Ahora información

¿Qué solución planteamos a la caótica situación de Venezuela?

«No se debe caer en el pésimo error de creer que el problema ha sido de una mala aplicación de las nociones izquierdistas»
Bandera de Venezuela pintada con un mensaje “SOS” | Peru21

El caos sigue marcando el día a día de Venezuela. Altercados, atropellos a la libertad, masacres contra disidentes políticos (o encarcelamiento de lo mismo…). Ya no todo el Ejército cierra filas en torno al dictador Nicolás Maduro (por ello se liberó al socialista Leopoldo Lónez).

Al mismo tiempo que confiamos en la Divina Providencia, creemos que ha de haber una solución que libere a los venezolanos del yugo del comunismo, aunque hay un rango diverso de propuestas. Por ello, hemos querido consultar al respecto a una serie de personas que guardan cierta afinidad con respecto a los principios defendidos desde la Comunión.

Esteban Hernández (VEPPEX): «Desde las altas esferas políticas que lideran a la llamado oposición venezolana, se sigue promoviendo el sistema socialista que tantos problemas ha generado a la nación»

Esteban Hernández, delegado de la sección juvenil de la plataforma Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (VEPPEX), una organización de disidentes, está convencido de que la crisis económica y moral que existe en Venezuela requiere combatir la raíz del problema (el socialismo). Precisamente, su tesis es la siguiente:

[Aunque parezca increíble], desde las altas esferas políticas que lideran a la llamada oposición venezolana, se sigue promoviendo el sistema socialista que tantos problemas ha generado a la nación. De hecho, en el proyecto de reconstrucción que desde allí se promueve (el plan país), se mantienen muchos de los controles gubernamentales al mercado y a la libre elección de los individuos.

Sumado a esto, se ha presenciado la naturaleza tiránica del régimen que por la fuerza se mantiene en el poder, pues a pesar de contar con alrededor de un 90% de rechazo, sigue usando todo el aparato represor del estado para poder anular cualquier tipo de levantamiento en Venezuela.

Debido a todos estos factores, es importante entender que vías deben tomarse en el corto, mediano y largo plazo para garantizarle a Venezuela una transición exitosa y un futuro extraordinario.

Tomando en cuenta que una tiranía que se mantiene por la fuerza en el poder, solo puede salir por la fuerza, es necesario entonces la implementación de la misma para poder remover al régimen del poder. Las alternativas lógicas a esta problemática serían tres:

  1. Un quiebre militar: que ya se ha demostrado su poca probabilidad debido a lo corrupta e infestada que está dicha institución venezolana.

  2. Una intervención extranjera: que pudiera darse con autorización de la Asamblea Nacional o con petición del Presidente (E) Juan Guaidó, y que lamentablemente ya han demostrado no estar dispuestos a aplicarla

  3. La conformación/contratación de un ejército paralelo: que hasta el momento suena como la opción más factible, con la dificultad que requiere de recursos y conseguirlos es la única traba que presenta esta propuesta.

En el mediano plazo, se requiere determinación para limpiar las instituciones y garantizar seguridad dentro del territorio, al mismo tiempo, se deben anular los grupos terroristas y paramilitares que han sido armados por el régimen y que representan un factor de inestabilidad para el proceso de la transición.

Por último, a largo plazo se requiere la implementación de un modelo de libre mercado que garantice la competencia entre individuos y empresas sin participación alguna del Estado, más que con un papel de árbitro en donde vele para que todos los acuerdos y sus condiciones sean cumplidos con honestidad. Lamentablemente, en esta última fase tampoco se ha visto disposición por parte de quienes pretenden dirigir la transición en Venezuela. Esto puede ser condicionado por la naturaleza ideológica (también socialista) por parte de quienes dicen ser el cambio para Venezuela. El hecho que los partidos más importantes de la oposición pertenecen a la Internacional Socialista (a la cual el aliado del régimen, José Luis Rodríguez Zapatero también pertenece) ha demostrado ser un obstáculo muy difícil de superar para alcanzar la solución real a la crisis que actualmente azota a Venezuela.

Eulogio López (Hispanidad): «Desde el día en el que Guaidó logre desbancar a los bolivarianos, las fuerzas de orientación cristiana venezolanas deberán despertar»

El director del diario digital católico Hispanidad, Eulogio López, viene a considerar que no hay que interpretar de manera confusa conceptos como el de intervención militar. Es partidario de la misma, aunque cree que no tiene por qué basarse en las fallidas operaciones de los Estados Unidos (EE.UU) en países como Iraq y Vietnam. Precisamente, aduce a lo siguiente:

Cuando Donald Trump y el Pentágono se refieren a dar el más importante apoyo armamentístico y logístico a las Fuerzas Armadas venezolanas, pretenden que ellas mismas den un golpe de Estado (aquellas no bolivarianas obbiamente) que suponga el derroque de Maduro y el empoderamiento de los civile. Esa parece la solución correcta.

Por ello, creo que la postura del gobierno de Sánchez es cobarde o directamente ridícula. Ellos dicen que hay que echar a Maduro “por métodos pacíficos”. Pero así no se va a ir el tirano, como ha demostrado. Y Diosdado Cabello, el seguidor más peligroso de Nicolás Maduro, mucho menos.

Por lo tanto, vemos que el pacifismo siempre acaba en violencia externa. Asimismo, la postura de Trump conlleva riesgos pero es más valiente que la de la Unión Europea.

López continúa dando los siguientes apuntes sobre el socialista y masón Juan Guaidó, presidente interino del gobierno de este país hermano:

Juan Guaidó es un masón, con todas las características de la nueva masonería que hoy conocemos como Nuevo Orden Mundial (NOM).

Ahora bien, estamos en la teoría del “mal menor”. Hay que reconocerle que ha sabido aglutinar el descontento popular con Maduro. Lo lógico ahora es apoyar a Guaidó, pero desde el día D+1, desde el día en el que logre desbancar a los bolivarianos, las fuerzas de orientación cristiana venezolanas deberán despertar, porque la historia del progresismo venezolano es terrible. Acordémonos del progre-capitalista Carlos Andrés Pérez.

En ese día D+1 hay una ventaja: pocas jerarquías eclesiásticas hay en el mundo con las ideas tan claras y con tanto prestigio popular como la que sucede al cardenal Jorge Urosa, que se enfrentó a Chávez. Este señor tiene bastante prestigio en Hispanoamérica, especialmente en Venezuela. Distingue muy bien los tiempos.

En cualquier caso, hablamos de las jerarquías con mayor prestigio e influencia popular en el pueblo de Hispanoamérica.

Eduardo Flores (Derecha Ciudadana): «También los “lideres” políticos de “oposición” hacen que la sociedad agonice con lentitud y dolor»

El periodista y activista político Eduardo Flores, fundador de la coalición Derecha Ciudadana, manifiesta su absoluta desconfianza hacia la llamada “oposición política” venezolana. Le atribuye una alta responsabilidad en cuanto a la agonía de los venezolanos, consecuencia de la planificación centralizada. Puestos a hablar con mayor precisión, manifiesta lo siguiente:

Venezuela está enfrentando la peor etapa jamás vivida por el socialismo, en donde el entorno del ciudadano promedio es de carácter inhumano. Estamos sumergidos en una crisis, en las catacumbas de la izquierda en donde en lo absoluto no llega ni un rayo de luz.

El país está devastado, principalmente los estados occidentales (Zulia y Táchira) por su condición inhumana donde la crisis abarca todo punto de vista, contamos con la ausencia de la energía eléctrica (los apagones) por hasta más de 2 días continuos y consecuencia de ellos fallan otros servicios como el agua potable, la cual va y viene y no en sus mejores condiciones de salubridad, el servicio de telefonía fija y móvil en conjunto con el internet es de carácter intermitente mientras hay energía eléctrica y de no haberla es casi nulo. El papel moneda (efectivo) no existe, el país está dolarizado informalmente, así como también el venezolano promedio se bandea con el peso colombiano.

Las muertes continúan, el apagón y los “lideres” políticos de “oposición” hacen que la sociedad agonice con lentitud y dolor, a tal punto que muchos ya consideran que no hay nada que perder.

En cuando a la salida o a la solución única y viable para ponerle fin al régimen de Maduro dejo claro y expreso que no entra la “oposición” y el socialista de Juan Guaidó quien solo se ha encargado de alargar la agonía de los Venezolanos al traficar esperanza, idolatrar a la izquierda y exponernos a los entes represivos del régimen. La salida jamás será pacífica, será a la fuerza y consideró dependerá de una intervención militar de los Estados Unidos en conjunto con países vecinos y aliados como Colombia y Brasil, así como también consideró que para ello con el dinero que recibió el “gobierno” de Guaidó por parte del departamento del tesoro y el concierto Aid live Venezuela, se financie la creación de un ejército liberador liderado por los militares que desertaron y hoy han sido abandonados por la “oposición” y Guaidó, para que ingresen a Venezuela de la mano con la intervención militar extranjera.

Erick Kammerath: «No se debe caer en el pésimo error de creer que el problema ha sido de una mala aplicación de las nociones izquierdistas» (Fundación LIBRE)

Según Erick Kammerath, responsable del Área de Estudios en Relaciones Internacionales de la Fundación LIBRE (think-tank conservador-libertario argentino), hay que tener en cuenta lo siguiente:

La crisis política, económica y social que asola a Venezuela no es ninguna novedad. Tampoco lo son sus elevadísimos índices de pobreza, que ya alcanzan al 90% de la población según estimaciones del FMI, cifra de la cual se desprende, además, que más del 60% se encuentra bajo pobreza extrema. La inflación, que también según proyecciones del FMI este año será 10.000.000%, no da tregua. El desempleo, el desabastecimiento (falta de alimentos básicos, medicinas, e incluso, en algunas regiones, escasez de agua), la desnutrición infantil, las muertes violentas y la anomia generalizada, crecen día a día, en un país que no solo ha polarizado a su sociedad civil, sino que a gran parte de la comunidad internacional, en una suerte de disputa que, por momentos, rememora a la Guerra Fría, con los Estados Unidos de Trump y la Rusia de Putin como sus principales protagonistas.

En este contexto, los recientes enfrentamientos entre quienes reconocen al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y las fuerzas armadas que todavía responden al dictador Nicolás Maduro, son graves consecuencias que no pueden ser reducidas a un análisis enfocado fundamentalmente en las formas, sino que debe hacerse hincapié en el contenido. Con esto, lo que intentamos destacar es que, para entender y ser capaces de tomar posición respecto del conflicto venezolano, no debemos afrontarlo solo bajo una perspectiva desde la cual el modo de construir lo político es el problema principal, sino que debemos hacerlo desde un foco en donde prime lo ideológico. Así, la Venezuela de hoy no solo representa una tensión entre populismo y república. Son las ideas de izquierda, es decir, aquello que devino en llamarse Socialismo del Siglo XXI, lo que ocasionó, quizás en mayor medida que el propio sistema de gobierno populista, la situación descripta ut-supra. Recordemos, en este sentido, que el factor común adyacente al escenario de miseria que enfrenta Venezuela hoy, no ha sido a lo largo del siglo xx el populismo, sino que la aplicación de políticas izquierdistas bajo diversas de formas de gobierno, cuales quiera que éstas fueran.

Dicho esto, resulta menester resaltar que, de existir el día después (de Maduro), en un escenario cortoplacista (ya sea por sublevamiento militar interno, o por intervención directa extranjera), los líderes que hoy encabezan la oposición (Guaidó y López), así como la sociedad civil toda, no deben caer en el difundido error, o, porqué no, en la arrogancia, de considerar que lo que ha llevado a Venezuela a esta coyuntura no ha sido la aplicación de sus pésimas nociones izquierdistas (tanto Guaidó como López han sabido identificarse con el socialismo), sino una mala puesta en práctica de las mismas. A este respecto, y para pesar de gran parte de la intelectualidad izquierdista que busca hoy divorciarse de Venezuela tanto como lo hicieron de la Unión Soviética, les mencionamos, a modo de refrescarles la memoria, que, así como Stalin no hizo más que continuar con lo iniciado por Lenin, Maduro no hizo más que profundizar las políticas de Chávez.

Siendo esto así, entonces, y a modo de conclusión, de recuperarse el control legítimo del gobierno venezolano, la tarea no se limita exclusivamente a la restauración de una democracia republicana perdida por un exacerbado populismo. El respeto irrestricto de los derechos individuales (atropellados por el colectivismo), el imperio de la ley y las libertades más fundamentales, deben ser defendidos en el plano de las ideas, amén de la forma de gobierno que, circunstancialmente, mas convenga hacia un acercamiento de estas. El contenido debe primar, como ya se dijo, por sobre las formas.

Una vez que hemos expuesto estas opiniones, os invitamos a participar en la sección de comentarios que tenemos habilitada.

Este artículo se publicó primero en Ahora Información: ¿Qué solución planteamos a la caótica situación de Venezuela?

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad