Acusaciones contra el investigador que denunció el tráfico de órganos de fetos abortados son falsas

Fuente: Population Research Institute

Acusaciones contra el investigador que denunció el tráfico de órganos de fetos abortados son falsas

David Daleiden ha sido reivindicado. Un Juez norteamericano dictaminó que no tienen fundamento aquellos que pretendían acusar a David Daleiden, investigador que destapó el espeluznante caso Planned Parenthood.

 

El investigador encubierto que reveló al mundo el horrible negocio de tráfico de órganos de fetos abortados en las clínicas de aborto de Planned Parenthood fue liberado de los cargos falsos que habían levantado contra él para intentar callarlo. Un juez del condado de Harris, Texas, desestimó la acusación extravagante inventada por el poder económico del negocio abortista en contra de David Daleiden. Se le acusaba de “tratar de comprar órganos de fetos abortados”, cuando en realidad hacía labores de periodismo de investigación sobre un delito. Lo surrealista del caso es que a Planned Parenthood nunca se le levantó cargos por venderlos.

 

Daleiden sostuvo en todos los meses que duró este juicio que él y los miembros del equipo de investigación de Center for Medical Progress obedecieron todas las leyes que se aplican en el periodismo de investigación y que las acusaciones tenían una motivación política. A pesar que caía sobre él la posibilidad de pasar 20 años en prisión, Daleiden rechazó en todo momento ceder a un acuerdo extrajudicial.

 

El caso se complicó tremendamente para Planned Parenthood cuando se descubrió que Devon Anderson, la fiscal de distrito que llevaba adelante el caso, se había coludido con la propia Planned Parenthood para acusar a Daleiden. En los últimos documentos presentados ante la Corte, Josh Schaffer, el abogado de Planned Parenthood – Gulf Coast, admitió en una declaración jurada que la oficina del fiscal del condado de Harris había compartido evidencia con esta ONG –convertida en una verdadera empresa del aborto–. Esto ocurrió incluso después de que el Procurador General de Texas había prohibido a la oficina de Anderson hacer precisamente eso. La declaración jurada de Schaffer fue parte esencial de la moción de Daleiden para que las acusaciones se desestimaran por las graves faltas de parte del fiscal.

 

Según Jared Woodfill, especialista en derecho citado por Houston Chronicle, “la oficina del fiscal de distrito (Devon Anderson) ha decidido librar una guerra contra el movimiento provida. Creemos que hay clara evidencia de que Planned Parenthood realmente actuó en complicidad y empujó a la oficina del Fiscal de Distrito a realizar esas acusaciones”. Los abogados de Daleiden manifestaron en la Corte que la Fiscal Devon Anderson había estado trabajando en complicidad con Planned Parenthood para involucrar a Daleiden en un supuesto acto ilícito para desacreditarlo y callarlo. Daleiden todavía enfrenta cargos por usar un documento de identidad falso para tener acceso a reuniones con altos directivos de Planned Parenthood.

 

Según el abogado de Daleiden, la fiscal de distrito Devon Anderson compartió información confidencial con una de las partes involucradas –la del negocio del aborto– y, al mismo tiempo, ha evitado en todo momento investigarlos por la compra o venta de órganos de bebés abortados, delito tipificado por la ley.

 

En declaraciones a la agencia de noticias LifeNews, los directivos de Center for Medical Progress dijeron: “el que la jueza Diane Bull finalmente desestimara los cargos falsos en contra de David Daleiden es la confirmación definitiva de que estas acusaciones de un apurado jurado de Houston fueron motivadas por cuestiones políticas de principio a fin. Al considerar que la acusación era nula en sí misma, el fallo de la juez Bull contradice directamente el argumento de la Fiscal de Distrito que la acusación era válida a pesar de la colusión de ella misma con Planned Parenthood. La desestimación de hoy sobre la primera acusación contra Daleiden envía un mensaje muy fuerte a Planned Parenthood y sus compinches políticos en el sentido que coludirse con fiscales para negar a periodistas los derechos de la Primera Enmienda nunca funcionará. Center for Medical Progress siguió todas las leyes referidas al periodismo de investigación y, conforme han ido apareciendo los detalles del tráfico de órganos de fetos abortados, es claro que Planned Parenthood y sus socios como StemExpress son culpables de ese delito”.

 

La decisión judicial a favor de Daleiden fue celebrada a la salida de la corte por decenas de activistas pro vida quienes ya lo consideran un héroe de la causa. Mientras tanto, la fiscal de distrito Devon Anderson ha declarado que no apelará la sentencia.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada