Los radicales y el secesionismo catalán

Los radicales y el secesionismo catalán

Cataluña, que fue el mayor bastión del anarcosindicalismo  durante la guerra, no cesa en su efervescencia revolucionaria. Entonces su lucha se centraba en  hacer frente a la represión gubernamental contra el movimiento obrero anarcosindicalista, principalmente en Barcelona. En este momento los anarcos con su creencia en la acción directa apoyan el secesionismo catalán.

Ahora la reivindicación es diferente; los anarcos, con su creencia en la acción directa, apoyan el secesionismo catalán que busca la independencia de Cataluña. En ello llevan trabajando desde finales del siglo XIX al menos. Con la Reinaxença el sentimiento nacional aumentará, dando lugar al Regionalismo. El principal impulsor de este movimiento es Valentí Almirall con su obra Lo catalanisme, publicada en 1886. En consonancia con las tesis de éste encontramos otro nombre capital en el desarrollo del nacionalismo catalán. Nos referimos a Pi i Margall. Ambos intelectuales formaban parte del círculo más íntimo de otro pensador de gran talla, también nacionalista y a la vez masón y profundo estudioso de cuestiones esotéricas y ocultistas: Rossend Arús. Según algunos estudiosos, en Lo catalanisme, obra fundamental en la génesis catalanista, se ve la influencia clara de las tesis de Arús. Curiosamente, en el mismo año en que sale a la calle este libro, nace la Gran Logia Simbólica Regional Catalana, de la que Arús, su principal dinamizador, es elegido Gran Maestro. En la constitución de esta nueva logia masónica, cómo no, queda clara su defensa de la independencia de Cataluña del Estado español.

Valentí Almirall

Rossend Arús también formaba parte de la famosa asociación librepensadora La Luz. En esta peculiar asociación se reunía para discutir asuntos políticos, filosóficos, sociales, espirituales o esotéricos lo más granado de los movimientos espiritista, anarquista, masónico, socialista y ateo de Cataluña. Aparentemente, poco tenían que ver los espiritistas con los ateos, por ejemplo, pero en el fondo, todas las personas que pertenecían a La Luz tenían una visión muy parecida respecto a Cataluña.

Arús no era el único masón con influencia en el movimiento nacionalista catalán. Otro miembro de su logia, José María Vallés y Ribot, se convirtió en un destacado personaje dentro del Partido Republicano Federal. Vallés defendía para Cataluña la existencia de un Senado regional, una legislación penal propia y un marcado proteccionismo arancelario. Representaba la línea más catalanista del partido, tendencia que se impuso con fuerza en el congreso que el Partido Republicano Federal celebró en 1883, en Barcelona. A la muerte de Pi i Margall, Vallés i Ribot se convirtió en el líder del federalismo catalán. Pero el caso de este destacado masón y nacionalista no es único. Otros fundadores de la Gran Logia Simbólica Regional Catalana, como Cristóbal Litrán, Luciano Navarro y Federico Castells, también eran importantes militantes del Partido Republicano Federal[1], aquél que dio lugar al movimiento cantonal, detrás del cual estuvo la masonería.

En marzo de 1916 la  Liga Regionalista publicó el manifiesto Per Catalunya i l’Espanya Gran, redactado por Prat de la Riba y firmado por todos los diputados y senadores del partido. En el manifiesto se denunciaba que Cataluña era uno de los pueblos de España que veían «los elementos substanciales de su espiritualidad, de su personalidad, excluidos de las leyes del Estado», lo que les convertía en «españoles de tercera clase». (Siempre quejándose; ¿por qué tienen que tener más privilegios que los sorianos, o tantos otros compatriotas?)

Rossend Arús

Los planteamientos de Prat de la Riba coinciden con los de Francesc Cambó, ambos militantes de Liga Regionalista. Uno y otro rechazaba “la libertad ahormada por el prurito de la igualdad y también la omnipotencia del Estado centralista, encarnación de una voluntad abstracta surgida de individuos idénticos o equivalentes”. Duràn i Ventosa y Prat de la Riba afirmaban la realidad nacional de Cataluña y buscaban la expresión adecuada que convirtiera la exaltación romántica de los hombres de la Renaixença en fórmula política apta para elaborar programas concretos que aunasen voluntades en pos de un proyecto de restauración nacional. Si resultaba conveniente, admitía Prat sin remilgos en La nacionalitat catalana, había que jugar con la ambigüedad y crear nueva conciencia, introduciendo mercancía nacionalista a través de términos más suaves y aceptados por la masa: “Con calculado oportunismo insinuábamos en sueltos y en artículos las nuevas doctrinas mezclando adrede región, nacionalidad y patria para avezar poco a poco a los lectores”.

En el plano político, se inclina pragmáticamente por una especie de Estado compuesto de perfil federal: “Consecuencia de toda la doctrina aquí expuesta es la reivindicación de un Estat Cátala en unión federativa con las otras nacionalidades de España. Del hecho de la nacionalidad catalana nace el derecho a la constitución de un Estado propio, de un Estado Catalán”. La teoría del catalanismo pratiano queda así abierta a no pocas soluciones políticas. Su propuesta de “unión federativa” es un término flexible que puede aplicarse a un estado de autonomías claramente descentralizado, dar pie a posiciones filoseparatistas, como la de una confederación en la que Cataluña se reservase el derecho a separarse en todo momento o fundamentar una radicalidad que predique lisa y llanamente el separatismo en toda regla, como la que pretendió aquella escisión de ERC en 1931, denominada Nosaltres sols, traducción del gaélico Sinn Fein.[2]

El invento genial del catalanismo tras la crisis del 98 fue convertir la defensa de esos privilegios en ideario político, en hacer de la desafección industria y del proteccionismo a los intereses catalanes una alcabala para la paz civil. En realidad, nada, porque aún no se habían secado en la Gaceta o el BOE los decretos que favorecían a ciertos intereses catalanes y ya estaban reproduciéndose las espirituales e incurables llagas que aliviaban por un rato el doctor Prat, o Cambó, o Pujol. (Federico Jiménez Losantos en Libertad Digital 26/7/2015).

De modo que volviendo a las andadas, Puigdemont llama a “construir el país sobre las vigas maestras” de Prat de la Riba. Cuenta para ello con la inestimable ayuda de ANC y Omnium Cultural que movilizan a la sociedad civil con cordones de milicias civiles en “defensa de las instituciones catalanas y de la democracia”, patrullas de Mossos de Esquadra muy visibles alrededor del presidente de la Comunidad y del gobierno catalán y la gran baza final: una huelga general indefinida que encubra las acciones que preparan para salvaguardar la declaración de independencia y ante una previsible aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno central, si es que éste se decide a hacerlo.  La consigna es seguir adelante haciendo oídos sordos a lo que digan el Gobierno español o los tribunales. De la misma forma que se hizo el referéndum, se proclamará la independencia.

Ómnium Cultural fue fundada en 1961 por iniciativa de Fèlix Millet i Maristany[3]. Nació como instrumento para defender la lengua, la cultura catalana y el restablecimiento de las instituciones políticas de autogobierno, incentivando la producción cultural en catalán a través de la creación de diversos premios literarios. Tras la muerte de Franco se convirtió en una asociación promotora del nacionalismo cada vez más ultra, y, olvidando sus orígenes culturales, se convirtió en un agente de propaganda y agitación separatista, financiada generosamente por las Administraciones públicas.

Prat de la Riba

Trufado de masones, no nos sorprendería si aparece Soros[4] por todas partes. Porque cuando uno mira lo que ha pasado, la bandera, (triángulo masónico y estrella de cinco puntas, en principio blanca, ahora roja por contaminación con el comunismo), las palabras utilizadas como derechos humanos, democracia, libertad, derecho a decidir bla bla bla… es una muy clara manipulación de manual, se parece demasiado a las Primaveras Árabes, el Euromaidan y demás procesos de ingeniería social que, desde la guerra de Yugoslavia, han ido destruyendo países balkanizando Europa, dejando pobreza, guerra civil, división, enemistad… pero siempre en nombre de la democracia y la libertad. 

Ómnium se convirtió en la organización de referencia para el separatismo junto a la ANC,  en vinculación directa con Acció Cultural del País Valencià en la Comunidad Valenciana y la Obra Cultural Balear en las islas Baleares, en el marco de la Federación Llull.

Asamblea Nacional Catalana (ANC) es una plataforma que aglutina a más de 400 organizaciones secesionistas, entre ellas, una que hace explícita su adscripción como es “Francmasones por la Independencia”, los cuales declaran abiertamente que  defienden la independencia, para evitar que prevalezcan “los intereses privados por encima de los colectivos”. En caso contrario, añaden, “Cataluña se convertirá en una oligarquía más”(como si ya no lo fuera). La Masonería, contradiciendo sus dogmas de Libertad, Igualdad  y Fraternidad, y a pesar de abogar por la abolición de todas las fronteras y por una ”alianza de civilizaciones”, apoya abiertamente la secesión de Cataluña.

Otra organización vinculada directamente al separatismo y, tradicionalmente repleta de masones, es Esquerra Republicana de Catalunya. Es más, debido a la fuerza y poder de las logias, la mayoría de los miembros de ERC han sido controlados por ellas.

Con motivo del 1 Octubre y los sucesos posteriores, el Gran Oriente de Cataluña tilda de “fascistas” las actuaciones del Gobierno central y a la Guardia Civil de “policía militarizada” en su interés de defender el secesionismo.

Hablemos de la CUP: Candidatura de Unidad Popular​​. Un partido político español​ de extrema izquierda, defensor de la independencia de Cataluña​ y de los Países Catalanes que, junto a los anteriores, ha pedido a “los que fuimos a votar el 1 de octubre que vacíen las calles y guardemos fuerzas porque han convocado una manifestación españolista” (¿será que se encuentran acobardados ante la reacción de los españoles no independentistas?) La CUP, con sus radicales círculos han transmitido la consigna de estar alerta para acudir inmediatamente a concentraciones ya sea ante instituciones o ante los juzgados, para defender ‘el país’’ y la república. Y va más allá: será esta organización la que intentará controlar la calle y dirigir la huelga general indefinida prevista.

Se servirá de unas milicias civiles, los CDR a través de los cuales la CUP multiplica por 100 su protagonismo en el “procés”, lo que le permite anunciar su intención de “llevar a cabo el control efectivo del territorio y tomar los sitios clave: puertos, aeropuertos y los sectores estratégicos en manos del Estado” (Eulalia Reguant, diputada de la CUP).

Pero, ¿Qué son los CDR? Dicen que son los Comités de Defensa del Referendum creados por barrios para boicotear a la Policía. Además de en Barcelona, sindicatos y colectivos de izquierdas están constituyendo grupos de resistencia en Urgell (Lérida), Tierras del Ebro (Tarragona), Salt (Gerona)… No dependen de nadie del Govern, solo de la CUP. Los CDR llevan tres meses entrenándose y ahora se han convertido en los comandos que toman la iniciativa en cualquier situación.

Quien los creó? El padre de la criatura fue Gene Sharp,  filósofo, político, profesor y escritor estadounidense conocido por su extensa obra en defensa de la no violencia como lucha contra el poder. Él los llamó Comités de Defensa de la Revolución. El libro más conocido de Gene Sharp, La política de la acción no violenta, provee en tres volúmenes un análisis político pragmático de la acción no violenta como un método de utilizar el poder ciudadano en un conflicto. Acuñó el término Polítical Jiu-Jitsu (Jiu-Jitsu político) que consiste en la reducción del poder, autoridad y legitimidad de su oponente cuando este reprime violentamente a una resistencia no violenta que se mantiene a pesar de la opresión.

En opinión de Sharp, todas las estructuras efectivas de poder tienen normas mediante los cuales animan o extraen la obediencia de los individuos. Los estados tienen sistemas particularmente complejos para mantener a los sujetos obedientes. Se sirven de instituciones específicas (policía, juzgados, entidades reguladoras) a través de los cuales los individuos son enfrentados con variedad de sanciones (prisión, multas, ostracismo) y recompensas (títulos, riqueza, fama) que influyen en la extensión de su obediencia.

Los Comités de Defensa de la Revolución en Cuba siguen estas directrices. Instruidos para diversas misiones, ya sea resolver un problema menor en la comunidad, para servir como eslabón de la inteligencia cubana a fin de detectar cualquier atentado antirrevolucionario. Pero también sirven como vigilantes de que no se estén fraguando actividades consideradas desestabilizadoras en los sectores donde están asignados. Los considerados ojos y oídos de la revolución deben conocer con quién platica el vecino, qué actividades hace fuera de su barrio y la opinión que tiene sobre el gobierno. En el siniestro mecanismo de control social diseñado por Castro, los CDR son un arma efectiva. Acceder a un puesto de trabajo importante pasa por el tamiz del comité de tu cuadra. Sin una carta del CDR o el visto bueno después de una investigación del Partido Comunista, la Juventud Comunista o los servicios especiales, es imposible ascender en el extravagante tejido social cubano. Aunque todavía no es un hecho generalizado, esta misma situación está ocurriendo en Cataluña.

 

Confiemos que, como decía algún cartel en la manifestación convocada por Sociedad Civil Catalana, “Olviden la Rauxa y recuperen el Seny”. Esa rauxa excitada por estos radicales más la oculta acción de la Masonería que están destrozando a España comenzando por Cataluña. Luego vendrán las demás.


[1] El Partido Republicano Democrático Federal, también conocido como Partido Republicano Federal, fue un partido político español de carácter federalista y republicano creado nada más triunfar la Revolución de septiembre de 1868 como continuación del Partido Democrático fundado en 1849. El principal teórico del partido y uno de sus líderes más reconocidos fue Francisco Pi i Margall. Extendió su influencia especialmente por la zona mediterránea a partir de sus dos sus bastiones iniciales Cataluña -donde funcionó el Club de los Federalistas de Barcelona-  y Andalucía..

[2] LUIS SÁNCHEZ DE MOVELLÁN DE LA RIVA/ http://www.eldiariomontanes.es/prensa/20060812/opinion/prat-riba-catalanismo_20060812.html

[3] Banquero y excombatiente franquista, promotor del nacionalismo catalán católico que huyó a Burgos en 1936, al ver amenazada su vida por la CNT, los otrora radicales socios del separatismo burgués que gobernaba con ERC. Millet fue un personaje clave en la llamada sociedad catalana, la que se definía como “Las cuatrocientas personas, que nos encontramos en todas partes y siempre somos los mismos”.  Millet estuvo detrás de toda actividad cultural catalanista durante el franquismo, con cargos directivos en el Orfeó Català, Palau de la Música Catalana, el Barça, La Caixa, “Comissió Abat Oliva”, el Liceu o en la Fundació Pau Casals.

El conocido propagandista y empresario David Madí, asesor durante años de Artur Mas, al que consideraba “mi colaborador más cercano, más valiente y más querido”. Madí es señalado por todos los que conocen las interioridades de la política catalana como el responsable del diseño del “Prusés separatista”. Inventor de la expresión “derecho a decidir”, miembro del consejo asesor de Endesa, vicepresidente de Applus, consultor de Deloitte, propietario de consultoras y de un restaurante de lujo en la sexta planta del Gran Teatro del Liceo. El exponente de la nueva burguesía radicalizada.

[4] Al parecer, ya está aquí inmerso en el proceso de destrucción, Se trata de la convocatoria de la gente que vestida de blanco se manifestó ante los ayuntamientos, organizada por Guillermo Fernández Vázquez quien tiene vínculos con Podemos, el Frente Nacional Francés y Open Democracy, tentáculo de Open Society financiado por Soros. Esto es HABLAMOS. Debe conocerse, porque mucha gente la pone a igual nivel que la manifestación patriótica convocada por DENAES.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada