Carlismo Historia

Origen del carlismo (I)

Es tema no pacífico y generador de polémicas y debates entre escuelas históricas y ello según cada  cual se posicione, bien su tendencia sea liberal, carlista, ecléctica, etc..

Lo indudable es  que el viejo Partido Carlista es uno de los más antiguos, si no el que más, de entre todos los partidos políticos españoles.

Incluso se habla de un precarlismo, que se sitúa en los movimientos realistas posteriores a la Guerra de la Independencia, 1808.

A largo de esta colaboración nos remitiremos a la opinión de personajes ajenos al movimiento carlista, pero que supieron captar sutilmente lo que éste significó.

El origen del Carlismo suele fijarse quizás, equivocadamente, como la evolución posterior ha demostrado  en un pleito dinástico. Cierta es la existencia del pleito y cierto es que los carlistas, pese a algunas defecciones, jamás han reconocido a la rama dinástica liberal y aún en la actualidad no dan por zanjada  la cuestión dinástica.

Al fallecer el 29-09-1833  Fernando VII sin descendiente varón, hizo proclama de sus derechos al Trono el hermano de aquel,  D. Carlos María Isidro  -Carlos V- y en defensa de estos derechos alzó su voz en Talavera de la Reina el administrador de  correos D. Carlos María González.

Pero el Carlismo no era puro movimiento dinástico. Su germen contenía mucho más que la reivindicación de la Corona Española al decir del historiador Josep Carles Clemente, pues en la  España de aquella época “existía una grave divergencia política” y el carlismo entendiendo los anhelos de gran parte de la población“ constituyó en sus inicios un movimiento popular y antioligárquico, vertebrado por el resurgir  del sentimiento comunitario de la democracia regional, tan vigente en las Españas de los siglos XV y XVI, y que el centralismo había ido ahogando en los siglos siguientes.”

Sobre el sentido del Carlismo se pronunció también  Carlos Marx manifestando que: “El carlismo no es un puro movimiento dinástico y regresivo, como se empeñaron en decir y mentir los bien pagados historiadores liberales. Es un movimiento libre y popular en defensa de tradiciones mucho más liberales y regionalistas que el absorvente liberalismo oficial, plagado de papanatas que copiaban a la Revolución Francesa. Los carlistas defendían las mejores tradiciones jurídicas españolas, las de los Fueros y las Cortes Legítimas que pisotearon el absolutismo monárquico y el absolutismo centralista del estado liberal.”

También el viejo rector de la Universidad de Salamanca D. Miguel de Unamuno en su obra “Paz en la Guerra”, entendía que los tres  levantamientos  carlistas en el siglo XIX tenían su razón de ser en “la querella entre la villa y el monte, la lucha entre el labrador y el mercader. Nació contra la gavilla de cínicos e infames especuladores,  mercaderes impúdicos, tiranuelos del lugar polizontes vendidos que, como sapos,  se hincaban en  la inmunda laguna de la expropiación de los bienes de la Iglesia, contra los mismos que les prestaban  dinero al 30%, los  que les dejaron sin montes, sin dehesas, sin hornos y hasta sin fraguas; los que se hicieron ricos y burócratas”

Por el Carlismo han hablado a lo largo de este escrito personajes cuya huella en la historia, maestra de la vida, es honda y sus creencias lejanas en gran parte a los postulados carlistas, postulados que siguen proclamando a Dios, Patria, Fueros y Rey Legítimo.

José Romero Moros, Secretario del Círculo Cultural San Miguel. | Publicado en Reino de Valencia nº 112-113 

Temas

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook