunicaciones, hoy sede del Ayuntamiento de Madrid, pero lo hicieron con más discreción, aunque con el mismo aplastamiento por el poder omnímodo.

En 2004, durante una entrevista en el programa de Canal Plus Lo más plus, se emitió un fragmento de la película Esta no es la vida privada de Javier Krahe que incluía un filme casero, rodado por Krahe y por unos amigos, en el que se presentaba una receta para cocinar un crucifijo untado con mantequilla y sobre un lecho de patatas y cebollas, mostrando cómo se introduce el crucifijo en un horno y cómo este se abre solo a los tres días, parodiando la Resurrección.

Pronto se inicia una campaña de protesta por parte de un sector de la prensa, de modo que fue declarado persona non grata por  Jesús de Polanco, el entonces mayor accionista del Grupo Prisa y dueño de Canal Plus. Después de ser archivada en dos ocasiones la querella presentada por el Centro Jurídico Tomás Moro llegó al Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid, que el 28 de mayo de 2012 inicia la vista oral contra Javier Krahe y contra Monserrat Fernández Villa, productora del programa de Canal Plus que emitió el filme en 2004, por un presunto delito de escarnio.

Por su parte el presidente del Centro Jurídico Tomás Moro, que es la entidad que presentó la querella, afirmó que el juicio era “una verdadera victoria en defensa de la libertad religiosa, por cuanto supone la primera vez que se aplica el artículo 525 del Código Penal” (reformado en 1995, que tipifica como delito la “ofensa a los sentimientos religiosos de los miembros de una confesión religiosa” y el “escarnio de dogmas, creencias o ritos”). A pesar de lo cual, la fiscal del caso dijo que no formularía acusación, porque no veía delito, y el juicio quedó visto para sentencia: y efectivamente, dos semanas después, fue absuelto de todos los cargos, así como la productora del programa de Canal Plus. En la sentencia, el juez subrayaba que la película casera objeto de la demanda fue el resultado del legítimo ejercicio de una expresión artística que “con un componente burlesco, hizo una crítica del fenómeno religioso en nuestra sociedad”. En el corto, según el juez, hay “un inequívoco sentido satírico, provocador y crítico, pero no el de ofender“.

Y como no ofenden, siguen insistiendo. Y la justificación que se da siempre es la misma y a su favor.

En Madrid, el Jueves Santo de 2014, varios grupos extremistas convocaron una “procesión atea” por el centro de la ciudad., Se quiere recordar además uno de los acontecimientos más bárbaros ocurridos en este país y que supuso una pérdida de un patrimonio cultural de valor incalculable del que éramos propietarios todos los españoles: la quema de Iglesias y robo y saqueo de su valioso contenido, durante la Guerra Civil. Por eso, para recordar sus atrocidades, la “procesión atea” pararía en la plaza de Agustín Lara, en Lavapiés, donde se erigen las ruinas de las antiguas Escuelas Pías incendiadas por la CNT el 19 de julio de 1936. Todo un acto de tolerancia y respeto, sí señor. Los organizadores de la procesión atea del Jueves Santo anunciaron que exhibirian pasos burlescos con nombres hirientes y zafios como “Hermandad de la Santa Pedofilia”, “Cofradía del Papa del Santo Latrocinio”. Lo soez de sus manifestaciones irritan a cualquier persona por su chabacanería. La protesta, convocada por la CGT, adoptó la forma de una procesión del “Santísimo Coño Insumiso y el Santo Entierro de los Derechos Sociolaborales”, siento que estas manifestaciones puedan herir legítimos sentimientos. La procesión atea de Madrid ha sido prohibida por cuarto año consecutivo, pero siguen insistiendo en su lucha de combatir a la Iglesia ridiculizándola con estas procesiones ateas. Carmena imponiendo su rodillo, ya ha anunciado que este año en Madrid no habrá Semana Santa, sino Semana de Fiestas ¿Qué concepto de la democracia, del respeto a los demás tiene esta señora? No podemos dejar de plantearnos la ecuanimidad con que dictaba las resoluciones en sus juicios.

 

Al hacer esta burla del catolicismo, la hacen del cristianismo y nos afecta también a nosotros, (dice una parroquia ortodoxa)[1] al realizarse en los días más santos del año, la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Protesta también esta iglesia y con razón, de la exhibición y burla que de lo sagrado se hace durante lo que se conoce como Día del Orgullo Gay. Y añaden: Los herederos de la CNT no saben lo que es la democracia, ni el respeto a las libertades, ni el derecho de libre conciencia, ni ellos, ni los comunistas, ni los de Esquerra, ni los socialistas; no; son hijos de Marx, Lenin, Stalin y Trosky, y estos señores, ni querían libertad, ni sabían lo que era, ni por supuesto sabían lo que era el respeto al ser humano, y si no, que se lo pregunten a los millones de muertos del Gulag[2].

 

En esa línea de protesta incivil y barriobajera, está el ataque de las activistas de Femen al cardenal Rouco manifestándose a favor del aborto. Posiblemente las mismas individuas que meses antes habían interrumpido de la misma guisa a Ruiz Gallardón en el Congreso de los Diputados bajo la complacencia de los diputados de IU.
Antonio María Rouco Varela, se disponía a entrar en la parroquia de los Santos Justo y Pastor, en la calle de la Palma en el centro de la capital. Cinco activistas de Femen,  al grito de “aborto es sagrado”, con el torso desnudo  en el que llevaban pintado el lema “Toño, fuera de mi coño” se abalanzaron contra él. El incidente se produjo durante el breve recorrido entre el vehículo en el que se desplazó el cardenal y la entrada del templo, momento que aprovecharon las cinco activistas para lanzar a Rouco varias bragas manchadas de rojo. El cardenal, escoltado por los párrocos, consiguió entrar a la iglesia, donde se iba a oficiar una misa. Tuvieron que cerrar las puertas. La protesta de Femen tuvo lugar un día después de que miles de personas se manifestaran, educada y pacíficamente, en Madrid contra el anteproyecto de protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada (que, por supuesto, no es el de asesinar al inocente).

 

El ejército anticlerical sigue avanzando en sus ataques sin que el “ejército” contrario defienda posiciones, de modo que las activistas radicales buscan con un nuevo golpe alcanzar dos objetivos: *atacar los sentimientos religiosos y *evitar  el recuerdo del genocidio que causaron sus antecesores, así que profanan el cementerio de Paracuellos y dañan la cruz que rememora a 7.000 víctimas de la represión anarquista y comunista en Madrid durante la Guerra Civil.  Los crímenes, cometidos por milicianos comunistas y anarquistas, fueron dirigidos contra personas civiles, religiosas y militares considerados no partidartios de sus postulados. Armadas con botes de pintura roja dañaron la estructura de la cruz al pintar un “STOP 20-N” de gran tamaño en un acto que pretendía criticar las posibles conmemoraciones del aniversario de la muerte de Francisco Franco y del fusilamiento del fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera. Todo ello, como siempre en sus protestas, lo hacen desnudas con el pecho al aire. ¿Será una fijación por un problema psicológico que les lleva a confundir parlamentos, iglesias y cementerios con un sex shop?

Los actos, que solamente han dañado estéticamente la cruz, han sido criticados por el Observatorio de Libertad Religiosa que, recuerda, “que los Mártires de Paracuellos no murieron por Franco, como creen las Femen, sino por creer en la fe católica”. Desde la organización han pedido que se detenga a los responsables de estos actos vandálicos, que al haber publicado las fotografías de la agresión son fácilmente identificables y aseguran que “este acto muestra el radicalismo, el pensamiento único y la cristianofobia de este colectivo”.

 

Una vuelta de tuerca más en esta asfixia de los derechos de los cristianos ha sido la nueva ofensa por el padre nuestro blasfemo. A principios del mes de febrero  la alcaldesa de la ciudad condal otorgó los Premios Ciudad de Barcelona y, durante el acto, la “poetisa” Dolors Miguel leyó una versión del Padrenuestro blasfemo. Ada Colau, que aplaudió la interpretación blasfema, ha mostrado una gran pasividad e indiferencia ante las quejas y reivindicaciones para que se respeten los valores cristianos.

“La ‘obra’ de Dolors Miquel rebasa los límites de la libertad de expresión para convertirse en un delito contra los sentimientos religiosos”, ha explicado José Castro Velarde, el presidente de Enraizados, la asociación que junto a la plataforma Change.org ha recogido más de 57.000 firmas que piden a Ada Colau que retire el premio a la autora de la blasfemia. Ada Colau ni les ha recibido, ni ha retirado el premio, ni considera pedir disculpas.El asunto es tan grave, que, aun con la extrema discreción que caracteriza a la Iglesia, el cardenal Cañizares ha afirmado: “El padrenuestro de Colau «evidencia la quiebra moral que padecemos”

 Efectivamente, así es y cada vez dan una nueva vuelta a la soga alrededor del cuello de los católicos. Lo que nos temíamos respecto a la Semana Santa parece que se va a cumplir. El grupo municipal en el gobierno, Ahora Madrid, se refiere a estos días como “semana de festividades” en lugar de Semana Santa y lo equiparan  con el Ramadán o el Año Nuevo Chino. El maltrato a las convicciones católicas se contrapone a la gran deferencia que tiene el equipo de la alcaldesa Carmena por otras confesiones.

Parecen estar de acuerdo con los irreverentes miembros de AMAL[3]  quienes se manifiestan reiteradamente contra las procesiones a las que equiparan con un espectáculo de magia negra donde cortan el cuello a un gallo y se beben su sangre…aseguran sentir vergüenza por ello.., no tanta como la que ellos nos provocan. Hasta con el perdón de presos por las cofradías, están en contra. Todo en la cultura cristiana gira en torno al concepto de perdón, redención, libertad gratuita y vida nueva… así que tiene lógica que a los lobbies laicistas y anticatólicos les moleste algo tan cristiano como la tradición española de liberar e indultar algunos presos en Semana Santa. Para ellos, el Estado y su gran instrumento de poder despersonalizador (y a menudo deshumanizador), la cárcel, no pueden ser puenteados por la gratuidad del perdón. El lobby “Europa Laica” (del mismo árbol que AMAL) ha protestado porque “un año más y sin que ninguna ley obligue a ello, el Gobierno concede la “prerrogativa de gracia” a presos, a solicitud de cofradías y hermandades católicas y considera que los indultos “privilegian a los devotos y a las entidades de una determinada doctrina religiosa (la católica)” lo que vulnera -dice el lobby – el principio constitucional de igualdad ante la ley. Pero lo cierto es que la ley es igual para todos, ya que ninguna ley ni norma prohíbe a personas de ninguna religión beneficiarse de estos indultos.  No les importan ni los presos ni el perdón, sólo buscan, al torcer el brazo a las cofradías, eliminar una tradición e imponer con su poder su voluntad de atacar a la Iglesia.

La posición más llamativa es la adoptada por  Podemos Sevilla que cuestiona la Semana Santa como algo que depende de “lo que la ciudadanía decida[4]. El alcalde de Sevilla (del PP) respondió que duda que ningún político pueda eliminar la Semana Santa sevillana. Además, el máximo responsable de las cofradías sevillanas tildó de “barbaridad” las palabras de Begoña Gutiérrez (secretaria provincial de Podemos) y preguntó -con ironía, se supone- si la próxima ocurrencia de Podemos Sevilla será cuestionar la Feria de Abril o la cabalgata de los Reyes Magos. Y es que hay precedentes en el ambiente: desde el Círculo de Podemos de Anchuelo (Madrid) se declaró estas Navidades que la tradición de los Reyes Magos representa lo más podrido de este putrefacto país: la monarquía, el consumismo y el cristofascismo”.

A pesar de lo expuesto, nos congratula la reacción de Barcelona contra Colau por el padrenuestro blasfemo y la de Sevilla cuando han intentado quitar el nombre de las calles a santos con tanta raigambre como Sor Ángela de la Cruz. No podemos seguir callados.
Y por último, hablemos de la que se ha convertido en musa de la izquierda y de algún “talludito”como Ansón quien ha llegado a afirmar que “ pese a quien pese, le espera una larga vida política llena de éxitos”.[5] Hablo, naturalmente, de Rita Maestre, también conocida por su actuación en la Complutense, como la “asaltacapillas”. Declaraba en el juicio con mentiras, vileza y cobardía. “Con una apenas perceptible voz pija de niñata malcriada se disculpaba con un patético «si llego a saber las consecuencias no lo hubiera hecho». Acostumbrada a que todo en su vida sea gratis y a que todos los abusos y transgresiones de sus camaradas fueran invariablemente impunes, perdonados por un Estado incapaz de defenderse. La portavoz del gobierno comunista de la capital de España, punta de lanza del movimiento que pretende arrollar a la débil democracia española, se escondía ayer cobardemente tras la sotana de un arzobispo. La niña de apariencia limpia de la horda de mugre de palabra y obra que ha tomado la alcaldía con la complicidad de unos socialistas obsesos de la revancha, decía ayer que ella respeta mucho a la iglesia. Y que el arzobispo le perdona porque entiende que aquello fue «un arrebato de juventud». Susurrando excusas. «Si lo sé, no lo hago»[6].

 

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, admitió ante el tribunal que la juzga, que participó en una protesta en la capilla católica de la facultad de Políticas hace cinco años, cuando tenía 22, es decir, en mayoría de edad. Y defendió que se trató de una protesta “pacífica y legítima” que no tenía por objeto ofender a los católicos sino protestar contra la dedicación de un espacio público a una confesión religiosa, así como contra la actitud machista y homófoba de los “jerarcas” de dicha confesión; que no era promotora, sino mera participante, pero en su declaración el sacerdote encargado del culto en la capilla, afirmó que su papel fue principal. Reconoció perfectamente a Rita Maestre, puesto que había sido compañera de clase y con su testimonio dejó al descubierto otra de las mentiras de la podemita, no solo participó en el asalto, sino que iba  encabezándola y que, cuando el capellán, en el ejercicio de su deber de defender la capilla, intentó impedirles la entrada, recibió empujones y forcejeos hasta que decidió retirarse para evitar más problemas, es decir, lo de “pacífica” no se ve por ningún lado.

Ante la insistencia de la fiscal Marisa Marondo, Maestre afirmó: “Defiendo aquello que se hizo“. ¿Dónde quedó el arrepentimiento con que dice que fue ante monseñor Osoro? Naturalmente, monseñor la perdonó, no le quedaba otra, porque supongo que la creyó sincera. En el juicio hemos visto que Rita mintió en su primera declaración y en esta misma sesión cuando orgullosamente declara que defiende su acción. Lo de acogerse al perdón del obispo fue una manipulación más. Podía haber ido a una iglesia de barrio que el perdón como tal, le hubiera servido igual, pero no podía haber sido utilizado el hecho con tanto efecto mediático como con  el señor arzobispo de Madrid. Supongo que monseñor se habrá sentido mangoneado cuando se haya enterado de que sin muestra de arrepentimiento, ni propósito de enmienda, ha reiterado: “Defiendo aquello que se hizo”.

“Aquello que se hizo” fueron voces, insultos contra la IGLESIA…Los asistentes a la capilla, que oraban en el momento de los hechos, (Gema Sánchez y  Javier Diaz Sanz), confirmaron en el juicio las consignas que gritaban las asaltantes con la concejal a la cabeza: El Papa no nos deja comernos la almeja”, “Arderéis como en el 36″ o “Menos rosarios y más bolas chinas (como se ve pacíficamente y sin atacar a la Iglesia). Las  gritaban todas, con megáfono incluido;  rodearon el altar, se plantaron ante el Sagrario y cometieron sus tropelías. La capilla tronaba, relató Javier. Y, como queda constancia gráfica, se desnudaron. Porque es sabido que estas femen, defiendan lo que defiendan y ante quien sea, siempre terminan igual: aireando los pechos, que parecen imagen de clínicas de estética.

“¿No le parece ofensivo que haya personas que se desnuden donde hay algunas personas orando?”, inquirió la fiscal. Y Maestre contestó: “A mi me parece que un torso desnudo no tiene por qué ser ofensivo“. Bueno, depende del sitio en que lo haga. En una playa normal ni la miran, en una nudista llamaría la atención por ir demasiado vestida, pero en una capilla, ante el Sagrario, señora, atenta los sentimientos religiosos de muchas personas que nos sentimos tan ofendidas como por la desvergonzada “performance” que el que se dice artista Abel Azcona llevó a cabo en Pamplona. La blasfema provocación en la capilla se completó con una escena de dos mujeres que presumiendo de bisexuales protagonizaron alguna escena erótica que Rita, a preguntas de la fiscal dijo, como en otras ocasiones, que no recordaba los hechos. Tampoco que se mofaran del entonces Papa Benedicto XVI, pero quedó como prueba, además del testimonio gráfico de la horda acercándose a la capilla, una de las fotos que enarbolaban en la que le habían pintado una esvástica.

El secretario general de la Conferencia Episcopal (CEE), José María Gil Tamayo, ha afirmado que “meterse con las convicciones no puede salir gratis” y ha subrayado que la libertad de expresión no ampara la transgresión de derechos fundamentales “Si esos actos son delictivos o atentan a derechos fundamentales de las personas, entre los que entran las convicciones religiosas, hay una responsabilidad que la justicia determinará“. Ha afirmado también que la libertad de expresión no ampara la transgresión de derechos fundamentales y ha destacado que los derechos “tienen que estar armonizados y terminan donde empiezan los otros”.”Yo defiendo la libertad, dijo, pero una libertad ordenada en la armonía del respeto a los derechos de los demás y no de una libertad salvaje o al estilo libertinaje”.

“¿Usted cree que ese acto era susceptible de ofender los sentimientos religiosos?”, le  preguntó  la fiscal María Luisa Morando. “Sí”, contestó sin tibubeos el capellán. Esperemos que los juzgadores de este hecho tengan en cuenta estas declaraciones y no actuen como sus compañeros del caso Krahe. Los católicos nos sentimos muy dolidos por tantas afrentas y esperamos que se respeten nuestros derechos.

Termino repitiendo la fantástica declaración del testigo Díaz Sanz a preguntas de la fiscal por si se sintió ofendido ante lo que allí se expelía. El testigo afirmó: La ofensa es al Dios en el que creemos los católicos. En la medida en que se ofende a ese Dios, que es bueno con todos, uno se ofende mucho. Desde fuera de la fe, a lo mejor esto no se entiende. Pero para los que tenemos fe, probablemente es el mayor dolor”.

NO SE PUEDE DECIR MEJOR

Y el genial Quino refleja nuestro clamor

2016-02-28_quino


 

[1] Parroquia Ortodoxa de los Santos Andrés y Nicolás Patriarcado de Serbia en Alicante 

[2] http://parroquiaortodoxadealicante.blogspot.com.es/2011/03.procesion-blasfema-en-madrid.html

[3]  Asociación Madrileña de ateos y librepensadores. Ligada a la Orden Masónica Mixta Internacional El Derecho Humano.

[4] No sería novedad la supresión. Sí, en España, pero como estos individuos son deudores de la célula madre, de la que dependen, harán como en Uruguay donde el laicismo  radical de influencia francesa, ya eliminó  hace años, la Semana Santa  e impuso la “Semana del Turismo”.

[5] Sabido es que los varones de cierta edad se derriten ante jovencitas monas y si encima se quitan la camiseta… terminan, como es el caso, dedicándole un poema. 

[6] Hermann Tertsch en periodistadigital, 19-02-2016

 

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada