Hay una cripta en Bilbao

Publicado en el Boletín El Babazorro nº 148

Hay una cripta en Bilbao

Mejor dicho está en Derio, en la entrada misma del cementerio municipal bilbaíno, normalmente cerrada al público, sin ninguna seña de identificación sobre su contenido y bastante abandonada en su conservación. La inscripción del dintel es particularmente sosa y anodina, por lo menos a primera lectura: “Bilbaínos / silencio y oración / honran el ejemplo / ayudan a la imitación”. Hay en ella 340 nichos, aunque solo están repletos 321.

Gran número los ocupan los restos de 154 de las víctimas de los salvajes asaltos a las cárceles de Begoña del 4 de enero de 1937, perpetrados por unas masas sedientas de venganza (“inmigrantes no vascos”, se solía decir por los abertzales) y por el batallón de milicianos socialistas n° 7 de la UGT (el batallón “Asturias”) enviado allí para proteger a los encarcelados, pero que se sumó con entusiasmo a la matanza y al pillajes. Más de 225 personas, desde niños a ancianos, desde campesinos a financieros, desde tradicionalistas a monárquicos, encarcelados solo por sus ideas o su clase social, murieron en la mayor matanza humana que en su larga historia ha registrado la villa. Muchos eran bilbaínos, pero también fueron allí asesinados muchos guipuzcoanos trasladados por el buque-prisión Bizkargi Mendi. Y alaveses de Amurrio, Llodio y Baranbio recluidos por su ideario político. El lehendakari Aguirre, pidió perdón en 1956 por esa matanza de la que el Gobierno Vasco fue culpable -dijo- “por imprevisión y por inacción”. Otros nunca se han sentido concernidos por la actuación de sus militantes. Una calle de Bilbao llevó hasta 1980 el apelativo de “4 de enero” para recordar el significado de es fecha. Luego ya, hoy, es la calle “Sorkunde”.

Otra parte. 96 nichos, están ocupados por los restos de los masacrados en los barcos prisión “Cabo Quilates” y “Altana Mendi” desde agosto a octubre de 1936. asesinados bien por sus carceleros caprichosos de forma selectiva, bien en masa por las partidas de ciudadanos o milicianos sedientos de venganza tras un bombardeo. El obispo de Dax (Francia) monseñor Mathieu. que visitó los barcos, lo describió con concisión terrible: “en los pudrideros de la ría de Bilbao, 3.000 rehenes esperan su libertad o la muerte”. Para más del décimo, fue la muerte.

También están los restos de 56 personas asesinadas, pascadas, ejecutadas o simplemente victimas de la represión republicana sobre aquella parte de la población sospechosa por sus ideas, su pasado o simplemente su fortuna. No están en cambio los 22 vecinos carlistas de Durango sacados de las cárceles el 25 de septiembre de 1936 por los milicianos del batallón “Rusia” de las Juventudes Socialistas y fusilados en el cementerio sin juicio en represalia por el bombardeo de aquel día. El lehendakari Urkullu declaraba hace un año que los asesinados de las cárceles eran también víctimas injustas y, también, que tenían derecho a la memoria en una sociedad que se dice democrática. Esa memoria que les fue negada en la transición de los setenta y ochenta porque, con mezquino argumento, se dijo por los políticos de la mayoría que “esos muertos ya habían gozado de cuarenta años de conmemoración por el régimen franquista, ahora era el turno de los otros”. Lamentable, pero cierto, en 1980 había muertos del lado bueno y otros del lado equivocado. Sucede, sin embargo, que, incluso aceptando la mezquindad, de nuevo han pasado otros cuarenta años, se ha cumplido el plazo de ocultación y destierro, de nuevo están ahí en esa cripta vergonzante reclamando que se ponga nombre y contexto a su masacre. Por lo menos, el mismo nombre y relalo de injusticia que se pone por doquier a los del otro bando por “una memoria caprichosa, victimista, interesada, autocomplaciente y muy arrimada a lo políticamente correcto”, escribió Carmelo Landa Montenegro hace años.

La nota más característica (y también más exigente) de una memoria democrática es la de su pluralismo inclusivo dado que se reclama como la memoria no sectaria. Hubo muertos inocentes en ambos bandos. Lo cual es lógico que sucediera porque el País Vasco no fue invadido por una raza de extraterrestres. sin que resultó escindido en una Guerra Civil; gran parte de la sociedad simpatizaba con los rebelados, guste o no reconocerlo a la memoria actual, y fue masacrada por el simple hecho de poseer esas simpatías o porque se sospechaba que las tenía.

Hora es de que el Ayuntamiento de la Villa olvide todo partidismo sectario y convierta en un “lugar de memoria” la cripta de Derio, la adecente, la enmarque en un relato de su significado, y la ennoblezca con el recuerdo desde la distancia de lo que tue horrible y seguirá siéndolo siempre. La historia de la villa debe tener también su hito para la vergüenza por lo que pasó aquel día en las otras cárceles: la de Larrinaga. los Ángeles Custodios, Casa Galera y el Carmelo. No eran extraterrestres. eran personas

J.R. Ruiz Soroa(El Correo 4-1-2018)

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada