Hemeroteca - 07/09/2019

Por eso la sociedad actual no es capaz de comprender por qué el simple consentimiento no avala cualquier comportamiento sexual. Porque no entiende que, por encima la voluntad está la razón, y que la razón ha de estar orientada a la naturaleza si se persigue el fin de la verdadera felicidad.

Recibe en tu e-mail todas las novedades