Cultura

Las pruebas de aguafuerte del carlismo de Valle-Inclán

El marqués de Bradomín, en Luces de bohemia, le dice a Rubén Darío que las obras poéticas deberían publicarse “con todo su proceso” de creación. “Tendrían entonces un valor como las pruebas de aguafuerte”, recoge el texto de Ramón del Valle-Inclán. El legado ingente del escritor no deja de ofrecer “pruebas de aguafuerte” que suman contenido a su riquísimo universo. La Asociación de Amigos de Valle-Inclán acaba de lanzar un volumen con manuscritos inéditos de la novela Una tertulia de antaño. Este texto muestra algunas claves para entender el proyecto literario carlista que el autor emprendió, pero nunca concluyó. La edición, que corre a cargo de Joaquín Valle-Inclán Alsina, nieto del autor, es la primera entrega de una serie que nace bajo el nombre de Papeles inéditos. Su objetivo es difundir manuscritos que hasta ahora solo habían sido accesibles para la familia y la cátedra del autor, adscrita a la Universidad de Santiago de Compostela.

Una tertulia de antaño se publicó originalmente en abril de 1909, como parte de la colección de novelas populares El cuento semanal. Aunque ya se había dado a conocer la existencia de este manuscrito e incluso existen trabajos académicos al respecto, el volumen que ahora se edita muestra por primera vez las cuartillas autógrafas de Valle-Inclán, lo que permite cotejar las variaciones con la versión publicada. Además, a través de las correcciones manuscritas puede verse el proceso de transformación de significado del texto, con variaciones que atañen a su estructura y al tiempo interno, entre otros aspectos. Las reproducciones se presentan junto a una transcripción diplomática y se incluye otra acomodada a una lectura más literaria. También se adjuntan dos textos aparecidos en prensa, en El correo español y Tierra hidalga.

 

“Realmente no es un manuscrito importante en la obra conjunta de Valle Inclán, pero sí es relevante para entender su proyecto de ‘La guerra carlista”, señala Valle-Inclán Alsina. En su empeño por redactar una gran obra que describiese el enfrentamiento entre los tradicionalistas y los liberales, el autor gallego anunció la creación de una serie de novelas. Este proyecto fue mutando en el tiempo y lo que hoy se conoce son tres volúmenes: Los cruzados de la causa (1908), El resplandor de la hoguera (1909) y Gerifaltes de antaño (1909). A esto hay que sumarle el fragmento de La corte de Estella (1910), supuesto adelanto de una cuarta novela nonata. En medio de este brote de creación exacerbada, Valle-Inclán publica Una tertulia de antaño, que pudo haber sido concebida como parte de la segunda novela del ciclo pues en 1909 se da a conocer en prensa un fragmento correspondiente a un capítulo de esta obra pero bajo el título de El resplandor de la hoguera.

Temas

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

Tradición Viva

Tradición Viva

El digital de la Mayoría Social. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook