Análisis

La respuesta al positivismo jurídico es la ley natural

Del 15 al 17 de noviembre de 2018, el Seminario Santo Tomás de Aquino, de Estados Unidos, recibió a dos distinguidos conferencistas, el juez Andrew Napolitano y el profesor Brian McCall. El propósito de su visita fue hablar sobre la importancia de la ley natural en nuestra era moderna.

El Problema

Hoy en día, es un error común creer que la voluntad de la mayoría de los votantes o representantes es el criterio único y absoluto de la moralidad. Todo lo que se legaliza es moralmente bueno; y todo lo que es ilegal es moralmente malo. No se recurre a ninguna ley que no sea la ley escrita de la tierra. La justicia y la injusticia, el bien y el mal son los inventos y juguetes de los legisladores humanos. Su autoridad tiene su base fundamental, no en Dios, el creador de la humanidad, que dio al hombre su naturaleza social, sino en una especie de contrato social en el que se supone que todos los ciudadanos dan su consentimiento tácito. Una vez que se otorga este consentimiento, se extiende necesariamente a todas las leyes que el cuerpo gobernante considere oportunas, sin importar si están de acuerdo o en conflicto con la naturaleza del hombre y su último fin. Esta es la tiranía del positivismo jurídico.

El juez Napolitano inició su conferencia con unas palabras de Santo Tomás Moro, que el ex Primer Canciller de Inglaterra pronunció cuando fue juzgado por alta traición. Su crimen consistió en negarse a adherirse al Acta de Supremacía, que proclamaba al rey Enrique VIII como jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra, totalmente independiente de Roma. Para Santo Tomás Moro, esto fue un intento de invertir el orden esencial de las cosas establecido por Dios, y expresó lo absurdo de esto mediante una analogía: «Si la tierra es redonda, ¿podría una orden del rey volverla plana? O, si es plana, ¿podría un acto del parlamento volverla redonda? ”El poder del legislador humano es limitado. Tan pronto como sobrepasa los límites justos de su poder, no puede esperar ser obedecido.

La Respuesta

El antídoto para este mal, como explicó el Dr. McCall, es el conocimiento de la ley natural, la cual es para la legislación humana lo que la estructura es para una casa. El papel del derecho positivo es simplemente completar el esquema. A la luz de la razón natural, el hombre entiende que debe hacer lo que está en conformidad con su naturaleza, y evitar lo que es malo o contrario a la naturaleza. Así como existen los relojes para indicar la hora, y las sierras para cortar, así también el hombre existe para un propósito definido. Dios, el autor de la naturaleza humana, ha determinado el último fin del hombre y lo ha dotado de las facultades necesarias para lograrlo. La ley natural es el sello del plano divino o plan maestro en la mente de la criatura. Pero como el hombre es libre y se mueve libremente hacia su fin, se le permite determinar algunos de los detalles de este plan. Esto es cierto para el individuo, pues además de observar los preceptos, puede elegir libremente qué consejos seguirá: devociones a practicar, actos de misericordia a realizar, estado de vida a adoptar. Pero esto también aplica a la sociedad. ¿Qué forma de gobierno adoptará? ¿Qué moneda aceptará? ¿Conducirán las personas por el lado derecho o izquierdo de la carretera?

Por consiguiente, el alcance de la ley positiva es completar lo que no está determinado en la ley natural. Por ejemplo, la naturaleza nos dice que debemos conducir de manera segura para no poner en peligro nuestras vidas y propiedades; pero el legislador humano determina cómo debe hacerse esto. Mientras la ley positiva se limite a reafirmar lo que ya está contenido en la ley natural, o especificar su aplicación, se trata de algo justo y obligatorio en conciencia. Pero tan pronto como se aparta de la estructura e intenta invertir el orden natural de las cosas, el resultado es desastroso.

La Necesidad de la Revelación 

Desafortunadamente, como señaló el profesor McCall, debido a la debilidad de la razón humana, que es fácilmente cegada por la pasión y el prejuicio, el hombre puede ignorar la aplicación de la ley natural. El primer principio de esta ley, hacer el bien y evitar el mal, es como una luz inextinguible que no se puede apagar, ni siquiera en los condenados (es la fuente de su remordimiento de conciencia). Sin embargo, este principio no es inmediatamente aplicable a la acción. Para determinar qué es bueno y qué es malo en los problemas concretos de la vida cotidiana, el hombre utiliza un proceso de razonamiento complejo y altamente falible. Cuanto más se aleje de este primer principio, deduciendo los principios secundarios y aplicándolos a situaciones concretas, es más probable que se equivoque. Por lo tanto, el hombre necesita aprender directamente de la Divina Sabiduría, para que “los caminos de los que moran sobre la tierra se enderecen, y los hombres puedan aprender las cosas que agradan a Dios; porque por la sabiduría fueron salvos ”(Sab. 9,18-19). Demos gracias a Dios por habernos elegido para enviarnos a su Verbo Encarnado y así enseñarnos sus caminos.

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Próximos eventos

  1. Foro sobre el feminismo

    septiembre - 6 - septiembre - 8

Facebook

Publicidad