Religion

Misión en Turquía entre los refugiados iraquíes para descubrir el Evangelio

El padre Jihad Youssef
“Para mí fue un viaje para descubrir el Evangelio. Me sentí extranjero por el idioma y el contexto social diferente. En Siria somos aceptados como cristianos, mientras que en Capadocia los bautizados sufren por el la ignorancia y, a veces, el desprecio. Las personas son pobres pero no se avergüenzan de dar lo que tienen”

Cuando la Iglesia se gasta por otros, florece; cuando se cierra, se seca. Solo cuando la Iglesia sale fuera, vive. Así nos lo enseñan las palabras del Papa”. El hermano Jihad Youssef, monje de Deir Mar Musa, la comunidad monástica fundada en Siria por el jesuita padre Paolo Dall’Oglio, -secuestrado en 2013 en Raqqa-, explica a la agencia Fides lo que ha sucecido a cientos de familias cristianas iraquíes que han huido a Turquía. “Mi aventura fue más una formación que una misión. He recibido cien veces más de lo que he dado en mi pequeñez”, asegura. El hermano Jihad pasó dos períodos, en 2016 y 2017, con refugiados iraquíes, ofreciéndoles asistencia espiritual y pastoral. “La Iglesia iraquí ha sufrido una hemorragia y está en un estado perpetuo de temor. Muchos fieles han huido y desean llegar a Europa o América del Norte, pero a menudo se quedan atrapados en Turquía, esperando un visado con la esperanza de reconstruir sus vidas en un nuevo país”. Junto a los cristianos, también hay miles de musulmanes sunitas que se sienten oprimidos por la mayoría chiíta. Actualmente hay 145.000 iraquíes viviendo en Turquía.
Con respecto a la experiencia en Turquía, el hermano Youssef explica: “Para mí fue un viaje para descubrir el Evangelio. Me sentí extranjero por el idioma y el contexto social diferente. En Siria somos aceptados como cristianos, mientras que en Capadocia los bautizados sufren por el la ignorancia y, a veces, el desprecio. Las personas son pobres pero no se avergüenzan de dar lo que tienen”
El hermano Jihad fue recibido por familias católicas y ortodoxas a los que ofreció su amistad incluso antes de la asistencia espiritual: “Las familias me recibieron con gran calidez. No les pregunté si eran católicos u ortodoxos. Solo recé con ellos. Esto me ha permitido experimentar, entre otras cosas, la unidad de la Iglesia como nunca en otras ocasiones”, dice.
El hermano Jihad relata toda su experiencia en Irak en un libro recientemente publicado en Italia por ediciones Ancora, titulado “Tenemos hambre y nostalgia de la Eucaristía. Diario de viaje entre los refugiados cristianos de Irak”.

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook