Religion

El esplendor de la liturgia católica

Reflexiones inconexas ante una misa de Rito Extraordinario oficiada en la Iglesia de Nuestra Señora de la Paz, de Madrid.

Una sociedad que crea en Dios no hay duda de que le levantará monumentos donde rendirle culto. En el extremo contrario, una sociedad que sustituye a Dios por el dinero, le levantará a éste los bancos y los edificios de Wall Street para arrebatarle el mundo. «Todo esto te daré si postrándote me adoras» (Mt 4, 9)

En el caso de las grandes obras artísticas, catedrales y ermitas de y para la religión, es necesario distinguir el fin esencial de exaltar la fe en Dios, del contrario de en ellas agradarnos a nosotros mismos. Porque a algunos, muchos, incluso esos hermosos monumentos de la fe, nos deslumbran y nos ciegan para no ver al hombre, el templo donde Dios más gusta hospedarse (1 Cor 3, 16). Es la ironía de esconder en nuestras bocas abiertas y ojos asombrados los testimonios de fe que se encierran en tanta belleza. Las artes y las ciencias aplicadas a la religión se explican justamente en eso, en la alabanza a Dios. Es Dios, y sobre todo su encarnación en Jesucristo, y los altares en que se le adora, lo que justifica la grandeza de nuestros monumentos. Y la sabiduría, la unción y la catequesis de nuestra milenaria liturgia. 
No rebajo
 mi admiración y orgullo por la belleza aportada en la arquitectura y todas las artes clásicas, puesto que «a Dios todo honor y toda gloria» debe darse. Que en mi opinión cuadra muy bien con este otro descubrimiento: «A nadie queráis llamar padre sino a Dios que está en los cielos.» (Mt 23, 9) Esta recomendación del Verbo encarnado es demoledora, es la esencia y resumen de todo el mensaje cristiano por más que se ensalce en las artes. Justo así se me representó al oir al ministro oficiante un hermoso sermón apoyado en el Evangelio del día: «En medio de vosotros hay uno al que no conocéis…» (Jn 1, 26)

Sólo queda resaltar que la adoración debida al milagro de su presencia en el pan y el vino que nuestros sacerdotes consagran, es la sola razón, mayor y sustancial que justifica la belleza del Evangelio, las rúbricas y las oraciones litúrgicas, incluida esa grandiosidad única de la arquitectura, la pintura, la escultura y la música que el culto al verdadero Dios nos ha inducido por siglos.

Entre nuestras experiencias de fe guardamos catequesis de piedra que muestran la tendencia perpetua de la raza humana hacia Dios. Desde el Sinaí hasta las pirámides y de éstas al Gólgota. Por ese fondo de eternidad que nos habita, por esa necesidad de Dios que nos extrae del tiempo ¿quién no se ha sentido transportado a nuevas dimensiones ante un acto litúrgico de rito antiguo? El codificado en Trento y ahora llamado Extraordinario. Es una experiencia que aconsejo vivir. ¿A quién el órgano y las mejores partituras no le colocan, en ese rito, en la antesala de la Gloria? Todo eso es patrimonio de un Dios vivo y gozado en la fe.

Pero la fe católica no se queda ahí: Nuestra religión es como un tesoro -espiritual, moral, existencial- que quien lo descubre lo abandona todo para poseerlo. (Mt 13, 44) Por eso, a través de la liturgia interpretada en su mejor sentido sobrenatural, único fondo que la explica, el hombre se encuentra con «el Dios desconocido» (Hch 17, 23) que hizo los cielos y la tierra.

Lo reprobable es que muchas veces los grandes monumentos son más para nosotros mismos que para Dios. En ellos nos elevamos, nos emocionamos, nos enaltecemos al sentirnos hijos de tan gran Padre y Creador, mas no siempre sabemos salir de nosotros hacia Él. Nos quedamos en la belleza que nos envuelve sin salir hacia donde esa obra nos envía. Esto es, que en la inmensidad impresonante de la catedral o en la celebración solemne, radiante de luz, incienso y coros, tal vez estemos asistiendo sólo a un espectáculo en el que nos gratificamos más a nosotros que al Dios vivo del altar al que todo es dedicado.

No quiero ocultar otro sentimiento-pensamiento que revoloteó por mi cabeza en este domingo. Me dije que los españoles guardamos de nuestro caminar por la fe ejemplos sublimes de espiritualidad. Santos, papas, teólogos, misioneros, reyes… De lo que hay hoy una niebla de arrogante ignorancia que oculta nuestra riquísima historia, la del pueblo español desde Osio de Córdoba, catequista de Constantino, al que bautizó, a la vez que artífice de los concilios más identificadores de la Iglesia, hasta los innumerables apóstoles y misioneros que dieron al Cristianismo fieles en cuatro continentes. Con razón dice la gran Maria Elvira Roca, autora de Imperiofobia y Leyenda Negra, que si se ignorase la Historia de España, la de la Iglesia pasaría a ser una simple nota a pie de página en la Historia Universal.

Tema -

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 

Pedro Rizo

Ha trabajado en 13 empresas en mis 50 años de cotizar a la Seguridad Social. Entre ellas dos multinacionales, en suma de 21 años. La primera para España, Portugal y el Magreb territorio que se amplió a Francia e Italia. Ha viajado por deber a medio planeta y sigo activo. Ha conocido a muchísima gente de gran talla moral, empresarial y humana con la que conservo buenas relaciones personales; es así incluso, y con más fuerza, con aquellos amigos que ya no pueden morirse. De estas personas, de esos viajes, de aquellas responsabilidades y del afán siempre vivo por conocer mi entorno y mi tiempo es de donde supongo que mis experiencias y observaciones podrían ser de utilidad. Especialmente en este siglo en que los media son riquísimos y las opiniones paupérrimas.Le preocupa la visible degeneración de la fe católica y, consecuentemente, la posible descomposición de la Iglesia. No ha sido ni una hora seminarista, ni consagrado a ninguna obra religiosa, pero agradece a la Compañía de Jesús – aquella de su edad de estudiante en ICADE – que le enseñara a pensar y “gustar de las cosas internamente”. Somete todas sus reflexiones y opiniones al magisterio tradicional de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, en su unidad de enseñanza, es decir, en lo mismo que se ha creído por todos los bautizados, en todas partes y en todos los tiempos.

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad