El envejecimiento del mundo es aún más peligroso

Por Susan Yoshihara

El envejecimiento del mundo es aún más peligroso

La arriesgada política de China en el Sur del Pacífico está colapsando por la caída de la fertilidad y el envejecimiento acelerado. La apuesta de Alemania de que una afluencia masiva de refugiados daría vuelta a su caída libre en temas de población está llegando a la nada. En sólo quince años, el número de países con más personas mayores que jóvenes se duplicará, pasando de 30 a 60. Así lo dicen los expertos, que explican que la crisis de envejecimiento global está desafiando todos los pronósticos.

 

“Estamos viendo a China… tratando de bloquear las ganancias territoriales y marítimas que puede por ahora, antes de que le toque enfrentarse al surgimiento de un período de opciones mucho más difíciles en algún momento de la década del 2020”, comentó Howard French, ex jefe de la oficina del New York Times.

 

Las disputas territoriales con sus vecinos sobre las islas en el Mar del Sur de China a menudo se han atribuido al nacionalismo del presidente Xi Jinping, pero Gordon Chang, de Forbes, ha documentado la forma en que el declive de los hombres en edad de servicio, a partir de 2011, se ha dado de manera alarmante en Beijing perjudicando sus provocaciones militares.

 

French y Chang ven una “ventana de oportunidad cerrándose” para resolver disputas de política exterior en Beijing,  que son mano de obra intensiva. Eso hará que el papel EE.UU. por mantener abiertas las rutas marítimas en Asia sea más peligroso en los años venideros. El noventa por ciento del comercio estadounidense se realiza por mar.

 

En Europa, los optimistas habían estado prediciendo que la afluencia de más de un millón de refugiados de las guerras en Siria y sus alrededores ayudaría a resolver los males demográficos de Alemania. Esta semana Olga Poetzsch, un portavoz de la Oficina Federal de Estadísticas, dijo que ni siquiera un millón de migrantes frenarían el declive a largo plazo de la población de Alemania.

 

Poetzsch explica que la razón es que los baby boomers, nacidos entre 1955 y 1965, comenzarán a morir y el número de mujeres en edad de procrear disminuirán. “Incluso si la tasa de natalidad aumentara de 1,4 a 1,6 hijos por mujer, los nacimientos totales disminuirían en el largo plazo”, informó Reuters.

 

El ex jefe de la División de Población de las Naciones Unidas, Joseph Chamie, ve el problema de bola de nieve en todas las regiones del mundo, excepto en África, donde el formar familias continúa siendo muy apreciado.

 

Chamie lo llama la “inversión histórica”: mientras que a lo largo de la historia ha habido más gente joven que vieja, ahora el mundo será testigo de un mundo con más gente vieja que joven.

 

Chamie dijo: “Si bien se prevé que la población mundial aumente en un 40 por ciento en 2065, se espera que el número de personas mayores de 65 años de edad se triplique”. Para entonces los ancianos constituirán un tercio o más de la población en China , Alemania, Grecia, Japón, Italia, Polonia, Singapur, Corea del Sur y España.

 

El mundo en desarrollo está envejeciendo incluso más rápidamente de lo que lo hizo el mundo desarrollado, dijo Chamie. “Francia tardó más de un siglo, y los Estados Unidos cerca de tres cuartos de siglo por sus poblaciones de edad avanzada mayores de 65 años para aumentar del 7 al 14 por ciento. Por el contrario, los países en desarrollo, como Brasil, China, Indonesia, Irán y Tailandia, están haciendo que la transformación de envejecimiento sea en un cuarto de siglo o menos”.

 

Lo más preocupante para Chamie es que mientras la crisis de envejecimiento y sus efectos nocivos son una certeza, las respuestas del gobierno no lo son. Ve el letargo de las élites en el reconocimiento del problema y en la puesta en marcha de soluciones. Hay mucho en juego, dice, ya que las sociedades que envejecen afectan prácticamente todos los ámbitos de la vida pública, incluyendo la política militar y de seguridad.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada