Opinion

¿Operación liquidación y PC?

El Partido Carlista ataca a Tradición Viva sin reparar en nuestra celosa defensa de los principios tradicionalistas.

Operación liquidación y PC

En la web del partido carlista se ha publicado un artículo llamado Operación Liquidación en el que se comenta ampliamente el reportaje dedicado por Tradicionviva.es al último acto de Montejurra, en el que intervino Carlos Javier. Artículo llamado Don Carlos Javier en Montejurra 2019.

El artículo en cuestión, en esencia, sostiene:

1º- Que el carlismo se equivocó el 18 de julio de 1936 en participar con nuestros enemigos históricos (el ejército y grupúsculos liberales) en luchar por la Fe católica y por la integridad territorial de España. Define la Cruzada de Liberación como «embarque del Carlismo en la criminal estafa de 1936»

2º- Atribuye toda la responsabilidad de esto a «Fal y sacralizada por Alfonso Carlos I el anciano».

3º-Entiende, finalmente que está en marcha una «operación de destrucción del Partido Carlista» y sugiere que está patrocinada por la familia Larramendi, a la que compara con otra familia que durante un tiempo colaboró con los Servicios Secretos franquistas.

Entendemos que este artículo de Operación Liquidación es una excelente oportunidad para aclarar la postura de tradicionviva.es y de la Asociación Editorial Tradicionalista.

1º Nuestra intención es servir con honradez e integridad al Carlismo. Por ello, publicamos noticias relacionadas tanto con la Comunión Tradicionalista Carlista, como con el Partido Carlista, con la Comunión Tradicionalista Sixtina u otros grupos independientes (Circulo Carlista San Mateo de Madrid, Circulo Carlista de Álava, Asociación 16 de abril); así como cualquier información cultural vinculada de alguna manera al carlismo, o a cualquier entidad tradicionalista o legitimista de fuera de España.

2º Como somos un medio informativo no hemos dudado en criticar también (pues debemos ser honrados con nuestros lectores) lo que nos ha parecido incorrecto. Así en alguna ocasión hemos incluido algún artículo animando a que la CTC supere su forma actual de Partido Político para llegar a ser un movimiento político más amplio; o que haya dejado de lado, desde el Congreso de la Unidad de 1986 la preocupación dinástica; en otras hemos mostrado la disconformidad de muchos carlistas con la CT de don Sixto, no por haber escogido la forma litúrgica tradicional, sino por su identificación concreta con la Hermandad de San Pío X, lo que motiva que la CT solo pueda llegar a donde llega la citada Hermandad; y en otras, hemos publicado alguna noticia negativa del PC, como cierto embargo por una deuda municipal, si bien publicamos también la nota rectificativa del PC en relación a que había sido un error del Ayuntamiento.

3º Desde este medio no se han repartido nunca carnets de carlistas, y hemos considerado tan carlistas a los cercanos a la CTC, como a los cercanos a la CT, como los pertenecientes a Círculos y Asociaciones independientes de estos tres.

4º Es verdad que dedicamos un amplio especio de nuestro medio a hablar del 18 de julio de 1936. Pero lo hacemos, simple y llanamente, para contrarrestar la campaña de manipulación que se está llevando a cabo desde el poder público (que siempre, desde 1833 fue nuestro enemigo) con la imposición de su falseada «memoria histórica». Entendemos que el Carlismo estuvo donde tenía que estar, pues no debemos olvidar que lo que se debatía en ese momento era una España Comunista o una España liberada del Comunismo. El Carlismo no salió el 18 de julio a defender a Franco (que entonces no era la figura relevante que unos meses después llegó a ser), ni a un régimen autoritario militar (que entones no estaba en la cabeza de nadie).

Los carlistas salieron el 18 de julio para dos cosas: primero para cumplir con sus obligaciones como bautizados y defender a la Iglesia Católica, a la que los rojos querían amordazar, masacrar y destruir como ya habían hecho en Rusia y como después de la II Guerra Mundial harían en todas las naciones que cayeron bajo su poder; y segundo para cumplir con sus  obligaciones como españoles y defender la integridad territorial de España, por desgracia ya cercenada en siglo XVIII con el Tratado de Utrecht, y luego vuelta cercenar en el siglo XIX con la pérdida de la España transoceánica.

5º Entendemos que el Carlismo estuvo donde tenía que estar por cuanto no fue locura de Fal o de SMC don Alfonso Carlos I, sino que el mismo don Javier firmó la orden de levantamiento. Del mismo modo, don Javier y don Carlos Hugo defendieron tal participación, por lo menos durante varios años, pues no debemos olvidar los discursos de finales de los 50 o de principios de los 60 de ambos, en los que se hablaba de la defensa del 18 de Julio.

6º Si en ocasiones publicamos artículos sobre Franco en los que está ausente la crítica política, es por considerar a Franco desde la perspectiva de Jefe de Estado Católico. Todos sabemos que las relaciones del carlismo con Franco tuvieron sus altibajos. Por ejemplo, los momentos más bajos fueron cuando al principio del franquismo Fal fue desterrado, o cuando amigos que fueron de este medio, como Alfonso Treviño de Villalaín o Cruz Baleztena fueron mandados a prisión, en los años 40, por sus actividades políticas. Sin embargo, tampoco debemos olvidar que hubo momentos de mayor cercanía, como cuando por ejemplo una mayoría de carlistas defendía a Carlos Hugo para que fuera designado por Franco como sucesos a título de Rey. Entonces hasta don Carlos Hugo y su padre, don Javier, se mostraron más cercanos y menos críticos con Franco.

7º Del mismo modo desde este medio hemos publicado noticias favorables a VOX (partido liberal). Ahora bien, siempre hemos avisado que para los católicos VOX no es más que una tirita. Que a falta de otras opciones políticas puede ser buena para debilitar en algo la ideología política de género, o para incluso mejorar la situación de las mujeres embarazadas y para evitar el incremento del aborto. Pero, eso sí, siempre hemos manifestado que de VOX no puede esperarse una solución definitiva, pues cree sinceramente en la democracia partidista y en la Constitución.

8º Del mismo modo publicamos noticias sobre otras fuerzas consideradas  «ultraderechistas». Pero ello es así porque nosotros queremos dar voz a todas aquellas fuerzas que de una forma u otra pueden contribuir a un cambio profundo de España, bien por su convencimiento de que el aborto es un crimen, bien por su defensa de la Iglesia Católica, bien por la defensa de la moral natural, o bien por la crítica a la democracia partidista. Sabemos que hay una gran distancia que nos separa de estas fuerzas, pero entendemos que la lucha por recuperar la España en la que creemos debe llevarse a cabo entre todos los españoles de buena voluntad, y que la hegemonía cultural la alcanzaremos por la intersección de luchas. Y en esta intersección de luchas también hemos dado voz a otras entidades definidas como de «izquierdas», como SAÍN.

9º Por lo demás, este medio no cuenta con más financiación que su publicidad, pequeñísimas donaciones, la colaboración desinteresada de sus numerosos colaboradores y artículistas, y la venta de los libros que editamos, y aquí no se publicita Mapfre ni ninguna otra gran empresa ni española ni extranjera.

10º Por otra parte, desde este medio no somos beligerantes contra el PC, por lo que no entendemos se nos acuse de participar en una operación de Liquidación del mismo. Y por lo que sabemos tampoco la CTC participa en ninguna Operación de Liquidación, lo mismo que no recibe ayuda económica de ninguna empresa, pues entre otras cosas la Ley lo prohíbe. Es más, sabemos, por los familiares, amigos y conocidos que militan en la CTC que están en pleno proceso de organización, y que uno de sus objetos es publicar sus cuentas, lo que hará ver que, en efecto, no está financiada más que por sus militantes.

11º Finalmente, desde este medio no nos hemos pronunciado por ningún príncipe en concreto, y tanto publicamos noticias de los Braganza, como de los Habsburgo-Lorena (o Austria Lorena), como de los Borbón-Parma (don Sixto o Carlos Javier), como de los Borbón Dos Sicilias, los Saboya e incluso de Luis Alfonso de Borbón y Martínez-Bordiú, sabiendo, incluso, que alguna está claramente excluido de la línea sucesoria. Si dedicamos un espacio mayor al acto de Montejurra fue porque fue el primer acto desde 1976 en el que convivieron pacíficamente carlistas del PC, con carlistas de la CTC, con carlistas sin adscripción alguna. Y eso, desde luego, es una novedad que hay que potenciar y que seguiremos patrocinando, pues nuestra pretensión primera es la unidad del carlismo.

Es más, la cuestión de la dinastía se resolverá cuando exista un estudio actual, profundo y apartidista, de la cuestión jurídica de la sucesión. Y habrá que respetar el resultado al que llegue, pues es evidente que al Rey se le acepta, y no se le elije por conveniencia. Por tanto, si por ejemplo, el rey fuera Carlos Javier, habrá que aceptarlo, no pudiendo hacer críticas de si nos cae mejor o peor, o si su acierto es mayor o menor. Tan rey de España fue el excepcional Felipe II como el nefasto Carlos III, tan rey fue Carlos VII como sus tristes antecesores Carlos IV o Fernando VII.

Así pues, pedimos a nuestros lectores no Carlistas que sigan apoyándonos con su lectura este medio si creen en una España católica o por lo menos respetuosa con el derecho natural; o si creen en la indisolubilidad de España; o si creen que debiéramos recuperar la grandeza de la Hispanidad estrechando lazos con Portugal y con todas las naciones hijas de España y Portugal.

Y a los lectores carlistas les pedimos que sigan apoyándonos si creen que sería buena la unidad del carlismo, y que tan carlistas son unos y otros. Y que es absurdo que unas organizaciones se crean en el monopolio de repartir carnet de carlismo.

Si el PC o alguno de sus militantes entienden que en este medio se les presta menos atención de la debida les invitamos a que nos manden sus convocatorias de actos, sus notas de prensa, y colaboraciones de articulistas, que de seguro serán bienvenidas.

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 

Carlos Pérez- Roldán Suanzes- Carpegna

Abogado, académico de la Academia Internacional de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades y colaborador de numerosas publicaciones y revistas, exdirector de la sección cultura del periódico digital Minutodigital, e impulsor de numerosas iniciativas de la sociedad civil para fomentar la participación ciudadana real en la vida política y social, como el Centro Jurídico Tomás Moro, el Centro de Estudios Históricos General Zumalacárregui, o la Asociación Editorial Tradicionalista. Actualmente es director de Tradición Viva

Comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • El artículo del P»C» al que hacen referencia, es de Evaristo Olcina al que el Duque de Parma retiro la Cruz de la Legitimidad Proscrita , que su difunto padre le impuso. Todo el artículo es un resentimiento del tal Evaristo.

    Escribo a modo de aclaración, pues como Carloctavista defiendo los derechos incontestables de los descendientes varones de Doña Blanca de Borbón a la Corona de Las Españas. Por supuesto no me importan nada las opiniones de C»T»»C», C»T» o P»C».Ju

    • Lamento tener que decirle que no existe constancia alguna de la expulsión que cita aunque parece que José Carlos Clemente se la inventó, algunos le jalearon y llegó a publicarla en algún libro, y en ningún caso se comunicó al interesado la apertura de expediente alguno ni la tal expulsión, inventada al parecer en relación con un acto en Poblet, con la ironia que Ud. desconoce que Olcina era precisamente quien había redactado en su día los Estatutos de la ROLP porque la indigencia intelectual de los Borbón Parma no daba ni para eso e incluso parece que que algunos de los presuntos agresores del Montejurra 76 siguieron o han seguido perteneciendo a tal orden sin ningún problema… Nadie ha visto nunca prueba alguna o documento fehaciente ni testimonio válido de tal expulsión, se lo digo yo que lo he buscado en vano. Claro que si preguntan a sus enemigos mortales… pero en realidad tampoco conozco nada serio en ese sentido.

      En cuanto a Ud. como tal carloctavista podría ser un ex-asiduo despechado del Foro del Partido Carlista de Madrid siempre enzarzado conra Olcina y que ha desaparecido hace tiempo.

      Atte, Caradeplata

      • Evaristo Olcina alias Caradeplata y E en el artículo: Todos los asiduos al Duque de Parma saben que le retiraron la citada «distinción» y así lo manifiestan publicamente, de forma verbal, como el propio Duque. Nunca he estado en el foro que cita, ni en nada relacionado con el Partido «Carlista», siempre he sido una persona muy decente. Con esto pongo fin a cualquier debate con usted, su vida es un teclado de ordenador para alcahuetear y criticar lo que escriben o hacen otros, sería rebajarme a su nivel.




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad