La dudosa libertad de expresión en españa

(Los niños tiene pene, las niñas tiene vulva que no te engañen!)

La dudosa libertad de expresión en españa

 

¿Creen Vds. que es un titular ofensivo, alejado de la verdad? Pues la clase política española ha puesto el grito en el cielo. Bueno no, porque a muchos pensar en el cielo les produce una fuerte reacción alérgica, pero han gritado en contra del lema escrito en un autobús, al lado del dibujo de un niño y una niña y han conseguido que por manifestar una verdad obvia y evidente, sin atentar contra nadie, el autobús sea secuestrado y prohibida su circulación.

La clase política española que no se pone de acuerdo para evitar el parcelamiento de España, ni  acabar con la manipulación de la justicia, ni tampoco con el saqueo a los fondos reservados, ni con nada de lo que perturba realmente a la sociedad española, en este caso, prácticamente todo el espectro político, desde el PP a Podemos o la CUP, y desde gran parte de los medios de comunicación, se han unido contra HazteOir.org por el lema antedicho. Con ello se ha puesto de manifiesto hasta qué punto está España sometida a la dictadura de lo políticamente correcto. Y, siendo como es el lema del autobús, una verdad científica, que ningún biólogo podría negar, y que el mensaje no transmite mensaje en contra de nadie ¿qué fuerza es capaz de aglutinarles en pos de defender la misma idea de que va en contra de los transexuales? Esa fuerza superior que, a través de sus distintos eslabones maneja la sociedad mundial.

A pesar de la campaña organizada: “Un autobús contra los niños transexuales”, “el autobús del odio” o un “mensaje tránsfobo circula por Madrid”, hay que saber que es una burda mentira, pero ha servido para que se le deniegue la entrada en Valencia y en Barcelona, al tiempo que se ha permitido empapelar las marquesinas de autobús en el País Vasco con la consigna antinatura: “Las niñas tienen pene; los niños tienen vulva”.

Se acusa a Hazte Oir de ultracatólico, (y, posiblemente lleven razón, y por eso mismo, actuando con el respeto que pide el Papa, en los mensajes del autobús no se expresa ningún ataque contra los LGTB), de ultraconservador (quizás porque siguen pensando que los seres humanos continúan siendo biológicamente iguales desde Adán y Eva) y retrógrado (está claro que esas ideas no son lo que llaman “modernas”). Por esta campaña pretenden llevarlo a los tribunales pues son ya varias las denuncias interpuestas.

La tibia protesta de Hazte Oir es consecuencia de la ley de ideología LGTBI y de género, que la Comunidad de Madrid, presidida por el PP de Cristina Cifuentes, con el voto favorable de PSOE, Podemos y Ciudadanos aprobó en julio de 2016.En ella se pide respeto para quienes tengan esa ideología. Hasta ahí nada que oponer, pero ha resultado una falacia, porque no se trata de que los heteros respeten a los LGTBI, sino que éstos, cual nuevos Torquemada, pretenden imponer a los demás, a golpe de prohibición y multa, su ideología, sin que aquéllos merezcan el mínimo respeto.

Desde hace meses, las diferentes Comunidades Autónomas están desarrollando leyes, reglamentos y normativas en las que, supuestamente, se pretenden defender los derechos LGTBI y de todas ellas, la Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad de Madrid, es, como  advierte el Centro Jurídico Tomás Moro sin duda alguna la que de forma más profunda y liberticida está imponiendo el totalitarismo ideológico en los centros educativos”. Cifuentes comenzó colgando una enorme bandera gay en la fachada de la Comunidad, dando por supuesto que su poder haría acallar las posibles discrepancias, cosa que efectivamente hizo; de modo que al éxito de este ensayo, siguió la ley que le sirvió para arremeter contra el colegio católico que rechazó, porque iba contra sus valores, explicar la doctrina LGTBI. Este colegio fue multado y amenazado con retirarle el concierto; No es una ley, es un diktat, porque

 

1-. Impone a los niños un modelo educativo concreto, como es la ideología de género como la única visión sobre la persona, la familia y la sexualidad,

2.- Se obliga a explicar a los niños que pueden elegir sexo y que es estupendo, incluyendo en el currículo contenidos sobre orientación sexual e identidad de género, haciendo uso la Comunidad de Madrid de todos sus recursos con una clara finalidad fiscalizadora y censora, sin reconocer la objeción de ciencia ni de conciencia ni de los padres, ni de los alumnos.

3.- convierte a los colegios en centros de adoctrinamiento y advierte de que se les podrá imponer una multa de hasta 45.000 € a quien ofrezca ayuda a alguien que quiera abandonar sus sentimientos homosexuales (“cualquier intervención médica, psiquiátrica, psicológica o religiosa que persiga modificar la identidad de género u orientación sexual de una persona”).

4.- Se priva a las familias del derecho a la educación en libertad, estableciéndose una policía de pensamiento para combatir la libertad de expresión y la libertad de ciencia, estableciéndose sanciones para los defensores de la libertad, y los defensores de los criterios científicos y biológicos, limitándose la patria potestad, y la libertad de pensamiento.

 

5.-Establece privilegios para la minoría homosexual como la obligatoriedad de instalar la bandera arcoíris en fechas señaladas.

Esta ley ha motivado que distintos intelectuales, periodistas, representantes de asociaciones y eclesiásticos, a pesar de que saben que nadan a contracorriente, clamen ante estos ataques a los derechos más fundamentales y ante la incoherencia en la que se fundamenta la ideología de género y que por ley no puede ser cuestionada. Así se manifestaban en Religión en Libertad:

José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián, denuncia la dictadura ideológica afirmando que “nuestra cultura ha pasado de enarbolar la bandera de Voltaire: ‘No comparto tu opinión, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarla’; a la censura y persecución abierta hacia todo lo que es considerado políticamente incorrecto”.  En mi opinión, dice el señor Obispo “la única explicación que se me ocurre de este cambio de posición tan radical, es que quienes anteriormente invocaban la libertad de expresión, lo hacían como pura estrategia hasta alcanzar el poder, y sin creer verdaderamente en la libertad de conciencia”.

Amando de Miguel, catedrático de Sociología, afirma que “estamos en la incoherencia total. Este progresismo dominante es nefasto para España. Hoy en día, los asuntos progres son los que dominan España. Todo lo que vaya contra el dogma es visto con desprecio o acusación penal y esto va contra la libertad”. “No se puede decir que los niños tienen pene y las niñas vulva porque no es lo progre, y lo que ellos dicen que no se puede decir no se puede decir. Y transmitir la idea de que los niños pueden cambiar de sexo sin consultar a médicos o padres lleva a estas aberraciones”.

Juan Manuel De Prada, afirma que  “esto contribuye a clarificar posiciones, y a que muchos católicos que han colaborado con el mal durante tantos años queden expuestos ante los focos y pongan fin a la farsa.” “Esto evoca la fábula del rey desnudo. La enfermedad social es tan absoluta, que el rey va desnudo y todos aplaudimos sus ropajes. Ese autobús es el niño que deja en evidencia a unas gentes sometidas y destruidas”.

Benigno Blanco, ex presidente del Foro de la Familia, experto en asuntos de familia y uno de los que más está luchando contra la dictadura LGTB, la frase de que los niños tienen pene y las niñas vulva “es obvio que se tiene que poder decir porque es una realidad biológica. Por ello, afirma que si se quiere interpretar esa frase se debe poder dar el debate. “Todos deberían estudiar el informe sobre las leyes LGTBI que se están imponiendo sin que una mayoría sea consecuente de los peligros que conllevan. Suponen la más peligrosa agresión al Estado de derecho junto al nazismo y al comunismo. La falta de la percepción del peligro y su eficaz disfraz bajo un supuesto carácter humanitario y justiciero las convierten en la peor amenaza para la libertad y los derechos de los españoles”.

Lourdes Méndez, portavoz de la Plataforma por las Libertades y ex diputada del PP, que quedó fuera de las listas por su carácter provida, asegura que lo que está ocurriendo en la actualidad es la constatación de que “se está iniciando una época de totalitarismo”. A su juicio, “se están vulnerando derechos como la libertad de expresión con la imposición de la ideología de género”. “Espero que esto no vaya a más y que las personas reaccionen ante estas imposiciones totalitarias que atentan contra la libertad de expresión. No tiene sentido que cuatro partidos hayan reaccionado de esta manera contra el autobús y no hayan reaccionado ante las marquesinas en el País Vasco. Estamos llegando al absurdo, a la exaltación del absurdo”, insiste.
José Miró i Ardevol, ex político, presidente de la asociación E-Cristians  y miembro del Pontificio Consejo de Laicos, anima a decir la verdad sin miedo. “Decir que las niñas tienen vulva es una evidencia y no falta al respeto a nadie. Existe además un consenso científico entre los científicos de verdad, no los charlatanes de género, de que es una brutalidad actuar sobre el sexo de los niños y adolescentes. Hay que dejarlos tranquilos, porque la sexualidad, hasta cierta edad, no se manifiesta plenamente. Intentar que haya un niño transgénero es condicionar su futuro. Es muy grave que se quiera negar la evidencia y que se quiera impedir la difusión de la evidencia. Negar esta realidad es caer en el mundo de la novela 1984, el Gran Hermano, el neolenguaje…”“En Barcelona hace pocos días querían impedir la conferencia de Philippe Ariño porque criticaba la ideología de género, y hasta el Parlament publicó un manifiesto contra el acto, cosa insólita porque los Parlamentos no publican manifiestos. Pero se celebró. No hay que tener temor, y menos uno de vuelo gallináceo, porque nadie nos va a llevar a un campo de concentración por discrepar (no tengo yo tanta confianza vista la deriva que llevan). Ese temor es imperdonable y no permite construir nada sano. La situación en España se parece al comunismo en la voluntad de imposición, aunque no en los métodos, porque los métodos actuales son light: no te encarcelan pero te empapelan, que además es algo muy español”.
Miró ve que “desde hace años en España es hegemónica en el poder la perspectiva de género, que no es ciencia, sino una ideología, como puede serlo la liberal o la marxista. Y en democracia una ideología no debe imponerse a todos. La ideología de género se ha impuesto gracias a la confusión: mucha gente la apoya sin saber ni qué es.

 José Javier Esparza, periodista y escritor, da en la diana cuando afirma que “la dictadura de lo políticamente correcto ha conseguido que lo obvio sea pecado. El poder intentará crear su propia realidad como en todas partes pero yo creo que a la carcasa le estallarán las costuras”. “Lo intolerable es que la fuerza pública intervenga para prohibir que ese bus circule; para reprimir lo que, al cabo, sólo es un gesto de libertad de expresión. Orwell, es bien sabido, imaginó en ‘1984’ una Policía del Pensamiento, brazo armado del Ministerio de la Verdad, que perseguía a los disidentes de la doctrina oficial. Pues bien, henos aquí de nuevo, en ‘1984”, (y la Policía del Pensamiento no tardará en llegar).

Sin embargo, quizás como prueba de que, como dice Esparza, empiezan a estallarles las costuras, un personaje de la izquierda, el músico César Strawberry, se ha posicionado en contra de la decisión de la Fiscalía de pedir la inmovilización del autobús de Hazte Oir con el que pretende recorrer varias localidades españolas.  En declaraciones a eldiario.es, Strawberry asegura: “Todo lo que sea reprimir la libertad de expresión me parece un atentado contra los derechos fundamentales de las personas. Hay que aprender a leer y escuchar cosas con las que no estamos de acuerdo. No estoy de acuerdo con que la Policía inmovilice un autobús por un cartel”. 

Rubén Amón no critica nada de la ideología de género, que su periódico, − El País−, comparte, pero hay cosas que parecen preocuparle, empezando porque el supuesto delito no es nada evidente: Se ha impuesto, por tanto, el consenso político y filantrópico en la solución de abortar la campaña. Y no se ha esperado a las medidas judiciales, probablemente porque el delito de odio en que pudiera haber incurrido Hazte Oír es menos evidente de cuanto sugiere la polémica misma en un asunto muy delicado e incendiario de la sensibilidad social”. Este hombre, tradicionalmente vinculado a la izquierda, experto en fanatismos y totalitarismos políticos, avisa : “las leyes LGTB” son “la más peligrosa agresión al Estado de derecho junto  al nazismo y al comunismo” y “la peor amenaza para la libertad y los derechos de los españoles”. 

Hazte Oir, siguiendo las instrucciones de la Fiscalía, ha remodelado los carteles planteando las frases con interrogación y ha sacado con ellas otro autobús a la calle. Enseguida la señora Carmena le ha multado. Sin embargo, el que se hace llamar Wyoming, presentador de televisión, ha sacado otro autobús, éste con dibujitos de los órganos sexuales, que por conocidos, sobran y son más obscenos que las siluetas de niño y niña del denostado y, sin embargo, por ahí anda circulando libremente sin que Comunidad, Ayuntamiento ni Fiscalía se escandalicen por ello.

Sin embargo, ni siquiera la desigualdad de trato es lo preocupante. El asunto preocupante es que esta ley   no sólo coarta las libertades, ataca los derechos de la familia y es totalitaria, sino que puede perjudicar gravemente la salud física y psíquica de los niños. Así lo afirman los eminentes doctores estadounidenses Mayer[1] y Mc Hugh[2] en su informe “Sexualidad y género. Hallazgos de las ciencias biológicas, psicológicas y sociales” en el que tras más de quinientas investigaciones científicas sobre este tema, concluyen diciendo que no hay pruebas científicas de una base biológica de la homosexualidad ni de su invariabilidad, tampoco las hay de que el estrés social (por discriminación o estigmatización) sea la causa principal de que la población homosexual y transgénero tenga un mayor riesgo de problemas de salud mental e índices de suicidio[3], y por último desaconsejan los tratamientos transgénero en menores por la evolución en el tiempo de la percepción del niño o adolescente sobre su género.

Es una iniquidad, añaden los doctores, creer que todos los niños que tienen en algún momento de su desarrollo pensamientos o comportamientos atípicos sobre el género, particularmente antes de la pubertad, deben ser animados a ser transgénero”. Hay pocas pruebas científicas sobre el valor terapéutico de las intervenciones para retrasar la pubertad o modificar las características sexuales secundarias de los adolescentes, aunque algunos niños pueden haber mejorado su bienestar psicológico al ser animados y apoyados en su identificación con el género contrario. No hay pruebas de que sea bueno animar a todos los niños que expresan ideas o comportamientos atípicos sobre el género a convertirse en transgénero.

Deberíamos tener en cuenta experiencias de la implantación de la ley en otros países. He aquí algunas En Suecia se oficializó en 2015, país pionero en la implantación de las tesis de la ideología de género y la subvención al lobby LGTB; allí tienen un pronombre para el masculino (han) y otro para el femenino (hon), pero con la ley se les han quedado cortos, así que han creado uno nuevo, (aunque tendrán que aumentarlos porque con uno no les es suficiente para abarcar la diversidad que han creado). A ese término nuevo le llaman hen, gallina en inglés, pero supongo que no será por una intencionada relación. Por el contrario, el  Parlamento noruego ha rechazado por amplia mayoría introducir el denominado “tercer género en los pasaportes y en los documentos oficiales del país, a propuesta del Partido Laborista. Sin embargo, el hecho que mejor describe la situación que puede producirse es la ocurrida en un debate en el estado de Brandeburgo (Alemania) cuando el diputado Steffen Königer que comenzó su intervención con el tradicional saludo al presidente de la Cámara, saludó a los miembros del parlamento incluyendo todos los tipos de género: “Señoras y señores, estimados homosexuales, estimadas lesbianas, estimados andróginos, estimados géneros fluidos, estimados transgénero…”. Durante dos minutos, enumeró los distintos tipos de género hasta que fue interrumpido por el presidente de la cámara. Termina entonces su intervención afirmando: Alternativa para Alemania rechaza vuestra propuesta“. En declaraciones posteriores, aseguró que su intención era “poner de manifiesto el resultado de aceptar que existen tipos de género distintos”. “Podría haber leído un centenar o más, pero hubiera resultado aburrido” (o más bien,  risible).

Pero con ser grave lo anteriormente expuesto: manipulación de los niños, restricción de la libertad,  lo verdaderamente inquietante es observar quién está detrás. Quién facilita medios y conexiones para que el lobby LGTB (como sucede con el aborto) se expanda a otras naciones con tanta fuerza que aglutina a toda la clase dirigente y mediática ¿Estarán todos infectados por el mismo virus y se han unido por mor de esa fraternidad? No dejo de sentirme estupefacta ante la postura de mujeres como Carmena, madre de familia y Cifuentes, también con hijos y muy femenina, se nieguen a admitir, al menos, que las niñas tienen vulva, pero cuando he sabido que públicamente, la asociación Chrysallis[4] ha afirmado que “un alto cargo del mundo de las finanzas” de Nueva York decidió donarles 30.000 dólares para que realizaran una campaña publicitaria sobre los menores transexuales, la cuestión se me aclaró bastante. El nombre del benefactor no lo han querido facilitar, (¿podría ser Georges Soros?[5]) Solo podemos sospecharlo, pero si utilizamos las palabras que para distinguir entre los verdaderos y falsos profetas, empleó Jesús: ¡Por sus obras los conoceréis!, deberemos admitir que la ideología de estos transgénero coincide punto por punto con las normas que ya impusieron en USA, tal como se explica  en un artículo titulado ¿Cuántos sexos conoce Vd.? publicado el 19 de julio de 2016.

Lo que sucede en España y en muchas otras naciones que siguen las órdenes del gobierno mundial masón, recuerda mucho al ascenso de los totalitarismos y van caldeando el ambiente utilizando algo a lo que nos tienen muy acostumbrados: ´´Una mentira dicha mil veces se convierte en una verdad´´. Y quien pretenda contradecirla será censurado primero, amenazado después, encarcelado y finalmente asesinado. Bien, pues llegado el momento, seguiremos confirmando la verdad biológica, imitando la famosa frase de Galileo:

E pur si muove (y sin embargo se mueve)



[1] Lawrence S. Mayer  es médico psiquiatra, epidemiólogo y matemático, y profesor del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Johns Hopkins y profesor de Estadística en la Universidad del Estado de Arizona. Ha trabajado en centros tan  prestigiosos como la Universidad de Princeton y la  Clínica Mayo. 

[2] Paul R. McHugh estudió en Harvard y está considerado el más importante psiquiatra norteamericano del último medio siglo. Fue durante veinticinco años jefe de Psiquiatría en el Hospital Johns Hopkins, donde también a lo largo de un lustro ejerció como director médico. Entre 2002 y 2009 fue miembro del consejo asesor sobre Bioética del presidente de Estados Unidos. 

[3] Factores que ellos aducen para imponer su ley

[4] Chrysallis: la Asociación de Familias de Menores Transexuales que lucha por sus derechos y bienestar

[5] George Soros (nacido como Schwartz György, en  Budapest, Hungría el 12 de agosto de 1930) es un magnate multimillonario, especulador financiero y filántropo estadounidense de origen judío. Es presidente del Soros Fund Management y fundador de Quantum Fund. Es conocido por ser el hombre que provocó la quiebra del Banco de Inglaterra el 16 de septiembre de 1992, episodio llamado miércoles negro, donde Soros obtuvo unas ganancias de unos 1000 millones de dólares y produjo pérdidas al Estado inglés por valor de unas 3400 millones de libras. Soros es una de las personas más ricas del mundo, con una fortuna de 24 200 millones de dólares en 2015 según Forbes. Soros es también conocido por ser un gran partidario del liberalismo económico y sus políticas, ideología que apoya en todo el mundo gracias a sus donaciones económicas y fundaciones. Soros defiende la filosofía de sociedad abierta muy influida por el liberalismo del filósofo Karl Popper. Entre 1979 y 2011, Soros donó más de 8000 millones de dólares a «causas relacionadas con la educación, la salud pública y los derechos humanos».

 

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada