Religion

Un análisis de las verdaderas causas del abuso de menores

La jerarquía eclesiástica tiene razón en preocuparse por esta enfermedad que infecta a la Iglesia. Aunque, en realidad, el pecado siempre ha existido, y ciertos períodos en la historia del clero distan mucho de ser gloriosos.

Ya sea en el ámbito de la fe: la mayoría de los herejes han surgido de las filas del sacerdocio; de la disciplina; con la simonía, por ejemplo, en el siglo XI; o de la moral: con el nicolaísmo, es decir, la incontinencia o “matrimonio” del clero también durante el siglo XI. Sin embargo, nuestra Santa Madre Iglesia siempre ha encontrado entre sus filas personas santas para poner fin a estos males detestables. Pero para poder luchar eficazmente contra ellos, es necesario atacar las verdaderas causas y, por lo tanto, conocerlas y detectarlas.

El sacerdote debe ser un hombre de Dios

No puede haber verdadera vida sacerdotal sin un cierto grado de santidad. Santo Tomás lo define como una “estabilidad en la pureza divina”. Dios es santo, porque Él es absolutamente puro. Es un Espíritu perfectamente simple que posee infinitamente todas las perfecciones. Es verdad infinita, bondad ilimitada, eterna e inmutable. Por lo tanto, la santidad consiste en acercarse más a la perfección de Dios: “Sed, pues, vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mt. 5, 48) consagrándose y entregándose a Él. Esta entrega, en el sacerdote, debe ser total y absoluta. Por eso, el sacerdocio aparta al sacerdote; lo aparta del mundo, y este es el significado de la palabra “clérigo”.

El espíritu moderno que se infiltró en los rangos sacerdotales en la década de 1950 consideró que esta separación era demasiado radical y que impedía que los sacerdotes se dedicaran a su apostolado al distanciarlos de un mundo cada vez más secularizado. El lema general era: “¡Hay que acercarse al mundo!” Y este fue el comienzo de los sacerdotes trabajadores, de la adopción de estilos mundanos y el final de la sotana. El Concilio Vaticano II llegó y proporcionó desde las altas esferas un estímulo decisivo para esta secularización.

Al mismo tiempo, la fe se debilitaba, el desánimo se apoderaba de muchos sacerdotes a causa de la deserción de sus parroquias y, a su vez, miles de ellos abandonaban su ministerio. Una vez más, el Concilio sirvió de catalizador, diluyendo la doctrina y el significado del sacerdocio. Las reformas postconciliares terminaron de convertir al sacerdote en un completo extraño para su propia misión.

Porque no debemos olvidar que la ley moral del Evangelio se basa en la fe, y solo se puede entender en el contexto de una vida espiritual profunda, que no es más que una participación de la vida divina misma a través de la gracia santificante y las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Las virtudes morales, resumidas en las virtudes cardinales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza) permiten que esta vida divina se desarrolle libremente.

Por lo tanto, es una ilusión absurda querer buscar remedios para la situación actual sin considerar primero las causas profundas.

Los cambios de la Misa cambian al sacerdote

Sin lugar a dudas, el terrible avance de la inmoralidad, especialmente a través de los nuevos medios de comunicación, no está exento de responsabilidad en esta degeneración, pero debemos aceptar que la primera causa tiene su origen en una nueva concepción del sacerdocio. Esta concepción fue revelada en las reformas de la Misa.

El nuevo rito cambió la definición de la Misa: el sacerdote ya no es quien realiza el sacrificio; es más bien el “presidente de la asamblea”. Ya no es el sacrificio de la Cruz; es un banquete. Al cambiar la liturgia, cambia profundamente el sacerdocio. Porque el sacerdote se define ante todo con respecto al sacrificio. Al desnaturalizar el sacrificio, se desnaturaliza al sacerdote.

Asimismo, el sacerdocio ha sido profanado por la asimilación indebida del sacerdocio “común” de los fieles con el sacerdocio ministerial del sacerdote. Existe una diferencia esencial entre el sacerdote y el laico, pero la nueva doctrina tiende a confundirlos y considera que entre los dos hay solo una diferencia de grado, que convierte al laico en una especie de “pequeño sacerdote” o al sacerdote en un “súper laico”. Esto se puede ver especialmente en la desaparición de signos distintivos como la sotana y la Cruz.

Por último, el apostolado se ha apartado de su verdadero fin. El sacerdote ya no es, ante todo, el hombre de Dios, el hombre del sacrificio en el altar, el hombre de oración a través de su breviario. Su misión se ha vuelto social e incluso política. Su misión ya no es convertir sino dialogar. Ha perdido el sentido de la trascendencia de su estado y las exigencias que éste implica. Desea vivir como el resto de los hombres y, por tanto, existe un riesgo muy alto de que termine cayendo en pecado.

Una vez que se han detectado estas causas, es importante atenerse a sus remedios. No pretendemos aquí explicarlos en detalle, sino únicamente dar los principios rectores que deben seguirse so pena de fracasar rotundamente.

  1. El verdadero espíritu del sacerdocio no se puede recuperar sin enseñar la fe en toda su pureza, desterrando particularmente los errores procedentes de Vaticano II. Especialmente el ecumenismo y la libertad religiosa. El sacerdote debe predicar el reinado de Cristo Rey.
  2. La liturgia y, especialmente, la Misa deben restablecerse en su rito que expresa tan bien el misterio que representan: el sacrificio de la Cruz. Los sacerdotes deben poder identificarse con lo que dicen todos los días en el altar: “Esta es mi Sangre”, y así podrán comunicárselo abundantemente a los demás.
  3. El clero debe ser santificado por todos los medios tradicionales utilizados por nuestra Santa Madre Iglesia: los sacramentos, el breviario, la meditación, los retiros, etc., desterrando cualquier espíritu mundano. Todo esto guiado por un verdadero celo apostólico dirigido enteramente a la conversión y santificación de las almas.

Se podría pensar que esto no es más que una utopía. Algunos dirán que el mundo ha cambiado, que el clericalismo es la era del pluralismo, y que tenemos que dejar de pensar en establecer el reino de Cristo. Como se admitió anteriormente, estos medios no fueron suficientes para evitar que el clero cayera terriblemente en algunas épocas.

Pero la Iglesia, bajo la guía del Espíritu Santo, encontró entre sus filas los remedios apropiados para los períodos en que el espíritu cristiano se volvía cada vez más decadente. Y el principal remedio siempre ha sido la renovación de la santificación del clero. Tratar de prescindir de esto y persistir en el callejón sin salida del aggiornamento de Vaticano II será tan efectivo como poner un pequeño apósito en una herida profunda…

Este artículo se publicó primero en www.fsspx.news

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad