Opinion

La suma y la resta

Podría acometerse la presentación conjunta de las derechas en Navarra, en Cataluña y País Vasco

Son las reglas básicas de la aritmética y se aprenden en los primeros pasos del aprendizaje, pero no son fáciles ni simples. Se empieza agrupando manzanas, poniendo y quitando unidades, luego en la vida diaria se suman o restan otros elementos y puede llegar a ser un asunto complejo. Estos días, tras una investidura fallida -otra más- y una segunda no llevada a cabo, el procedimiento automático de nueva convocatoria de elecciones se activará sin remedio el lunes 23 de septiembre firmado por S.M. el Rey. Tras los comicios del 28 de abril, el 10 de noviembre repetimos. Más allá de comentar si los políticos son capaces de pactar o no, o si todos son culpables, lo cierto es que el presidente en funciones ha negociado poco o muy poco y no ha querido llegar a ningún acuerdo. A Podemos le denominó «socio preferente» y llegó a ofrecerle una vicepresidencia y tres ministerios, tras vetar a Iglesias y aceptar el veto éste. Pero la formación morada exigió contenido competencial y presupuestario a esas tareas y responsabilidades y las conversaciones se rompieron. Al PP y Ciudadanos Sánchez les pidió en todo momento que se abstuvieran sin más. Ni pactos ni compromisos con estas fuerzas, sólo que facilitaran su gobierno actuando con la pasividad del abstinente. De ahí no se ha salido, Podemos ha insistido en la petición de negociar ofreciendo fórmulas variopintas, hasta un gobierno de coalición provisional de duración anual, pero la negativa le ha sido reiterada con la misma insistencia que la originaba. Rivera, a poco del final, con las consultas del Rey ya en marcha, intentó con un imaginativo planteamiento que Sánchez tuviera la abstención de Populares y Ciudadanos a cambio de tres compromisos concretos que requerían un profundo cambio de rumbo. Pero Sánchez, que como dice ABC en su editorial tiene «una relación compleja con la verdad», dijo sin sonrojarse que ya cumplía esas tres condiciones… Imposible.

Ante esta nueva consulta vinculante a los electores, Pedro Sánchez apuesta por reforzar su número de escaños dando por hecho que lo que va a ocurrir es lo que la mayoría de las encuestas conocidas pronostican y a él más conviene. Pablo Casado, ante esta posibilidad, ha ofrecido la agrupación de fuerzas en forma de coalición electoral de forma abierta a semejanza del acuerdo que llevó a constituir en las autonómicas ‘Navarra Suma’.

Créanlo, no es bueno acudir a las urnas dando por sabido el resultado de las mismas, no es ni muy respetuoso ni muy prudente, ni siquiera es inteligente, porque la historia nos dice que siempre hay que esperar lo inesperado. Hay varias articulaciones posibles para afrontar la creación de esta coalición electoral que podría dar el vuelco más sonado de los tiempos que vivimos. De una parte, podría acometerse la presentación conjunta, aparte de en Navarra -que se da por hecho-, en Cataluña y País Vasco. En esas comunidades, entre cierto debilitamiento electoral de las fuerzas que representan la atomización del espectro de centro y centro-derecha y el ímpetu nacionalista e independentista anticonstitucional, ir agrupados a la cita electoral podría traer una más que digna representación navarra, catalana y vasca, en nombre de esa importante mayoría que es y se siente española. O sea, que esta coalición así vista empezaría por prestar un gran servicio a España. De otro lado, cabe plantearse esta idea en las llamadas pequeñas circunscripciones. O sea, en las provincias que se eligen hasta cuatro diputados -dos o tres-. En ellas, acudir separados es la garantía de no obtener casi ningún Diputado Nacional y regalar y favorecer al PSOE más de la cuenta. Una fase más sería el extender la coalición en las elecciones al Congreso a toda España; es factible, pero en atención a las diferencias entre estos partidos bien puede limitarse a lo referido y acudir por separado en las llamadas grandes circunscripciones con la metodología y requisitos que ajusta la Ley Electoral General y resto de disposiciones al efecto. La pata que falta es la elección al Senado, en la cámara alta la coalición propuesta -ésa sí, en todo el territorio nacional- se haría con el control de la misma con casi toda seguridad y los Senadores coaligados electos -tras ganar- pasarían a integrarse cada uno en su grupo parlamentario, al igual que los Diputados.

A Sánchez ya lo conocemos, ahí está el futuro y los primeros estertores europeos de recesión o crisis. Se puede asistir a esta ceremonia en la que todo parece previsto o tomar el testigo y dar los pasos necesarios para explicar alto y claro que #EspañaSuma.

Por Joaquín Ramírez

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 
Revista Reino de Valencia

Revista Reino de Valencia

REINO DE VALENCIA es una revista editada por los CC. CC. Aparisi y Guijarro, San Miguel, Domingo Forcadell y Polo y Peyrolón.

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descarga gratuita

Boletín mensual

Recibe gratis La Tradición de la Hispanidad

Mantenemos tu datos en privado.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Libros