Opinion

Exhumación electoral contradictoria

La dictadura ya fue enterrada y no existe razón alguna para actualizar esa etapa hace años superada.

El gobierno del Presidente Sánchez ha convertido  la exhumación de Franco en cuestión de estado. El desempleo,  el futuro de las  pensiones,  la inmigración descontrolada, la precariedad de la justicia y su falta de medios así como  un largo etcétera son asuntos menores frente a la que parecía ser la cuestión central de la finiquitada legislatura y que el socialismo vigente (rama escindida  del partido) sigue  pretendiendo adornar y actualizar hasta el debate de investidura que lanzará al próximo gobierno.

El desenterramiento obsesivo se ha convertido en la piedra angular de un proyecto, o al menos esa es la apariencia,  por una constancia de repetición  machacona, valga una adición a  la redundancia,  que   llega al ciudadano  como información tratando de convertir en perenne a un gobernante que murió en 1975 y que un  alto porcentaje  de nuestra población no conoce, no obstante el empeño, a modo de diseño y distracción, para que  habite entre nosotros como si  fuera parte de  soluciones   presentes y  futuras.

Este socialismo exhumante que aparenta una elegía es, en realidad, tragicomedia que transmite la imposibilidad del desahucio del Valle de los Caídos como una auténtica obstrucción, trasladando al ciudadano  el drama de no poder acometer la obra como si España quebrase por ello, cuando la verdadera parálisis tiene su causa en la inoperancia de gestión, en el desorden de gobierno y en la terrible escala  de  prioridades que se proponen   y con  las que resulta utópico que el país avance.


Los fraudes políticos, cuando no se depuran responsabilidades pasadas en los Tribunales, se solucionan a futuro en las urnas. Los españoles, con independencia de la ideología y/o afinidad a unos u otros partidos no podemos obviar una cuestión fundamental de realidad: La dictadura ya fue enterrada y no existe razón alguna para actualizar esa etapa hace años superada, salvo la necesidad de quién la trae de nuevo a colación de forma innecesaria pero  oportunista al populismo extremo, lo que evidencia la carencia de otros argumentos.

Los mismos que pretenden exhumar momias en cumplimiento de su memoria histórica  sólo consideran desafortunadas las fotografías de miembros de su partido con quienes legitimaron los asesinatos de inocentes, algunos, compañeros suyos,  con bombas lapa y tiros en la nuca, lo cual a mi juicio les incapacita de plano para gobernar España.

No creo en la Historia como ley, creo en la misma como aprendizaje y defensa de la dignidad, y me consta que como yo, la gran mayoría de españoles de izquierdas o de derechas, en este campo, somos «ambidiestros».

 

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad