Cultura

Camilo Sesto de la mano del silencio nos enseñó a soñar

Pero aquella noche del siete de septiembre Camilo Blanes Cortés de pronto se fue, dobló sus versos e inspiración, recogió su pluma, falleció, ya no hará del amor un verso y reflejo de su credo

Por MIGUEL ANGEL BALDERAS / México


De vez en cuando la vida muestra que la mejor cómplice en esos ratos de desencanto es la noche, ella sabe qué sí, y que no somos, la oscuridad, nuestra mejor amiga, con quien podemos hablar cara a cara, abrirnos hasta el llanto. Camilo Blanes tuvo la sensibilidad de construir historias, nos llevó primero por los renglones, luego danzamos sobre las notas, hasta volvernos canción, ya atrapados en el espejo de su magistral interpretación, de pronto éramos los protagónicos de esa historia de amor o desamor.

Pero aquella noche del siete de septiembre Camilo Blanes Cortés de pronto se fue, dobló sus versos e inspiración, recogió su pluma, falleció, ya no hará del amor un verso y reflejo de su credo; el compositor e intérprete español con seiscientas canciones registradas y una venta de más de ciento cincuenta millones de discos en el mundo y un disco de platino, murió, se quedó eterno en la oscuridad.

Alcoy, ciudad situada al sureste de España, en la Comunidad Valenciana, provincia de Alicante, lo vio nacer e iniciarse como cantante en los coros del colegio, luego de la mano de Juan Pardo lanza su voz sobre el viento del mar y comienza a mostrar al mundo sus canciones.

Algo de mi deja de ser canción incompleta y se vuelve poema de amor que proyecta al cantautor al gusto popular y obtiene varios discos de oro, luego de exitosas giras y grandes volúmenes de venta; en 1975 produce la Ópera rock Jesucristo Superstar en el Teatro Alcalá-Palace de Madrid. Manteniéndose por su calidad en cartelera cuatro meses con gran éxito Andrew Lloyd Webber aseveró después de verla que la producción española era la más apegada a la original.

Es justamente en los setenta, que a pesar de mi poca edad, lo descubro y me atrapa con sus canciones, verlo dibujar a oscuras con sílabas y consonantes el beso, o delinear una figura sin perder detalle de su ser, su piel; “mendigo de amor” fue el tema que mejor describe mi estado de enamoramiento que vivo en ese momento y de pronto, me veía con andar despacio, simulando no mirar, mientras ella, me llamaba y me daba de su pan, viviendo en su puerta por robarle un solo mirar, mientras ella cuidaba las flores y al viejo jardín, aunque en realidad, no tenía idea de cómo llegar al lugar en que vivía y si tenía jardín, reja o patio.

En los ochenta, el trabajo actoral y fuerza interpretativa de Camilo inspira a un grupo de jóvenes para treparse al escenario, y montar Jesucristo Superstar en la versión de Ignacio Artime y Jaime Azpilicueta, producida en 1975 por este talentoso artista y en el 2000 la producción del Fantasma de la Ópera; nunca se enteró, pero puso la primera piedra para lo que sería una empresa vigente hasta hoy día, y que además de realizar producciones escénicas, también produce programas para radio y televisión, además de hacer cortometrajes, reportajes con contenido social, y videos promocionales y corporativos.

Ya en los noventas, “Quererte a ti” es la narrativa que Blanes hace de mis fracasos amorosos, pero también, el preludio de la llegada a mi vida de quien sería mi compañera y madre de mis hijos, aunque siendo honestos lo cierto es que harto de soñar que existía, hice las maletas y la fuí a buscar, pero quien sabe, tal vez quererte a ti, sería la predicción de que aprendería hoy a conjugar el verbo amar en soledad, no lo se, pero con ella, la calle sin pisar que era mi vida, de pronto se volvió avenida citadina y mis días llenos de color, de amor y de besos, con su fuego arrasando mi bosque, hoy, de ternura abandonado.

Y llegó el nuevo milenio y con el mis hijos, quienes han crecido escuchando sus canciones y las historias que de ellas emanan; quienes han concluido que ambos, Blanes y el que esto escribe, hicimos de nuestra vida un carnaval, sin cabeza ni pies, un vendaval sin final, un fracaso en amores. Luego aprendí a pedir perdón a la usanza del compositor: perdona por pedir más de lo que puedo dar, por gritar, cuando debo callar, por huir cuando tu me necesitas más. De pronto, nuestras historias eran paralelas, nos acostumbramos a soñar, a contar de la mano del silencio frases sin sentido, mordiendo apenas las palabras, cierto, de mi boca a otras bocas nacen mil palabras sinceras, pero atadas y en cada nudo una pena.

Buscó amores dentro de los versos, entre las flores o en los encuentros, recordando sus sueños y en las mañanas aseveró sentía no tenerlos; la soledad dormía envuelta entre sus sueños y su piel, haciéndose presente en cada tema, amar o ser amado, ser un vencedor o un vencido, reír por no llorar, cambiar dulce por amargo.. fue la constante de su decir. Comenzaba diciendo te amo, lo hacía como hacen los poetas, trepando los muros colgando en caprichosas nubes hasta llegar a los labios, donde soñaba anidar los suyos, luego manifestaba… cuánto le extrañaba, con un dejo de nostalgia, vestido de recuerdos, pintaba vivencias, enmarca anécdotas y terminaba hablando del ayer y sus ecos, del fuego, de cenizas… y del cuerpo aquel que volvía poesía.

Hoy su cuerpo será archivado en una lápida, pero sus canciones, emotividad y calidez humana pervivirá en todos los que crecimos y enamoramos a la manera de sus canciones; aquí estamos, coleccionando tus recuerdos, haciendo esta noche tan larga y a la oscuridad cómplice y amiga, hablando con ella cara a cara, llorando tu adiós por fuera y por dentro.

Que se levanten todas las banderas

cuando el cantor se plante con su grito

y que mil guitarras desangren en la noche

una inmortal canción al infinito

hoy guardó silencio el cantor

descanse en paz Camilo Sesto

Tema -

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 
Revista Reino de Valencia

Revista Reino de Valencia

REINO DE VALENCIA es una revista editada por los CC. CC. Aparisi y Guijarro, San Miguel, Domingo Forcadell y Polo y Peyrolón.

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descarga gratuita

Boletín mensual

Recibe gratis La Tradición de la Hispanidad

Mantenemos tu datos en privado.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad