Historia

El Tercio Viejo de Zamora y la Inmaculada

 “No era posible sino que Dios era español pues había usado con ellos tan gran milagro” y que “nadie en el mundo sino Él por su divina misericordia fuera bastante a librarles del peligro y de sus manos".

«Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos».

(Francisco Arias de Bobadilla, IV Conde de Puñonrostro)


Los sucesos que se relatan ocurrieron en Flandes en 1585. Las tropas del rey no sólo combatían para defender el patrimonio de Felipe II, que había heredado Flandes de su padre el emperador Carlos V, sino sobre todo para frenar la herejía calvinista que habían abrazado los rebeldes.

En julio el gobernador Alejandro Farnesio, acaba de concluir con éxito la toma de Amberes, la ciudad más importante de la Unión de Utrecht, la alianza de las provincias rebeldes. Ante su avance que parecía imparable, las ciudades católicas de las provincias septentrionales de Zelanda y Holanda pidieron su ayuda para separarse de la Unión. En otoño, el gobernador envió tres tercios[1] al mando del sajón Pedro Ernesto, conde de Mansfeld, el de don Francisco Arias de Bobadilla, el de Mondragón y el de Iñiguez, sumando un total de entre 4000 y 5000 hombres (el grueso de la infantería española en Flandes), más una compañía de arcabuceros a caballo y 6 piezas de artillería. Cinco mil españoles que, en frase del almirante francés Bonnivet, parecían “cinco mil hombres de armas, y cinco mil caballos ligeros, y cinco mil infantes, y cinco mil gastadores, y cinco mil diablos». Este tercio había sido creado cinco años antes con soldados reclutados para este Tercio que contaban más de 20 de experiencia, la mayoría procedentes de Zamora y provincia. De ahí su nombre: Viejo (por la antigüedad) y de Zamora (por la procedencia).

Bobadilla contaba muchos años de experiencia, durante los cuales mantuvo un valioso comportamiento en las tierras de Flandes, donde se midió en varias ocasiones en diferentes combates como el de Quiévrain en 1572 o en el socorro a Midelburg en el que a duras penas logró salvar su vida. Mansfeld se estableció en Bolduque, la capital del Brabante septentrional, mientras enviaba el lunes 2 de diciembre al Tercio Viejo de Zamora o de Bobadilla a tomar el llamado Bommelerwaard (al norte de is-Hertogenbosch), un terreno de 25 km de este a oeste y 9 km de norte a sur delimitado por el ri­o Mosa, Waal y canales afluentes. Pese a lo rico de la tierra, el invierno golpeaba fuerte y los campesinos habí­an guardado su ganado. Para empeorar la situación de hambruna y desabastecimiento del tercio, una poderosa flota rebelde holandesa de 100 bloquea a los españoles por las vías fluviales. La isla, que contaba tres plazas fuertes enemigas, fue tomada sin problemas, pero los españoles tendrían después que superar grandes dificultades.

El conde de Holac al mando de las defensas calvinistas  reunió 100 barcos de quilla plana, embarcó en ellos su infantería, y con gran presteza rompió la mayoría de los diques que contenían al río Mosa el día 2 de diciembre. La isla de Bommel se vio rápidamente inundada, y las tropas católicas debieron de buscar refugio en las escasas zonas elevadas, donde la flota rebelde les disparó a placer con sus cañones y mosquetes. La vanguardia al mando de Pazos trató de forzar el paso del río para escapar de aquella trampa acuática, pero hubo de retirarse por el acoso de las naves de Holac, acuartelándose en el punto más cercano a la orilla meridional, en torno a un pequeño castillo junto a la iglesia de Empel.

Don Franciso Arias de Bobadilla ordenó fortificar esa única vía de escape, y los tres tercios se atrincheraron para pasar la noche del 3 de diciembre en ese punto. Fueron enviados emisarios a Bolduque, a 6 leguas al sur, para que las piezas de artillería allí basadas dispararan sobre los sitiadores, y para que Mansfeld, que se hallaba en viaje de inspección, regresara apresuradamente a preparar una acción de rescate. Mientras esperaban la expedición de socorro, Bobadilla creyó posible escapar vadeando el canal cerca de Empel, pues el calado era tan escaso en aquel lugar que los barcos holandeses no se atrevían a cruzarlo, pero el emisario enviado a Mansfeld para concertar ese nuevo plan, fue capturado, dando al traste con la estratagema. Finalmente, el 5 de diciembre, Mansfeld tenía preparada la flota de apoyo, con 52 naves. Las baterías que cubrirían la acción desde el lado de Bolduque se vieron apoyadas por dos piezas instaladas por Bobadilla en un islote cercano. Asimismo, 9 barcazas con 30 hombres cada una, saldrían de Bommel para reforzar al socorro. Los designados, confesaron y comulgaron como siempre que han de pelear, lo que acostumbra la nación española», según refiere la crónica contemporánea[2].

Pero todo fue inútil: Holac había previsto el movimiento, tomando y fortificado varias pequeñas isletas en medio del río para la mañana del 6 de diciembre. Pese a los esfuerzos de las tropas de Mansfeld, unidas al tercio de Juan del Águila, las defensas holandesas resistieron y fueron concluidas con celeridad. Finalmente, un ataque sorpresa sobre la flota de rescate logró incendiar la mayoría de las naves. No habría socorro, y los sitiados veíanse en muy gran turbación y trabajo, y el menor que pasaban era el frío, hambre y desnudez, que tanto les apretaba por estar al rigor del tiempo sin ningún reparo donde poder cubrirse ni valer de noche y día, y sobre unos diques yermos y solos, donde iban perdiendo ya las esperanzas de ser socorridos«. Y es que el invierno de 1585 fue particularmente frío, y los soldados comenzaron a pasar hambre al terminarse los pertrechos de guerra y de boca, sometidos los tercios en aquella isla agostada por las bajas temperaturas.

Llega el sábado, 7 de diciembre de 1585. La desesperación era tal que Bobadilla pensó en embarcar a su gente en las escasas naves que le quedaban, cruzar el canal bajo el fuego de buques y fortines enemigos y desembarcar en cada isleta, tomándolas una a una. Era un suicidio, pero se habían terminado los víveres, y no había refugio, sólo barro y frío, de forma que Bobadilla mandó un nuevo mensaje a Mansfeld, diciéndole que había elegido un nuevo punto para el asalto, “ya que no veía otro remedio, y aún este incierto y casi imposible«. Los habitantes católicos de Bolduque, en cuanto supieron que los sitiados se disponían a atacar, se volcaron con ellos: intentaron cavar en las zonas anegadas para facilitar el paso, hubo procesiones pidiendo por los españoles, se sacó al Santísimo Sacramento a la orilla opuesta, con luces, para que los sitiados pudieran verlo y les sirviera de consuelo. Como dijo un español: “Parece cosa extraordinaria que en tierra de tantos herejes y donde tan mal quieren a los españoles hubiese flamencos tan piadosos que se azotasen por ellos y tan de veras procurasen el remedio, los cuales no cesaban en sus plegarias y procesiones». Para colmo, un intento de Mansfeld de bajar el nivel del agua rompiendo unos diques en la orilla opuesta sólo sirvió para aumentar la inundación, poniendo a los españoles en situación crítica. Viendo Bobadilla el apuro, exhortó a sus capitanes “a rezar para que Dios los librase del espantoso peligro en que estaban».

Ocurrió entonces lo que a continuación transcribimos en relato contemporáneo: “En esto, estando un devoto soldado español haciendo un hoyo en el dique para guardarse debajo de la tierra del mucho aire que hacía junto a su tienda y cerca de la iglesia de Empel, a las primeras azadonadas que comenzó a dar para cavar la tierra saltó una imagen de la limpísima y pura Concepción de Nuestra Señora, pintada en una tabla, tan vivos y limpios los colores como si se hubiera acabado de hacer. Como si se hubiera descubierto un tesoro acuden de las tiendas cercanas. Vuela allá el mismo Maestre de Campo, Bobadilla (…) Llévanla pues como en procesión al templo entre las banderas, la adoran pecho por tierra todos, y ruegan a la Madre de los ejércitos que pues es la que solo podía hacerlo, quiera librar a sus soldados de aquella asechanza de elementos y enemigos; que tenían por prenda de su libertad cercana su imagen entregada piadosamente cuando menos imaginaban y mas necesidad tenían, que prosiguiese y llevase a cabo su beneficio”. Los soldados se animaron sobremanera, y Bobadilla se dirigió a sus hombres de nuevo, diciéndoles que al día siguiente atacarían, y morirían o vencerían. Algunos de sus capitanes dijeron que era mejor suicidarse que darle a los holandeses la satisfacción de la victoria, pero Bobadilla arengó a sus hombres: “¡Soldados! El hambre y el frío nos llevan a la derrota; el milagroso hallazgo viene a salvarnos. Nosotros velaremos por España. ¿Queréis que se quemen las banderas, se inutilice la artillería y abordemos de noche las galeras, prometiendo a la Virgen ganarlas o perder todos, todos, sin quedar uno, la vida?…” La respuesta fue unánime: “¡Sí, sí; queremos!”.

Inmaculada Concepción, por Luis Paret Alcazar (1746-1799)

Holac estaba tan seguro de su victoria, que ya andaba buscando alojamiento para tanto prisionero como haría. Apenas terminada la reunión, llegó al campamento español un emisario rebelde, ofreciendo la rendición a cambio de salvar sus vidas. La respuesta de Bobadilla fue clara: “Los españoles prefieren la muerte a la deshonra”. La noche del 7 al 8 de diciembre comenzó a soplar un gélido viento, la temperatura bajó de forma anormal, y los canales del río Mosa se helaron, hecho que no ocurría nunca antes de mediados de enero. Bobadilla comentó que esa noche hizo “el frío más extraordinario que jamás se vio». En medio de la oscuridad, los españoles montaron en sus barcas y se lanzaron en silencio al asalto de una de las isletas ocupadas, pero la explosión de un recipiente de pólvora alertó a los holandeses que huyeron a refugiarse en sus barcos. Ante el riesgo del ataque enemigo y de quedar sus buques inmovilizados y atrapados por el hielo, que se estaba formando rápidamente, Holac ordenó retirarse de la zona entre Empel y Bolduque, y volver al cauce del Mosa. Ahora, las tropas de Bommel y las de Bolduque atacaron de consuno a la flota en fuga, causándoles más de 300 bajas. Cruzando a pie enjuto sobre el hielo, los tercios de Bobadilla asaltaron los fuertes de las islas del río, venciendo y poniendo en fuga a sus defensores. Los españoles lograron llegar a Bolduque, salvándose la mayoría, aunque no pocos sufrieron amputaciones por culpa de la congelación. Se contó entre el botín de guerra diez navíos de bastimentos de boca y armas, toda la artillería y munición enemiga y 2.000 prisioneros. Justo en ese momento, se cubrió el cielo, comenzó a llover y a deshelarse las aguas. Era el día 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción de María.

El portento meteorológico que aconteció el 8 de diciembre de 1585 en la isla de Bommel ha sido objeto de investigación por historiadores y meteorólogos holandeses por anómalo. En los años 90 el Instituto de meteorología holandés hizo un estudio del fenómeno y concluyó que la concatenación de circunstancias que produjeron que el agua alrededor de la isla de Bommel se helase en una sola noche fue un fenómeno por completo inusual y nunca visto en esas tierras.

La imagen hallada (probablemente enterrada unos años antes, durante la persecución iconoclasta de los calvinistas de 1566) fue depositada en Bolduque y se le tributó una solemne acción de gracias. Los españoles no lo olvidaron, ya que poco después se formó una cofradía, llamada “Soldados de la Virgen Concebida sin mancha”, siendo Bobadilla el primer cofrade y figurando en ella todos los alistados en los Tercios de Flandes e Italia. Hasta entonces cada unidad tenía por costumbre elegir su patrón o patrona, siendo en muchas ocasiones la elegida nuestra Señora del Rosario. La mayoría cambió su advocación, eligiendo como santa patrona a la Inmaculada Concepción que  fue nombrada patrona de la Infantería española en 1892.

Los católicos holandeses calificaron el hecho como Het Wonder van Empel, el milagro de Empel y lo recuerdan con placas en la antigua capilla. En España, la ciudad de Zamora hace una recreación histórica del suceso en esta fecha del 8 de diciembre y en homenaje también a aquel valeroso Tercio Viejo de Zamora del que el conde de Holac asombrado por la victoria española  dijo que

 “no era posible sino que Dios era español pues había usado con ellos tan gran milagro” y que “nadie en el mundo sino Él por su divina misericordia fuera bastante a librarles del peligro y de sus manos».


[1]Los Tercios españoles fueron el primer ejército moderno europeo, entendiendo como tal un ejército formado por voluntarios profesionales, en lugar de las levas para una campaña y la contratación de mercenarios usadas típicamente en otros países europeos. El cuidado que se ponía en mantener en las unidades un alto número de “viejos soldados» (veteranos) y su formación profesional, junto a la particular personalidad que le imprimieron los hidalgos de la baja nobleza que los nutrieron, fueron la base de que fueran la mejor infantería durante siglo y medio. Además, fueron los primeros en mezclar de forma eficiente las picas y las armas de fuego. Estos voluntarios iban desde humildes labriegos y campesinos hasta hidalgos arruinados o segundones de familias nobles con ambición de fama militar, pero normalmente no se admitían ni menores de 20 años ni ancianos, y estaba prohibido reclutar tanto a frailes o clérigos como a enfermos contagiosos. Los reclutas pasaban una revista de inspección, en la que el veedor comprobaba sus cualidades y admitía o expulsaba a los que servían o no para el combate. A diferencia de otros ejércitos, en los tercios el soldado no estaba obligado a jurar fidelidad y lealtad al rey; ellos luchaban por su Patria.

[2] En los tercios, como ejército cristiano, debía tener por cada compañía un capellán para dar fe a los soldados, enseñar el evangelio, celebrar la santa misa y dar la extremaunción a los heridos y a los que iban a morir.  Su mejor general, Alejandro Farnesio, no dudaba por ejemplo en hacer arrodillar día a día a sus soldados antes de combatir para rezar el Avemaría o una prédica a Santiago, patrón de España. En un principio el capellán era contratado por los soldados. Era un trabajo arduo, pues los capellanes se debían mover por el campo de batalla para dar la extremaunción a los caídos y solían ser el objeto de odio en enemigos contrarios a la Iglesia católica: protestantes y musulmanes. En 1587 la orden de los jesuitas es la encargada de proveer los capellanes de los tercios.

El 7 de Diciembre de 1585 en Empel, Países Bajos, un Tercio español estaba rodeado de ingleses y holandeses. La rendición parecía la única salida. El almirante Hollak propone a los españoles la rendición con honores,  conservando armas y estandarte. El maestre del tercio español responde: » los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra, ya hablaremos de capitulación después de muertos. Ante tal respuesta el almirante Hollak abrió los diques de los ríos para inundar el campamento enemigo. Sólo quedó el pequeño monte de Empel donde se refugiaron los soldados del Tercio. Un soldado español, cavando una trinchera encuentra una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción. Considerando el hecho como una señal divina, los soldados se encomiendan a la Virgen. Aquella noche un viento helado hace que las aguas del río se hielen. Entonces los soldados españoles, marchando sobre el hielo atacaron a la escuadra enemiga al amanecer del 8 de diciembre y obtuvieron una victoria tan completa que el almirante Hollak llegó a decir: tal parece que Dios es español al obrar para tan gran milagro». Desde entonces la Inmaculada Concepción fue patrona de los tercios españoles y más tarde de la infantería española. POR ESO ES FIESTA EN ESPAÑA QUE LO SEPAN LOS ESPAÑOLES!..

 

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 

Valentina Orte

Licenciada en Geografía e Historia, fue profesora hasta su jubilación.

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad