Historia

Confirmadas las crónicas españolas de la conquista de México

Hace casi quinientos años que Hernán Cortés conquistó Tenochtitlán junto a unos cientos de españoles y miles de tlaxcaltecas sometidos por Moctezuma.

Iván Vélez, autor de El mito de Cortés, comenta en El Debate un nuevo descubrimiento arqueológico que corrobora lo que ya explicaron los primeros cronistas que acompañaron a Hernán Cortés, desmontando las pretensiones de la leyenda negra:

“En 2015, el hallazgo de los restos del gran tzompantli que acompañaba al Templo Mayor de Tenochtitlan supuso la verificación, por la vía arqueológica, de las crónicas de los españoles, textos que para los cultivadores de la leyenda negra son siempre susceptibles de estar repletos de mentiras y de justificaciones de las acciones –lúbricas, codiciosas, crueles- de los españoles en el Nuevo Mundo.

A pesar de la suavidad de su significado –tzompantli quiere decir «estandarte de cabellos»- las estructuras que sobrecogieron a los españoles en su penetración hacia la capital del Imperio mexicá, consistían en una suerte de andamios en los quedaban insertadas por sus parietales los cráneos los sacrificados, a los que, después de abrirles el pecho con el filo del sílex, se les extraía el corazón para ofrecer al sol su «vaho».

El tzompantli encontrado bajo el suelo de la actual calle de Guatemala es el que recogía las calaveras de los sacrificados en honor al dios Huitzilopochtli. Señor de la caza y de la guerra, también llamado «El Colibrí Azul», aquel al que los españoles llamaron Huichilobos era el dios tutelar de los mexicas, que temían un final catastrófico anticipado por vientos, incendios, inundaciones y terremotos que precederían a la llegada de seres monstruosos. Un fin sólo aplazable mediante el constante suministro a los dioses de sangre humana y de ocasionales ofrendas de bellos objetos. La aparición de las reliquias óseas en el subsuelo de la Ciudad de México vino a corroborar lo visto y narrado por los conquistadores hace casi medio mileno.

Huichilobos, el dios sangriento

El arranque de un año tan importante como 2019, en el que se cumplen quinientos años desde que Cortés y su compañía pisaran las calzadas de Tenochtitlan para ver el rostro de Moctezuma, el huey tlatoani, el hombre que hablaba con los dioses, ha ofrecido ya una noticia que evoca la descrita. Según se ha podido saber por la prensa, un grupo de arqueólogos ha descubierto el primer templo dedicado a Xipe Tótec -«Nuestro señor desollado»– dios vinculado a la fertilidad. Dos cráneos pétreos despellejados y un torso cubierto con la piel de un sacrificado, han aparecido en el Estado de Puebla junto a las ruinas del templo de Ndachjian-Tehuacán, datadas entre los años 1000 y 1260.”

La representación de Xipe Tótec lo presenta con dos manos, una que sostiene un instrumento parecido a un gran sonajero con el que producía un ruido que evocaba el de la lluvia, mientras en la otra aparece un cuchillo de pedernal ensangrentado, a las que se añaden otras dos que cuelgan de sus antebrazos: “Se trata de las de pertenecientes al pellejo vuelto, con grumos de sangre representados por puntos rojos, de un sacrificado”.

La llegada de los españoles, de los cristianos, al Anáhuac, impuso el cese de los sacrificios humanos incorporados a las ceremonias religiosas que se desarrollaban en unos templos que, por la costra de sangre que tapizaba sus paredes, recordó a Bernal «los mataderos de Castilla». El sacrificio humano y otras prácticas «contra natura», fueron paulatinamente barridas del virreinato de la Nueva España. La construcción de iglesias corrió paralela a la ruina de unos templos que muchos hombres, entre ellos Cortés, los consideraban construcciones diabólicas. Prueba de ello son las palabras que Francisco Cervantes de Salazar atribuyó al de Medellín cuando ascendió a la plataforma que coronaba el Templo Mayor. Allí, don Hernando dijo: «Verdaderamente, me da el corazón que desde aquí se han de conquistar grandes reinos y señoríos, porque aquí está la cabeza donde el demonio principalmente tiene su silla».

COMPRAR EL LIBRO

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 
Balmes Libreria

Balmes Libreria

La Librería Balmes fue fundada en 1920 y está ubicada en la planta baja del edificio de la Balmesiana, en el corazón de Barcelona, a poca distancia de la Catedral, donde comparte emplazamiento con diversas instituciones religiosas de gran prestigio y tradición.
En Librería Balmes estamos especializados en libros religiosos y de humanidades y desde el día de nuestro nacimiento, hace ya casi un siglo, siempre hemos asumido como nuestra misión el ofrecer los mejores libros con el fin de ayudar a una formación integral católica.
Web: https://balmeslibreria.com
Correo: balmeslibreria@balmeslibreria.com
Teléfono: 93 317 94 43
Dirección: Duran i Bas, 11 (08002) Barcelona

Comentario

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad