La hispanofobia de la ultraizquierda

La hispanofobia de la ultraizquierda

En España no aprendemos. Vuelve el anarco comunismo con gran fuerza empezando de nuevo en Cataluña. Se olvida los 22 asesinatos que causaron en Barcelona en 1931, los 9 falangistas que mataron en 1935 o la quema de conventos, asalto a periódicos, violencia callejera, o el asesinato  del político conservador en la oposición D. José Calvo Sotelo  por acuerdo tomado por la masonería el 9 de mayo del 36, según las confesiones del masón Urbano Orad de la Torre El País el 26 de septiembre de 1978[1].

El cadáver de Calvo Sotelo tras su asesinato por la izquierda republicana.

El motivo del crimen era acallar a “Calvo Sotelo porque denunciaba el papel que tenía la masonería en el Frente Popular”, afirma César Vidal que enumera a modo de ejemplo algunos de los masones que ocupaban puestos importantes en aquel momento: “el presidente de la República, el jefe del Gobierno, el presidente de las Cortes, el ministro de Estado, el de Marina, el Director General de Seguridad, el jefe del Cuartel de Pontejos, además del diputado socialista Juan Simeón Vidarte y de Fernando Condés.

Precisamente fue Fernando Condés el jefe del grupo criminal que sacó a Calvo Sotelo de su casa como director de La Motorizada, nombre del grupo de escoltas del dirigente socialista Indalecio Prieto al que también pertenecía Luis Cuenca el autor del tiro en la nuca. Nada más perpetrar el crimen, Condés busca refugio en la masonería, así que acude a Vidarte que lo esconde en casa de Margarita Nelken, judía, importante comunista y perteneciente a la secta[2].

La vinculación de la masonería española con las organizaciones carbonarias, extremistas, anarquistas o de pistoleros, ha sido una constante durante dos siglos. En España y especialmente en Cataluña mantienen gran actividad, de modo que Omnium Cultural (al que los no “indepes” llaman por sus actos, Odium Cultural), ANC (con su sectorial Francmasones por la Independencia y 46 departamentos más, de los cuales al de Defensa, que diseña los futuros ejércitos catalanes, tratan de silenciarlo rigiéndose, ahora, como es propio de la secta, por la discreción más absoluta )[3], ERC (tradicionalmente masónica), Arran (un remake de la fallida PUA; una calcomanía de Terra Lliure y del “Exèrcit Popular Català- (EPOCA) -1976 a 1980-“),[4]  la CUP y todas las ramas en que, al modo de la masonería, se divide Podemos, están relacionados con la secta y defienden la independencia de Cataluña. Y, naturalmente Ágora Masónica[5] y la ayuda que reciben del multimillonario masón George Soros. Documentos internos afirman que la Open Society Initiative for Europe (la fundación de Soros),  entregó 27. 049 dólares al Consell de Diplomàcia Pública de Catalunya (Diplocat)  y 24 973 dólares al Centre d’Informació i Documentació Internacionals en Barcelona (CIDOB), según reveló el año pasado el diario La Vanguardia[6]. Todos ellos en pos de romper España. Por si tenían falta de miembros la Logia Acuarius se adhirió al proceso como consta en la declaración que insertamos; aunque no hay nombres claro, porque la masonería, como dice Dolça Catalunya (4 octubre de 2017),”es una sociedad secreta que conspira para cosas que no deben ser muy buenas”…Només ens falten els templaris y los illuminati de Sión[7].

Cuanto antecede viene a cuento del odio, que, azuzado por aquéllos en la sombra, se ha generado de manera alarmante con los intentos de secesión en Cataluña, extendiéndose peligrosamente al resto de España. La no consecución de ese deseo de secesión por parte de Cataluña, ha vuelto a “poner en pie de guerra” a los que poco necesitan para ello, con un odio recrudecido y visceral contra España y todo aquél que no secunde sus ideas. Sólo unos pocos ejemplos: miembros de la CUP agredieron a un hombre mayor, simpatizante de Ciudadanos, que fue cogido y zarandeado por el grave hecho de pegar carteles de Ciudadanos en la campaña de Inés Arrimadas para el 21-D; o cuelgan de un puente muñecos que representan a sus contrarios, mandan cartas con figuras enmarcadas y balines o manifiestan ese odio hacia todos aquellos que apuestan por la unidad de España y defienden la aplicación del 155 en Cataluña,  de forma tan soez como Toni Albà, actor de TV3 en el programa ‘Polònia’, quien no duda en insultar a través de su cuenta en Twitter a la líder de Ciudadanos en Cataluña llamándola “mala puta”. Claro que no hay que olvidar que el actor independentista ya tiene un juicio pendiente por injurias hacia Carmen Lamela, la juez de la Audiencia Nacional que mandó a los golpistas a prisión: “Le gusta tanto la mierda a Carmen, que Carmen lame la mierda a gusto”, aseguró, (siempre tan educado, comedido y elegante), en uno de sus tuits.

Pero la cuestión más preocupante no es la existencia de esos individuos, sino por qué existe entre los distintos poderes “tanto mono”. Ese que se tapa los ojos para no ver, los oídos para no enterarse y la boca para no contar lo que pasa o contar la postverdad, es decir, una burda mentira y aún ocultar lo sucedido cuando éste no les resulta favorable a la secta o a cualquiera de sus miembros. Y tanta condescendencia tienen con ellos que hasta se les premia con subvenciones y demás gabelas, todas procedentes del dinero público graciosamente concedido por alcaldes, Comunidad y Estado. Es el caso de Mariana Huidobro, comunista, quien, convertida en heroína por la izquierda por ser madre de un peligroso ultraradical, fue contratada en el Ayuntamiento de Barcelona como “asesora de derechos humanos” y su asociación  recibió “a dedo” de Ada Colau 30.000€ de dinero público, homenajes y entrevistas.

Envalentonados por la inacción y hasta complacencia de los poderes públicos, sus acciones aumentan en peligrosidad y los autores se convierten en imágenes icónicas para la ultraizquierda. Conocemos a Bódalo cuyo “mérito” es haber arrastrado y zarandeado a una embarazada de siete meses porque se negó a cerrar su heladería en día de huelga decretado por el grupo de aquél; a Alfon, (Alfonso Fernández Ortega) cuya madre ha creado una asociación —“Madres contra la represión”- porque también asegura que Alfon está acusado falsamente por la policía”, aun cuando desde menor estuvo metido en juicios. Su última “acción” que le ha transformado en icono ha sido participar en un “rodea el Congreso” portando una bolsa de gran tamaño con un artefacto explosivo de fabricación casera, que contenía metralla y una mecha de fósforos.

Sin embargo, el mayor héroe, el campeón de todos estos individuos, es un radical antisistema, importado de Chile, en cuyo currículum figuran datos por el que los extremistas le elevan, protegen y glorifican. Se llama Rodrigo Andrés Lanza Huidobro y pertenece a uno de los 116 grupos identificados de extrema izquierda en España, de los que según el informe policial, 53 pertenecen a colectivos antifascistas, 19 son antimilitaristas, 20 antiglobalización y 24 okupas. Lanza participa en gran medida de los “ideales” de cada uno de los cuatro grupos, lo que le permite gozar del apoyo de todas las ramas podemitas y otros similares como la CUP, Arran, ANC, Omnium, etc. y lo que éstos representan. Lo cual, unido a la indulgencia de los poderes públicos en corregir sus actos, permite que la gravedad de éstos aumenten. Tuvimos noticia de este personaje con motivo de los sucesos en Barcelona 2006, cuando Lanza y un grupo de sus afines intentaron entrar por la fuerza en una fiesta en la casa okupa Palau Alòs, en el barrio del Born, en Barcelona. La Guardia Urbana se aprestó a desalojarla recibiendo por parte de los okupas una lluvia de objetos contundentes, entre ellos un ladrillo lanzado por Rodrigo Andrés que impactó en el agente de 33 años Juan José Salas dejándole tetrapléjico y sin voz; es decir, un hombre en lo mejor de la vida y con cuatro hijos vive atado a una silla de ruedas y depende de terceros para poder moverse, por culpa de Lanza y otros individuos que mientras eso ocurría gritaban: “Perro, cabrón, nos lo hemos cargado”.

La madre y una hermana de Lanza, ambas de la CUP, defendieron, como la mamá de Alfon, que su criatura era inocente, que todo fue un montaje, y llegaron a calificarlo como un caso de corrupción policial en un vídeo, “Ciutat Morta”, que fue premiado por el Ayuntamiento de Barcelona con 7.000 euros. La maquinaria de “agitación y propaganda” se puso en marcha en favor del okupa chileno: En Comú Podem exigió que se le pidiera perdón porque la justicia le condenó a cinco años de cárcel (de los que solo cumplió dos); la formación de Ada Colau y Xavier Domènech le defendió públicamente y, la ya alcaldesa de Barcelona, no dudó en defender al okupa antisistema a través de Twitter: “Los partidos que gobernaban en Barcelona en el 2006 deberían comparecer públicamente para pedir perdón a las víctimas”, es decir, al podemita, porque del pobre guardia al que dejó inútil para el resto de su vida, jamás se preocupó.

Llama la atención que por destrozar la vida de una familia, no solo la del agente agredido, fuera puesto en libertad tras haber cumplido en prisión solo dos años de los cinco de condena. ¿Cómo es posible que a aquellos españoles que llevados de la indignación por la situación en Cataluña penetraron en Blanquerna gritando:No nos engañan Cataluña es España” que solo causaron algún empujón que otro, se les pida 4 años de cárcel y al agresor de un hombre de 33 años que cumplía con su deber y al cual dejó parapléjico, salga a los dos años? Es la incongruencia de la justicia en España o quizás la explicación reside en la fuerza y vinculaciones del segundo apellido del individuo agresor?: Huidobro.

Rodrigo Andrés Lanza Huidobro, es nieto para más señas del almirante Sergio Huidobro, uno de los principales apoyos en la Armada del dictador Augusto Pinochet. Esto facilita que, aunque él y su madre, Mariana Huidobro, se manifiesten en contra de la ideología del padre y abuelo llevados del comunismo que dicen practicar, puedan utilizar contactos familiares para evitar o, al menos, suavizar la condena. Así, al parecer, recurrieron a antiguos lazos de amistad y afinidad entre miembros Huidobro y Michelle Bachelet, presidenta de Chile, si no masona, con vinculaciones familiares muy directas con la masonería chilena y como ella ha reconocido, con gran simpatía por la orden. Esta “simpatía” por la masonería junto a la que profesan todos esos organismos catalanes ya mencionados, movilizó “la cadena de unión” que tanto les caracteriza. La señora Bachelet se interesó por el caso e, incluso, contactó con un abogado en España, Gonzalo Boyé Tuset[8], también chileno de clase alta, para que se hiciera cargo de la causa. Una versión que naturalmente niega el equipo de Bachelet, pero que  explicaría esa mínima condena por un delito tan grave.

Los apoyos podemitas de los círculos de Podemos USAL y Podemos Educación de Salamanca que dominan en la célebre Universidad, le permitieron participar como ponente en esa Universidad[9], Facultad de Geografía e Historia en noviembre de 2009, en el seminario Procesos de fascistización y montajes policiales“- Curiosamente, Lanza recibió ese mismo día la notificación para entrar en prisión, pero en cuanto salió de la cárcel, protestó por haber estado encerrado injustamente; es decir, el juez que dictó sentencia, prevaricó por dictarla injustamente a sabiendas, puesto que estaba tan clara su inocencia. Y con la indolencia que caracteriza a quien corresponda, no se hizo nada en defensa de la aplicación de la ley en un estado de derecho. Bien es verdad que tampoco ha actuado contra su jefe o similar, Pablo Iglesias, cuando en 2013 durante una charla, que fue grabada, dijo a sus acólitos: “Fachas (para él todo aquel que ame a España, claro) Fachas no faltan, así que quizá cuando acabemos con esta charla, en lugar de mariconadas de teatro, nos vamos de cacería a Segovia a aplicar la justicia proletaria. Los que hablaban de castas en España, se han convertido por el derecho de fuerza y barbarie en una a la que le es permitido insultar, vejar, maltratar y asesinar impunemente?

Porque esa ha sido la última hazaña del nieto del almirante pinochetista. El vil asesinato de Víctor Laínez un español de Tarrasa, de 55 años, ex legionario, ex falangista de los 80 y en la actualidad, motero, que paseó con orgullo y sin problema, la bandera de España por los distintos sitios donde prestó servicio, con la excepción de su propia nación porque en España se ha convertido en una manifestación de alto riesgo llevar en unos tirantes la bandera que simboliza a España. Se puede salir con una de la II República, con la comunista de la hoz y el martillo, con la negra anarquista y con la de los grupos LGTBI, pero no se puede ir con una bandera nacional. Debemos ser la única nación del mundo en la que llevar con orgullo la bandera de tu país, puede costarte la vida. No digo ya si además llevas una medalla o un crucifijo: los anticlericales se te lanzan al cuello. ¿Andamos para atrás como los cangrejos y volvemos al 36? cuando regía aquello de:”o estás conmigo o estás contra mí” y a estos últimos se les encontraba asesinados por las cunetas? Entonces se asesinó mucho por odio a la fe, pero también por odio político, por odio a España.

Por ese odio, por llevar unos tirantes con los colores de la bandera, ha sido asesinado Laínez, vecino de Zaragoza; un hombre que amaba España y llevaba sus colores hasta su muerte, cuando a la salida de un bar cerca de su domicilio en el que acostumbraba a reunirse con unos amigos, fue atacado por la espalda con una barra de hierro en la nuca y una vez en el suelo, pateado hasta partirle el cráneo. Trasladado al hospital Miguel Servet, en una situación de muerte cerebral, falleció a los tres días de la agresión. ¿El motivo? La hispanofobia de unos indeseables.

De nuevo la izquierda se vuelca en el ensalzamiento de su “héroe”, no importa que esté claramente implicado en un asesinato. Évole y Rufián le aplaudieron públicamente: “mi admiración eterna”, dijeron, al tiempo que trataron de desprestigiar al muerto, (“era un puto nazi”) lo que recuerda la actitud mantenida por los etarras con sus víctimas. La mamá del agresor, visto el éxito del caso Salas en 2006, repite la actuación: “su niño es inocente y la justicia se equivoca”, pero, por suerte, ya está en prisión incondicional incomunicada.

Víctor Laínez,, una víctima más de la violencia de las izquierdas

Por presión de los vecinos de Zaragoza, se ha leído a la puerta del Ayuntamiento, ante la corporación y algunas de las principales instituciones aragonesas, una declaración institucional condenando el asesinato como un crimen generador de “odio, miedo e intransigencia”. Guardaron en memoria de Víctor Laínez el clásico minuto masónico de silencio, (porque rezar un padrenuestro puede molestar a los laicistas), al final del cual, como suele ser habitual, se aplaude a la memoria del difunto. Todos los presentes lo hicieron excepto el alcalde Santisteve[10] quien quizás por razones derivadas de su condición de podemita, que parece primar más que la de regidor de todos los zaragozanos, tenía que someterse a los diktats de su secta u orden para la cual todo lo español es atacable y más si lleva símbolos nacionales como era el caso del pobre Laínez. El diktat podemita alcanzó también a otros miembros, concejales del Ayuntamiento, Alberto Cubero, Pablo Híjar y Arantza Gracia que muy obedientes no fueron a presentar sus condolencias por el asesinato, su hispanofobia se lo impedía. 

Los poderes públicos y los grandes medios de comunicación han guardado un indignante silencio y no se han manifestado (solo tibiamente al principio) hasta que la noticia ha llegado a la opinión pública. Quizás sea debido por temor al movimiento antifascista que mantiene una estructura fuertemente financiada y dispone, por ello, de los mejores abogados. De modo que han decidido, después de cuatro décadas de violencia selectiva por parte de los antifascistas, que lo más cómodo y mejor, es pasar de puntillas por la información, amedrentar a la gente para que tenga miedo a llevar emblemas nacionales y lo acepten sin protestar porque no quieren una reacción del pueblo español. No obstante, dos periódicos han levantado la voz. Al ABC le preocupa la  degradación democrática de la extrema izquierda que es tan notoria que afirma debe preocupar al Estado: “Quien da cobertura ideológica y social a un criminal no debe desentenderse de sus actos”,  y a La Razón que abunda en que no se puede permitir líderes que induzcan a cazar fachas ni a imponer lo que llaman “justicia proletaria”. Son las primeras voces que discretamente se levantan contra el acogimiento buenista y tolerante que los poderes públicos practican, dejando en indefensión a más de la mitad de la población; por ello nos surge una duda: además de las razones explicadas anteriormente, ¿tendrán otros motivos que les enlacen a esa “cadena de unión”?

Un método que utilizan para enmascarar la violencia de extrema izquierda es igualarla con los de la ultraderecha, sin tener en cuenta que como denuncia la propia policía, los radicales de izquierda han aumentado exponencialmente mientras que los grupos de la derecha tienen pocos miembros; por otra parte, si se estudian las estadísticas, al contrario que en las izquierdas, no aparecen asesinatos causados por las derechas. Víctor Pérez Velasco, escritor, autor de “Hispanofobia” y “Prendiendo la mecha” que ha estudiado el tema, afirma que apenas el 2% de las agresiones son cometidas por la derecha, mientras el 42% lo causan grupos de extrema izquierda, excluidos los crímenes de ETA. Confirma que los grupos de izquierda son revolucionarios y mesiánicos, en el sentido de que se creen firmemente que han venido a salvarnos, aunque para ello nos destruyan. Se ayudan del relativismo moral que practican encaminado a un adoctrinamiento excluyente. Comunismo puro.

Esta es una situación peligrosa que puede acabar muy mal. Un comentario en una página web decía: “Matar a una persona por llevar los colores de su país. Matar a una persona. Matar. No hay justificación posible. El proceso de batasunización de sectores de ultraizquierda es sumamente peligroso. Pero han ido a matar un legionario. Veremos lo que pasa”. Pues lo que pasa es lo que ya advierten algunos periódicos: Zaragoza podría vivir unos días de enfrentamientos entre amigos de Víctor Laínez (moteros, falangistas o legionarios), y el movimiento okupa y antisistema.

Nosotros encomendamos a Víctor Laínez a la Virgen del Pilar para que acoja,”junto a sus compañeros que hacen guardia sobre los luceros” a este “hombre a quien la suerte hirió con zarpa de fiera; un novio de la muerte que va a unirse en lazo fuerte con tal leal compañera.”

Y como también creemos lo que Cristo nos dijo de que “la muerte no es el final del camino, que aunque morimos no somos carne de un ciego destino”, “cuando la pena nos alcanza por un hermano perdido, cuando el adiós dolorido busca en la Fe su esperanza, en Tu palabra confiamos con la certeza que Tú ya le has devuelto a la vida, ya le has llevado a la luz”.


IN MEMORIAM DEL CABALLERO LEGIONARIO VÍCTOR LAÍNEZ: ¡HONOR Y GLORIA!

¡¡ANTE   DIOS   NUNCA   SERÁS   HÉROE   ANÓNIMO!!


[1] César Vidal:”La verdad sobre el asesinato de Calvo Sotelo” en Es Radio 23-02-2010

[2]http://www.laopiniondemalaga.es/sociedad/2013/05/07/un-libro-reivindica-la-masoneria-como-impulsora-del-feminismo/586160.html

[3] Antonio Fernández: “La ANC esconde su sección de Defensa, que ya diseña los Ejércitos catalanes”  El Confidencial, 05.01.2015

[4] (fuente El País), https://eladiofernandez.wordpress.com/2017/07/31/la-masoneria-catalana-activara-el-terrorismo-al-fracasar-las-votaciones/

[5] Jaume Salinas, coordinador de Ágora Masónica y que ha sido uno de sus impulsores, explicó a Nació Digital que “el resultado final del proceso es responsabilidad de la clase política, pero los masones, como miembros de la sociedad, también queremos incidir en este debate como ciudadanos desde nuestros valores de tolerancia y fraternidad”. Salinas recuerda el papel determinante de la masonería en muchos de los procesos de emancipación nacional, especialmente los vividos en América Latina. Barcelona (INCAT-Nació Digital, por Pep Martí) 10-abril-2016

[6] http://www.alertadigital.com/2017/09/28/george-soros-financia-el-independentismo-catalan/

[7] Después de que el Parlament declarara la independencia unilateral de Cataluña, la Gran Logia de España, que agrupa a las logias masónica españolas y que tiene su sede en Barcelona, ha expresado hoy su “acatamiento y obediencia” al jefe del Estado y al orden constitucional y ha emplazado a aquellos que “quieren modificar el marco de convivencia” que lo hagan “por los cauces previstos en la Constitución Española“. Por eso proponen que “si una parte relevante de la sociedad desea, legítimamente, modificar aquel marco de convivencia, los cauces para su reforma están previstos en la Constitución Española“. Podríamos decir que está dentro de su estilo; “tirar la piedra y esconder la mano”.

[8] Gonzalo Boye ( Viña del Mar, 1965) es un empresario, abogado y antiguo miembro o simpatizante del MIR, condenado por la Audiencia Nacional española a una pena de catorce años de prisión por prestar ayuda logística a la organización terrorista ETA que secuestró al industrial Emiliano Revilla y a Diego Prado y Colón de Carvajal. En la cárcel, se matriculó en la UNED, completando la licenciatura de Derecho. En 2002, seis años después de ingresar en prisión fue puesto en libertad. Como no le permitieron colegiarse en el Colegio de Abogados de Madrid, lo hizo en el de Pamplona. (¿tendría algo que ver su amistad con el mundo etarra?).

Trató de denunciar a altos funcionarios de la administración Bush por supuestos crímenes de guerra perpetrados contra ciudadanos españoles y residentes en España, supuestamente detenidos de manera extrajudicial. Por su participación en este caso fue entrevistado en el documental The Guantánamo Trap en el que discute la legalidad y legitimidad de la administración norteamericana en sus actuaciones en el campo de detención de Guantánamo, y la justicia de su propia condena. En 2007 ejerció la acusación particular en el caso del 11-M, defendiendo a una viuda chilena que perdió a su esposo en el atentado.

En 2009 como abogado del Centro Palestino de los Derechos Humanos, presentó una querella contra el ministro israelí de Defensa, querella admitida a trámite por la Audiencia Nacional y desestimada y archivada definitivamente unos meses más tarde.  Actualmente edita la revista Mongolia.

[9] Luis Enrique Rodríguez-San Pedro Bezares:” LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA: EVOLUCIÓN Y DECLIVE DE UN MODELO CLÁSICO” en STUDIA HISTÓRICA. HISTORIA MODERNA, IX (1991)…: “lo único esencial, lo único vertebral y permanente sea la continuidad en la referencia simbólica, lo. fascinación de su nombre: ¡Salamanca!”

[10] Santisteve, es el señor alcalde que respeta tampoco la bandera de España que el 24 de septiembre de 2017, ordenó retirarla junto a la de Aragón del Pabellón S XXI porque iba a tener un acto a favor del referéndum. Para él prima el separatismo

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada