Opinion

Marine Le Pen: discrepamos, pero te apoyamos

Tradicion Viva coincide solo en parte con el programa social de la Agrupación Nacional de Marine Le Pen: como ella rechazamos las oligarquías  de la Unión Europea; como ella rechazamos la ideología de género; como ella estimamos un peligro la invasión islámica de Europa; y como ella entendemos necesario la defensa de nuestra identidad nacional y europea, que no puede realizarse al margen de nuestra tradición cristiana. Sin embargo, nos separa una distancia abismal en cuanto a la concreción social y política de muchos de estos postulados; en cuanto al resto de sus reivindicaciones; y en cuanto a los métodos de acción política y estrategia.

Ahora bien, nuestras discrepancias no impiden que manifestamos nuestro apoyo a su líder, Marine Le Pen, por la persecución innoble de la que está siendo víctima por haber tenido el valor de enfrentarse a lo «políticamente correcto». Y es que el Tribunal de Nanterre ha ordenado su examen psiquiátrico al más puro estilo soviético.

Los hechos que originan esta orden judicial se remontan a diciembre de 2015, cuando el periodista Jean-Jacques Bourdin, denunció la existencia de un paralelismo entre el Estado Islámico y el Frente Nacional francés. En contestación a esta acusación Marine Le Pen compartió en su cuenta de Twitter imágenes que mostraban a un soldado sirio apisonado vivo por un tanque, un piloto jordano quemado vivo en una jaula y la foto del periodista James Foley, decapitado por el Estado Islámico; y todo ello para demostrar que era imposible establecer paralelismo ninguno.

Sin embargo la difusión de estas fotos sirvió de disculpa para que el Ministerio de Interior francés realizara un informe y a continuación la Fiscalía de Nanterre (localidad cercana a París) iniciara la investigación que ha llevado al proceso penal en el que se ha acordado la remisión de la Sra. Le Pen al psiquiatra para que realice un informe sobre su salud mental.

Desde Tradición Viva estimamos necesario llamar la atención sobre la nueva vía abierta por los Tribunales franceses para perseguir a los «disidentes del sistema de falsa democracia» que vive Europa. Y es que catalogar de enfermos mentales a aquellos que se muestran discrepantes fue la gran arma política de los dictadores soviéticos, que no dudaron en instrumentalizar la ciencia para acallar a las voces críticas. El axioma del que parte esta forma de represión es aún más peligroso: nuestro sistema es el único sistema compatible con la razón, por lo que solo pueden oponerse al mismo los que por alguna enfermedad mental se ven privados por la razón.

Lo más triste de este nuevo peregrinaje represivo de los sistemas políticos europeos, es que, efectivamente, encontrarán psiquiatras y psicólogos que no dudarán en sacrificar la ciencia para acoger estos posicionamientos ideológicos. De ello tenemos tristes experiencia en España, en donde muchos equipos psicosociales elaboran, en temas de familia, informes fundados en la ideológica de género, y no en criterios, no ya científicos, sino siquiera razonables.

Es curioso, además, que en el mundo occidental se hayan extendido desvaríos morales (y en algún caso clínicos) como el despedazamiento de niños en el vientre de sus madres, o los dogmas de género contrarios a toda evidencia científica, y sin embargo la mayor parte de las sociedades científicas y médicas guarden silencio por temor a las represalias.

Entendemos por ello que Europa debe despertar, y que los cuerpos intermedios que aún sobreviven (colegios profesionales, academias científicas y médicas, etc.) deben mostrar públicamente su rechazo a que la ciencia sea instrumentalizada por la política para convertirla en verdugo de los disidentes. Si la cobardía silencia a algunos al menos deberían tener la honradez de abandonar los puestos de relevancia y dejarlos a los profesionales que aún no han perdido el valor de denunciar la nueva tiranía.

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

Tradición Viva

Tradición Viva

El digital de la Mayoría Social. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook