La libertad religiosa como fruto del culto personalista al hombre

El personalismo, por mucho que se vista de católico, comporta, cuando menos, una inversión de los principios de la teología católica clásica.