De  nuevo  los  sacerdotes  de Moloch

De  nuevo  los  sacerdotes  de Moloch

“Los hombres no son sino insectos devorándose entre sí sobre un pequeño átomo de barro”: (Voltaire)

“Del fanatismo a la barbarie, solo media un paso”: (Diderot)


Los dos totalitarismos que más profundamente han marcado el siglo XX han sido el nazismo y el comunismo, ambos coincidentes en sus similares manifestaciones de barbarie y en el hecho de que los dos son un sistema político en el cual todas las actividades, todos los aspectos de la vida, sean de orden social, político, económico, intelectual, cultural o espiritual, se hallan subordinados a los intereses e ideología de los gobernantes. Derechos y libertades no merecen ninguna consideración: perturban los propósitos del líder. Cualquier tipo de oposición o crítica al Estado y a la ideología de los gobernantes es reprimida y tildada de traición. En los totalitarismos, nada se puede poner en tela de juicio; la voz de la argumentación y de la crítica queda anulada frente al poder mediático de la organización totalitaria.

Sucedió que tras la Gran Guerra o Primera Guerra Mundial (1914/18), las democracias liberales mostraban una fuerte pérdida de credibilidad, lo que fue aprovechado por movimientos extremistas de extrema derecha y de extrema izquierda que menospreciaban y debilitaban las democracias liberales, parlamentarias y pluralistas. En este contexto, el movimiento nazi, arraigando en la crisis social y económica del momento, creció hasta obtener mayoría de votos; así, en 1933Adolfo Hitler y su partido, el «Partido Obrero Nacionalsocialista Alemán» (NSDAP), consiguieron, por vía democrática, el gobierno de Alemania: las disposiciones totalitarias previstas en el libro de Hitler Mein Kampf no se hicieron esperar. Pero no fue hasta el 1939, con el estallido de la Guerra, cuando el totalitarismo se mostró en toda su dominación. En Rusia, la Revolución de Octubre de 1917, liderada por Lenin, abrió camino a la instauración del comunismo; en 1922, se transformaba en URSS. Con la muerte de Lenin, en el 1924, Joseph Stalin inició el proceso de liquidación de toda oposición convirtiéndose en dictador absoluto. Su comunismo estaba alejado del ideal comunista soñado por Marx y Engels. Desde 1936 hasta el 1953, año de la muerte del líder, la URSS sufrió el mayor totalitarismo comunista.

La autora más conocida en materia de totalitarismo fue Hannah Arendt. En su obra “Los orígenes del totalitarismo”, estudia el fenómeno en profundidad: Estudia su estado embrionario el llamado “imperialismo continental” que lleva al fenómeno del pangermanismo y paneslavismo a través de su fuerza motriz que ella llama “nacionalismo tribal”, germen de aquellos. Estudia el nacimiento y consolidación del llamado movimiento totalitario que aún no se había implantado pero ya cuenta con la propaganda y la organización totalitaria. El objetivo último del totalitarismo es la dominación total del planeta, una vez en el poder, se desarrolla un hipernacionalismo que va más allá de la búsqueda del bien nacional teniendo como objetivo un dominio global, en lo que coincide con los marcados por el NOM o Nuevo Orden Mundial.

Los dos sistemas totalitarios se desafiaron mutuamente luchando por la hegemonía en Europa, ambos con una inquietante identidad cultural, construidos sobre premisas idénticas; liquidación del pluralismo, partido único e ideología oficial del Estado; rigorismo moral y rechazo del arte moderno calificado de ‘decadente’; culto al líder y obediencia ciega, evitando toda disidencia o desviación ideológica. Desde un punto de vista cuantitativo, los dos sistemas son igualmente comparables: su terrorismo de Estado ha producido millones de víctimas. Si se pudiese disponer de estadísticas fiables, probablemente la Unión Soviética de Stalin tendría una siniestra ventaja numérica respecto a la Alemania de Hitler, pero ésta destacaría por su sofisticación en llevar a cabo las masacres.

Tienen, sin embargo, fuertes diferencias entre sí, respecto a sus orígenes ideológicos y a sus objetivos proclamados. El nazismo se origina y se organiza en torno al concepto de exclusión, de rechazo del otro y proclama abiertamente la superioridad de la raza aria; consecuentemente, todo se reorganizará en favor de los considerados superiores y se procederá al exterminio de los judíos y de todas los «otros». El comunismo se origina en torno al concepto de emancipación humana universal; destruye la burguesía en tanto que clase social, proclama que el proletariado tiene la misión histórica de liberar la sociedad de sus clases; pero la práctica comunista ha llevado a una sociedad estratificada en la cual los privilegios y la separación en castas se han reforzado.

Quizás por el impacto que en las tropas de liberación supuso el descubrimiento de los campos de concentración, ayudado por el esfuerzo y dinero judío, durante bastante tiempo se consideró que la barbarie solo estaba del lado de los nazis. Después, investigadores y escritores han ido desvelando tantos sucesos, corroborados por personajes que los vivieron, o mejor dicho, sufrieron, como el historiador y escritor, premio Nobel de Literatura en 1970 Aleksandr Isáyevich Solzhenitsyn o Margarete Buber-Neumann[1]. Últimamente, Timothy Snyders en su libro Tierras de sangre (libro insoportablemente duro, al decir de algunos críticos), refleja los horrores y padecimientos de los individuos en las repúblicas bálticas y Bielorrusia, casi toda Ucrania, buena parte de Polonia, la franja más occidental de Rusia y una pequeña porción de Moldavia, durante la terrible II Guerra Mundial. Fueron las tierras de la shoá (holocausto), el holomodor (genocidio ucraniano por hambruna), del Generalplan Ost (GPO: plan maestro para el Este; plan del gobierno nazi alemán para el genocidio y la limpieza étnica a gran escala y la colonización de Centro y Este de Europa por los alemanes), Plan de hambre o Hungerplan [2], de Katyn[3], de las violaciones en masa y el canibalismo.

En definitiva, habla de la saña, de una barbarie única, infernal e indescriptible, porque como dijo Margarete Buber-Neumann, las voces de los deportados a Siberia hacían eco a los gritos de los millones de víctimas de la barbarie nazi. Como bien dice Max Gallo en su libro El pacto de los asesinos,” comunismo, nazismo, agentes de los Órganos del KGB o miembros de las SS no eran sino acentos particulares del lenguaje universal que era el Mal”.

En otro momento añade por boca de un personaje en la misma obra: “Se creen que ya está todo dicho y repetido hasta la saciedad.

Que ya hemos liquidado el pasado, que está tan lejos como el dios Moloch.[4] ¡Pero es una ilusión!

Ciertamente. España hace 81 años supo también de detenciones ilegales, desapariciones de personas que más tarde, sin juicio, desaparecían en el mar o en pantanos, o aparecían ejecutados en una cuneta, torturas en checas, campos de destrucción humana, ya fueran los llamados campos de trabajo, de prisioneros o los barcos prisión, o los conocidos como gulags españoles en el Pirineo como el campo nº 3 situado en Omells de Na Gaia y el de San Juan de l’Erm, ambos en Lérida. Desgraciadamente después de un período tranquilo, aquellos sacerdotes de Moloch (así los llama Max Gallo) vuelven a España, a una parte de España especialmente, como es Cataluña con el peligro de que ese cáncer, esa gangrena, se extienda a otras parte del país como ya amenazan las Vascongadas y Andalucía.

¿Y quiénes son actualmente esos sacerdotes de Moloch? En realidad son fuerzas del Mal siempre presentes con mayor o menor intensidad. Los antisistema de la CUP han puesto en marcha un ‘revival’ del primer tercio del siglo pasado Se trata de un anarquismo independentista que solo tiene semejanza con el que existe, muy minoritario, en la Bretaña francesa. Pero que enlaza con el anarquismo catalán que ha sido una forma de expresión muy de aquella tierra coincidente en su mayor emergencia con crisis nacionales de gran envergadura. El anarquismo español es históricamente el catalán y regresa ahora de la mano del llamado proceso soberanista porque el anarquismo es parasitario de coyunturas político-sociales de convulsión.

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) se creó en Barcelona en noviembre de 1910 y el POUM también en la ciudad Condal en 1935, con aquellos líderes tan conocidos como Joaquín Maurín y Andrés Nin. En la cercana Valencia se fundó la Federación Anarquista Ibérica (FAI), en 1927, y todas estas organizaciones actuaron en Cataluña preferentemente tanto antes como durante la Guerra Civil española protagonizando hechos de terrible violencia y, en todo caso, de enfrentamiento e insurrección. Sus sucesores, la Candidatura de Unidad Popular (CUP), defensora de la independencia de Cataluña​ y de los territorios que ellos llaman “Países Catalanes”, junto con Arran[5], que se define como la organización juvenil independentista más grande y fuerte de esos Países Catalanes y que dice luchar por una república “libre, socialista y feminista” y también el Grupo de Acción Parlamentaria (GAP), un órgano que marca los pasos a seguir en la actividad parlamentaria. Por último, Poble Lliure (Pueblo Libre), considerada heredera del brazo político del grupo terrorista Terra Lliure[6].

Todos estos grupos juntos conforman la Esquerra Independentista, que ha demostrado ser una amenaza porque junto a sus juventudes, son un movimiento de contrapoder con sus únicos ocho votos por serles tan necesarios a los demás partidos secesionistas. De modo que se han convertido en la llave para que en Cataluña se consumase un “golpe de Estado”. Un “golpe de Estado” sin armas pero con un desafío inédito a las leyes y a la autoridad legítima de las instituciones del Estado, en palabras del catedrático catalán Françesc de Carreras.

A estos grupos catalanes vienen a sumarse otros antisistema españoles como es el grupo Zabaldi en Navarra, las Brigadas Solidarias con Cataluña, que tienen el amparo de Herritar Batasuna, Ernai, que algunos consideran heredera de Segi, a su vez, dentro de la esfera de la antigua Jarrai, más grupos de anarquistas gallegos y de Izquierda Castellana. Todos ellos han manifestado su deseo de formar un frente común para ir a las elecciones del 21 D; podría decirse que están en la idea de reproducir un nuevo Frente Popular[7]. Por si no tuviésemos suficiente con nuestros revolucionarios, se les unen experimentados grupos de anarquistas europeos, especialmente, griegos, alemanes e italianos. Y estos colectivos que siempre han tenido una importante presencia en Barcelona, donde han sido tradicionalmente bien acogidos por sus homólogos catalanes, son los que representan una mayor amenaza por cuanto el referéndum fallido pueda convertirse en excusa para sus actuaciones violentas como la CUP ha anunciado.

En su afán por acabar con cuanto odian, han editado unos carteles en los cuales las mujeres de la CUP “barren” la monarquía, la Iglesia, los toros, algunos políticos, (naturalmente no afines a ellos), etc. Se sienten orgullosos quizá porque en su seguimiento del comunismo sea timbre de gloria copiar un cartel de Lenin, sin percatarse de que la imitación leninista del cartel bajo el lema “barrámoslos” sitúa a la CUP justamente en el pasado anacrónico que representan, sin embargo, gustan a las clases medias separatistas de Cataluña que se entregan a sus verdugos históricos, los nuevos anarquistas de la CUP.

Un partido político y dos asociaciones más, los tres interrelacionados, conforman el grupo de ayudantes actuales de Moloch. La fuerza social del soberanismo es la de Òmnium y ANC, dos asociaciones de orígenes distintos que protegen la hoja de ruta del proceso independentista. Ómnium Cultural es una asociación española de carácter cultural y político, con ámbito en Cataluña, creada en 1961 para promocionar la lengua y cultura catalanas, y, más recientemente, también la independencia de Cataluña. Fue creada por destacados miembros de la burguesía catalana: Joan Baptista Cendrós (creador de Floïd), Fèlix Millet i Maristany banquero y excombatiente franquista, promotor del nacionalismo catalán católico que huyó a Burgos en 1936 al ver amenazada su vida por la CNT, padre del famoso  Felix Millet Tusell, conocido personaje del caso de corrupción del  Palau de la Música), Lluís Carulla, junto a su esposa  María Font creadores de Avecrem y Gallina Blanca, el industrial Pau Riera, hijo de Tecla Sala Miralpeix, una empresaria que levantó su imperio textil y Joan Vallvé.

Es imposible no atender al proceso soberanista sin pararse en la implantación y poder de convocatoria de Ómnium, que tras un período de irrelevancia encontró el asidero de la otra gran plataforma civil, la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC). Los dos encarnan la presión civil sobre la política, el músculo formidable del soberanismo en la calle que organiza junto a la izquierda republicana y anticapitalista de la CUP y adláteres, la estrategia de movilizaciones. La ANC está compuesta por todo tipo de asociaciones. Su estructura interna es tan variada que incluye hasta un grupo de ciudadanos que aseguran estar en posesión de un coeficiente intelectual superior a la media (les puede el suprematismo que ya propugnara Heribert Barrera) Se autodenominan superdotadosgente que quiere usar su inteligencia por el bien de la independencia de Cataluña.” Con ellos pretenden crear un cuerpo de espías en «Estatuir Cataluña, como acciones para establecer un nuevo Estado», donde se propone «una unidad dedicada a las actividades de contrainteligencia[8] que establecerá una política de clasificación de la información de la administración», así como «una unidad especializada en el españolismo violento».[9] Y también agrupan una sectorial denominada «Francmasones por la independencia», como publica la revista «DivÈrsia»[10] titulado «Masonería, catolicismo y laicidad». Poco se habla de la implicación de la masonería dentro de las políticas nacionales, pero en un articulo de Nació Digital, han comentado que la masonería independentista se presenta en sociedad, bajo el nombre de “Àgora Maçònica”.

Por otra parte, ERC partido con una historia tortuosa y complicada, ha estado siempre vinculado a la masoneria. Desde la primera militancia burguesa y filofascista, vinculado con el fascismo italiano, proveniente del partido Estat Català, de base burguesa, caracterizado por sus milicias armadas “los escamots” (“pelotones”) fue tan tortuosa que su presidente Francesc Maciá Llusá exiliado durante la dictadura de Primo de Rivera, olvidando sus simpatías mussolinianas, llegó a viajar a la URSS a solicitar ayuda a la III internacional para conseguir la independencia de Cataluña. El siguiente intento lo produjo en 1926 cuando provocó una ridícula intentona de invadir Cataluña desde Francia con un grupo de anarquistas. En 1931 el Estat Català se unirá al Partido Republicano Catalanista, junto con unos periodistas de L’Opinió (ah!! La importancia de algunos periodistas!!!), para fundar ERC, que presidirá Macià. Las elecciones municipales del 14 de abril, en las que ERC arrasa en Cataluña, sirven de excusa para una declaración de independencia que proclaman, pero tres días más tarde Macià se pliega a las izquierdas españolas y “renegocia” la República catalana por una “Autonomía” que sufrió, por parte del Estado, graves recortes. En 1934, muerto Maciá, Companys se convierte en presidente de la Generalitat. El ambiente revolucionario en Cataluña desata una cruenta persecución religiosa y política, en la que colaboran los “escamots” de ERC con patrullas anarquistas. (Bajo la responsabilidad de Companys se cometen miles asesinatos indiscriminados de los cuales hoy no se suele hablar).

Para realizar todas estas actuaciones se necesita bastante dinero ¿Quién financia estas revueltas y algaradas que se están produciendo en Cataluña? El Estado, por fin, se ha decidido a controlar en qué utilizan el dinero porque se estaban cerrando quirófanos mientras se abrían embajadas, por ejemplo, pero el gran inversor es George Soros a través de su fundación Open Society Initiative for Europe, quien desde 2014 ha financiado organizaciones que militan por la independencia de Cataluña. La Plataforma en Defensa de la Libertad de Expresión es una de ellas con la misión de promover la disidencia a través de internet.[11]

Según documentos internos, la citada fundación entregó 27. 049 dólares al Consell de Diplomàcia Pública de Catalunya (Diplocat), organismo creado por la Generalitat de Cataluña con la participación de varios entes privados; y 24 973 dólares al Centre d’Informació i Documentació Internacionals en Barcelona (CIDOB — Centro de Información y Documentación Internacional de Barcelona), un grupo de expertos investigadores en independencia. Fuentes de la dirección del Diplocat admitieron a La Vanguardia la financiación de este proyecto por parte de la Open Society.  El CIDOB, organización de prestigio internacional bajo el paraguas de diversas administraciones catalanas, también recibió 24.973 dólares para financiar una jornada sobre la integración. Es conocido el interés de Soros porque, especialmente algunos países europeos, integren inmigrantes no tanto por su amor a los pobres que buscan refugio y acogida, como por su interés en desestabilizar países en los que perdura (aunque cada vez más débilmente, al menos en España) su interés por mantener sus valores éticos, morales y sus creencias religiosas, como está sucediendo en Austria o Polonia. En Cataluña, además del dinero, ha introducido, desde hace tiempo, sus ideas laicistas, así que aprovechando el parón del “procés” han decidido dejar las calles sin luces en Navidad porque según ellos no hay nada que celebrar, aunque digamos alto y claro que la paga que reciben (instituida por Franco para celebrar el nacimiento del Niño Dios) no están dispuestos a devolverla.

Queda por mencionar un último ayudante de Moloch. Solapado, escondido y tan cobarde como Puigdemont a pesar de tener todo el poder en sus manos y el apoyo de millones de españoles que exigen respeto a la Constitución y a la unidad de España pero con sus dubitativos, temblorosos y tardíos pasos, no parece que ayude a España, objetivo que debería ser su principal tarea. Solo dos ejemplos del perjuicio causado a España por el retraso de la puesta en marcha del descafeinado artículo 155:

*Que Puigdemont escapara con cinco miembros del gobierno (un gobierno en el exilio?) a Bruselas, único sitio europeo que tiene una cláusula especial contra las extradiciones y un abogado especializado en aplicarla en la defensa de etarras. ¿Dónde estaba el CNI, no vieron, no quisieron ver o les prohibieron que vieran?

*Que la señora Forcadell cumpliera, por un día, los dos años preceptivos para poder cobrar su sustancioso sueldo. Se embolsará este mes un salario fijo de 7.794,77 euros brutos, a los que se suman otros 1.565,19 euros por los gastos de representación, es decir, un total de 9.359 euros al mes. Como percibe 14 pagas, su salario asciende a 131.026 euros brutos. Tanto en junio como en diciembre, cuando se cobran las dos pagas extra, Forcadell deberá sumar otros 5.683 euros brutos Además tiene derecho a una indemnización para compensar los desplazamientos desde su lugar de residencia al Parlament de 26.083,59 euros al año libres de impuestos. Así, en total,  cobrará este año la friolera de 157.109 euros de dinero público, es decir de todos y, al cumplir los 65, accederá a una pensión vitalicia de 3.117,9 € mensuales. ¿Sale a cuenta ser subversivo?

Entendiendo que el responsable de tal aplicación no es un lerdo de los que tanto abundan en el Parlamento español, nos induce a pensar que estas actuaciones son “flecos”, nunca debidos a un “no saber actuar”, sino al temido pacto entre quienes quieren romper España y los que tienen obligación de defenderla ¿Conducirán del ronzal al pueblo para que acepte una Constitución federalista que terminará destruyendo nuestra Patria? 


[1] Margarete Buber-Neumann, fue una destacada miembro del Partido Comunista durante los años de la República de Weimar. Sobrevivió a prisión, tanto en la Unión Soviética como en la Alemania nazi.

[2] Plan económico genocida de la Alemania nazi ideado en 1941 para ser aplicado en la Unión Soviética tras su invasión y ocupación. Preveía que la Wehrmacht se alimentara sobre el terreno y que la producción soviética se destinara a abastecer a Alemania, a costa de la población civil y de los prisioneros de guerra soviéticos a los que se dejaría morir de hambre. Se calculaba que morirían treinta millones de personas, haciendo posible así la aplicación del Plan General del Estado que preveía constituir un Gran Imperio Alemán que llegaría hasta los montes Urales.

[3] Nombre por el que se conoce a una serie de asesinatos en masa de oficiales del ejército, policías, intelectuales y otros civiles polacos llevada a cabo por el Comisario del Pueblo para Asuntos Internos (NKVD) —la policía secreta soviética dirigida por Lavrenti Beria— entre abril y mayo de 1940, tras la invasión de Polonia por parte de los soviéticos poco después del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

[4] Moloch también conocido como  Baal fue una deidad semítica adorada por fenicios, cartagineses, cananitas y judíos. Según algunos pasajes de la Biblia, se le rendía culto sacrificando niños en la hoguera, no obstante esta práctica es reprendida posteriormente por Dios en varios pasajes de la Biblia (el becerro de oro). Generalmente Moloch es representado como una figura humana con cabeza de toro, carnero o becerro, con los brazos extendidos, con las manos juntas dispuesto a recibir el sacrificio. Era considerado el símbolo del fuego purificante, que a su vez simboliza el alma. Era el dios supremo y protector de la ciudad de Cartago. Los navegantes fenicios exportaron, a través del comercio, los cultos a varios dioses representados como deidades-toro tal como Moloch.

 

[5] Nació en 2012 de la unión de organizaciones históricas de jóvenes independentistas como Maulets o la CAJEI (Coordinadora d’Assemblees de Joves de l’Esquerra Independentistas)

[6] Esta banda criminal cometió en los años 80 de la década pasada cerca de 200 atentados, dejando un saldo de cinco víctimas mortales y decenas de heridos

[7] Tal como ha pedido desde Bruselas el ex presidente Puigdemont a conformar una lista única.

[8] Son ridículos. Su coeficiente intelectual no sirvió para evitar el atentado yihadista en Barcelona

[9]Según ha constatado el Chivato éste grupo está compuesto por miembros de entidades como ‘Mensa y Thousand Society’, que sólo aceptan a personas que tengan acreditado un coeficiente intelectual por encima del 98% y del 99,9% de la población respectivamente”. Ahora han abierto sus puertas a “todo el mundo que crea que tiene capacidad y ganas para aportar ideas nuevas y ejecutarlas.  http://www.abc.es/espana/20140703/abci-generalitat-espias-superdotados-201407022214.html

[10]Esta revista es editada por la Cátedra sobre Diversidad Social de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), cuyo director ejecutivo es Josep Lluís Carod-Rovira, el mismo que hace años vaticinó que en 2014 se celebraría una consulta sobre la autodeterminación de Cataluña.

[11] http://tarcoteca.blogspot.com.es/2014/11/la-open-society-de-g-soros-irrumpe-en.html

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada