La Pontificia Academia de las Ciencias del Vaticano afirma que el control poblacional no es “crucial” para salvar la biodiversidad

Stefano Gennarini, J.D (C-Fam)

La Pontificia Academia de las Ciencias del Vaticano afirma que el control poblacional no es “crucial” para salvar la biodiversidad

La Pontificia Academia de las Ciencias se distanció de las teorías de control poblacional al final de una controvertida conferencia sobre la extinción biológica, en la que estuvieron presente defensores reconocidos sobre control poblacional.

“No es la población la que produce dióxido de carbono. Es la actividad humana la que consume energía y por lo tanto, contamina el medio ambiente”, dijo Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller y portavoz de las Pontificias Academias de las Ciencias y de las Ciencias Sociales.

El resumen oficial del taller de tres días, destacó el crecimiento poblacional como un reto para preservar la biodiversidad. Sin embargo, Radio Vaticana informó, que Sánchez Sorondo afirmó lo que es “crucial” para detener el cambio climático y la consecuente pérdida de biodiversidad, es un cambio de patrones de consumo y una distribución más equitativa de la riqueza y no el control poblacional.

Sánchez Sorondo y las Academias sobre las cuales él preside, fueron atacados el mes pasado por invitar a defensores reconcomidos sobre la población, para hablar en la conferencia, incluyendo a Paul Ehrlich.

Ehrlich ha respaldado el control coercitivo de la población a través del aborto y la esterilización, así como el aborto selectivo de las niñas, a lo largo de una carrera como la cara pública del movimiento de control poblacional. Él pronosticó incorrectamente las muertes masivas por hambrunas y guerras, a consecuencia de la escasez de recursos y la superpoblación, en su libro The Population Bomb.

Los grupos pro-vida reaccionaron con alarma ante la noticia de que el Vaticano lo honraría.

“Estas no son cuestiones puramente académicas: la vida y el bienestar de los niños reales están en juego”, dijo Maria Madise del grupo pro vida Voice of the Family (Voz de la Familia), afirmó LifeSite esta semana. LifeSite recogió más de diez mil firmas pidiendo a las Academias Pontificias desinvitar a Ehrlich.

Otros observadores criticaron la mala ciencia del Vaticano. El profesor Michael Pakauk de la Universidad Católica de América describió el último trabajo de Ehrlich y Dasgupta, como algo “ridículamente malo” en un artículo reciente.

Lo que parece ser un borrador del documento de la conferencia de Erlich, se basa en ese trabajo desacreditado y enumera el “crecimiento continuo de la población” como un “conductor básico del exterminio”.

Hace mucho tiempo el comentarista del Vaticano, Robert Royal, escribió que las academias parecen asumir de manera poco realista que algo se puede hacer para detener o reducir drásticamente las emisiones de carbono, y que el crecimiento demográfico y la necesidad de combustibles fósiles para la existencia humana básica no lo permitirán. Royal es el presidente del Instituto Faith & Reason, miembro del consejo de C-Fam, y editor del Friday Fax.

Royal sugirió que los “mejores pensadores” en estos días se concentran en remediación y “no estuvieron presentes en la conferencia PASS”.

“Lo que faltaba en la conferencia era un enfoque en el ingenio humano”, dijo Royal al Fax Friday, refiriéndose a Julian Simon, el demógrafo que superó a Ehrlich en una apuesta hace 30 años que el ingenio humano superaría la escasez de recursos.

Asimismo, otros críticos ven una agenda más siniestra en proceso. El periodista italiano Riccardo Cascioli ha insinuado un intento de socavar la enseñanza de la Iglesia.

Sánchez Sorondo ha afirmado en el pasado que él y las academias mantienen la enseñanza de la Iglesia y ha llamado recientemente a toda preocupación sobre su fidelidad a la Iglesia, una “locura”. El servicio de noticias en línea Zenit, informó al clérigo diciendo que la familia “en el sentido cristiano”, es importante para preservar la biodiversidad.

Royal advierte sobre leer más de la conferencia. Señaló que hay “mucho que hablar” en el Vaticano sobre el financiamiento de las Naciones Unidas para tales conferencias. También afirmó que las academias no ayudaron en sí mismas cuando cerraron las puertas de la conferencia a los observadores, después de haber sido avisados públicamente.

“Ahora parece que tienen algo que ocultar”, dijo.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada