Opinion

España no se juega a la contra

Por primera vez desde hace mucho tiempo se respira un sentir diferente con un pueblo harto de tanta absurdez y populismo

En términos futbolísticos, jugar a la contra es una táctica. Consiste en esperar jugada tras jugada con una defensa ordenada y aguerrida  para ejercer un ataque rápido y letal,  desarbolando al rival para superarle desde su propia continuidad  como argumento base. Sí trasladamos el argot del futbol a la política y nos abstraemos de colores y extremos  (Derechas e Izquierdas)  comprobamos que,  en ese campo,  el juego a la contra es el único que existe.

El partido de gobierno toma decisiones y las oposiciones esperan en su terreno los fallos del adversario con la misma continuidad que en un partido de futbol, errores que van apuntando  y sumando para ganar votos en cuanto objetivo exclusivo y por eso el país no evoluciona como debiera, porque se pasan cuatro años esperando y criticando, con debates estériles  de cara a la galería, que cuanto más soeces y de peor nivel más se trasladan a la opinión pública a modo de entretenimiento, en lugar de buscar el interés general con consenso y en sintonía con  las más estrictas reglas del sentido común.

Por primera vez desde hace mucho tiempo se respira un sentir diferente con un pueblo harto de tanta absurdez y populismo, reclamando elecciones en las que obtener un nuevo orden de país en cuanto a una  representación parlamentaria que encauce de una vez el desaguisado producido con la irrupción de la demagogia y la sinrazón en las cortes. Los ciudadanos estamos llamados a las urnas el 28 de abril, una fiesta de la democracia  que publicitan a modo de eslogan  siempre que se abren los colegios electorales, sin embargo, en esta ocasión, la responsabilidad es máxima y los electores  debemos exigir con el voto que se  retome el consenso, la responsabilidad y  el sentido de estado, porque ni España puede seguir asumiendo delirios que la pongan en riesgo, con carácter temporal o permanente,  ni nuestra Constitución, norma que se pactó tras tanto sufrimiento,  merece más ninguneo. Jugar a la contra es  inservible en política salvo para el propio interés de partido y  no puede volver a ser opción ni estrategia,  porque en esta legislatura esa táctica  ha concluido en  jugar en contra, de España y de los españoles.

Jaime COMPANY GONZÁLEZ Abogado | MADRID

Tema -

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Próximos eventos

  1. Foro sobre el feminismo

    septiembre - 6 - septiembre - 8

Lo más leído

Facebook

Publicidad