Opinion

Una dudosa elección

Nicolae Ceausescu, en 1967, tuvo una inspiración. El comunismo rumano iba a extenderse por el sencillo procedimiento de incrementar el número de los comunistas rumanos

No creo preciso hacer una larga exposición para traer a la memoria de los lectores la figura de Nicolae Ceausescu. Reconozcamos que tronados los hay en todas las latitudes, y que los españoles no vamos precisamente faltos de ese material humano, pero Nicolae tenía cum laude al respecto. Por si a alguien se le escapa la catadura del personaje, demos solo un par de puntadas: recordemos por ejemplo que gracias a él Rumanía está repleta de perros salvajes, pues en cumplimiento de su idea feliz de demoler todos los pueblos de su país con menos de 3.000 habitantes, la gente que vivía en los pueblos llamados a la desaparición (en 1988, unos 7.000), avisados pocos días antes para que prepararan la mudanza, e incapaces de llevarse consigo a sus perros guardianes y mucho menos de sacrificarlos, simplemente los dejaban en libertad. Luego, la naturaleza siguió su curso. Esto pierde toda relevancia si consideramos la elevada mortalidad inducida a su población por su negativa a importar bienes, medicamentos incluidos, mientras que si se traían unas galletas especiales desde el Reino Unido para su perro que, por otra parte, convertido en mando de su ejército, se paseaba con chófer propio por las calles de Bucarest.

Pues bien, Nicolae Ceausescu, en 1967, tuvo una inspiración. El comunismo rumano iba a extenderse por el sencillo procedimiento de incrementar el número de los comunistas rumanos. Promulgó que “El feto es propiedad de toda la sociedad. Cualquiera que evite tener hijos es un desertor que renuncia a las leyes de la continuidad nacional”, mientras firmaba un decreto que buscaba, restringiendo el aborto, los anticonceptivos y el divorcio, el objetivo de que las mujeres de menos de 40 años tuvieran cinco hijos, con severos castigos para las que la incumplían, entre ellos elevadas sanciones fiscales y una llamada tasa por celibato. Para el rígido control de su cumplimiento creó un cuerpo de funcionarios (conocidos con el chocante nombre de “la policía menstrual”), que obligaban a las mujeres menores de 40 años hacerse pruebas de embarazo. El decreto 770, unido a la caótica política económica de Ceausescu provocó que cuando cayó su régimen, Rumanía fuera el país de Europa con mayor tasa de mortalidad materna e infantil. Muchos de esos niños eran queridos, pero otros odiados desde el mismo momento en que fueron engendrados, por lo que fueron abandonados en orfanatos, o viviendo en las cloacas de grandes ciudades. Al final de la dictadura de Ceausescu más de 150.000 niños estaban en orfanatos, en unas condiciones lamentables. Simplemente, el estado no tenía recursos para hacerse cargo. El caos era total.

Y entonces vino el amigo americano. El neurocientifico evolutivo Charles Nelson y sus colegas Charles Zeanah y Nathan Fox estaban intentando estudiar como afectaban las experiencias vividas en la infancia al desarrollo del cerebro, y cuáles eran sus consecuencias para el desarrollo cognitivo, emocional y social. El Gobierno rumano los invito a visitar Bucarest para hablar de las posibilidades de una investigación colaborativa. Fue el origen del proyecto de intervención temprana de Bucarest (PITB). Los investigadores distribuyeron al azar en dos grupos a 136 bebés de entre 6 y 31 meses de entre los abandonados al nacer en un orfanato. La mitad, fueron a parar a 56 familias de acogida (que cobraban por mantener a esos niños e integrarlos en su familia) y la otra mitad siguió en el orfanato.

Voy a ahorrarles detalles del estudio. Me limitaré a decir que no fueron tan truculentos como los efectuados por el padre del conductismo, Watson, cuando seleccionó a un niño sano de once meses (el pequeño Albert), para determinar si existía en él un miedo previo a los objetos que se le iban a presentar, induciéndole un trastorno psiquiátrico presentándole sistemáticamente una rata blanca mientras se generaba un ruido fuerte (es un resumen muy precipitado, pero basta para ver la ética depurada del científico). Lo cierto es que los resultados del PITB fueron tan convincentes que consiguieron algo que pocos científicos logran: cambiar la política nacional rumana.

Esta larga historia nos sirve para darnos cuenta de que nos situamos en el cruce de caminos de siempre: tenemos por una parte al comunismo, con un espíritu podrido y maligno, y por otra al capitalismo cientifista carente de todo espíritu. Aunque quizá no sea esa la verdadera elección. Ya decía Camba en 1909 que el Oriente es una superstición de occidente, así como la derecha es una superstición de la izquierda.

Uno y otro son las caras de la misma moneda, en una reedición del As romano de Jano Bifronte, pieza tan querida para los aficionados a la numismática. Yo, queridos amigos, entre la cara y la cruz, siempre me quedo con la Cruz.

 

Por Juan V. OLTRA , Profesor de la Universidad Politécnica de Valencia.

Este artículo se publico por primera vez en la Revista Reino de Valencia.

 

Tema -

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 
Tradición Viva

Tradición Viva

El digital de la Mayoría Social. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad