Opinion

Derecho a decidir ¿sobre todo?

Editorial de Ahora Información nº 151 de febrero-marzo 2018


El derecho a decidir es mentira. Siempre mentira. La misma mentira que pregonaban los revolucionarios cuando guillotinaron a Luis XVI porque habían decidido ser una república. La misma que alentó la destrucción del imperio español, porque los criollos habían deci­dido obedecer a otros jefes. La misma mentira que trajo a las Españas las “guerras de religión” en el siglo XIX por­que los masones habían decidi­do construir entre nosotros un mundo sin Dios. Exactamente la misma que en boca de los ideólogos marxistas afirma­ba que el pueblo -mentira- había decidi­do traspasar el poder de los caciques al comité central del Partido Comunista en los años 30. Es la misma mentira que nos trajo el divorcio destructor de la fa­milia en la Transición, porque ¿cómo va uno a oponerse -decían los progres- al derecho de los individuos a deci­dir romper un juramento por más que sea un juramento sagrado?. Y es la mis­ma mentira que hace a los pro-muerte autodenominarse “pro-elección”. Por­que dicen que las madres (que son eso: madres), tienen derecho a decidir. (O sea, a decidir si van a dar a luz un hijo vivo o un hijo muerto).

En toda esta historia de mentiras constantes, de caprichos o injusticias cobardes escondidas detrás de la noble palabra “libertad”, nos encontramos ahora con el derecho a decidir de los envalentonados separatistas catalanes. Porque dicen, y no les falta lógica revolucionaria, que no han de ser ellos los únicos que se queden sin explotar has­ta la náusea este famoso y manido de­recho a decidir.

Pues bien, frente a este falso dere­cho se levanta la verdadera obligación, el deber de las personas, las familias y las comunidades humanas de toda cla­se a permanecer fieles a la autoridad legítima; a la unidad que se ha construi­do con sangre, sudor y lágrimas; a la religión verdadera que alimentó a nues­tros padres; a la voluntad verdadera del pueblo; a la bondad de las familias estables; al valor sagrado de la vida hu­mana no nacida; a la hermandad funda­mental que une a todas las regiones es­pañolas.

La teoría del derecho a decidir, en realidad, sirve para simplificar las co­sas. Porque sitúa a un lado a los parti­darios del liberalismo disolvente, esa ideología que todo lo fundamenta en la pura voluntad desatada que sólo se ejercita desobedeciendo, rompiendo, apostatando, divorciando, abortando y separando. Al otro lado permanecemos quienes no necesitamos de la mentira del derecho a decidir. Porque ya hemos decidido que somos antiliberales. Y porque sabemos que la libertad no es una diosa sino un medio. Y porque sin tanta alharaca tenemos ya muy claro qué es lo que hemos decidido: obede­cer, unir, creer, casar, respetar y her­manar.


Más información para suscribirse a la revista Ahora Información, pulse aquí.

 

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

Tradición Viva

Tradición Viva

El digital de la Mayoría Social. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook