Opinion

Pretendientes a «bailar» con España

¿Sabrán los votantes escoger una buena pareja de baile para la maltratada España?

Se dice que España es un país democrático y progresista y como tal, cada cuatro años deben celebrarse elecciones al Parlamento para así determinar con qué pareja ha de bailar esos cuatro años. Así dicho puede parecer una cosa razonable y positiva; sin embargo, no sé si es por los continuos comicios que hemos padecido, o por la calidad de los pretendientes, es el caso que tuvimos que votar la XI Legislatura el 20 de diciembre de 2015 y seis meses después la XII, para llegar a la Legislatura XIII el 28 de abril de 2019 y de nuevo nos vemos abocados a tener que votar. Y encima todo el mundo lo hace con disgusto: aquellos que ya estaban asentados en su escaño, sin méritos para ello en muchos casos, ven con temor que pueda peligrar su chollo; los jefes de cada grupo o grupúsculo, preocupados por los votos que puedan obtener o lo que es peor, perder; y los electores, cansados de tener que correr con los gastos que esta “juerga” supone a las arcas del Estado y, por lo tanto a ellos mismos, están hartos de tanto baile.

Así las cosas, algunos cabezas de grupo empiezan a marear al personal con sus consignas tratando de transmitir lo buenos que son y lo mucho que se sacrifican por la nación y resulta curioso y hasta risible ver las “oscilaciones” de criterio que manifiestan algunos. Otros, mantienen erre que erre su criterio de hace tantos años, siempre en contra de España, − ya supondrán que me refiero a los representantes del independentismo vasco, catalán y sus derivados, de momento, mallorquín y valenciano hasta que amplíen el anschluss que tienen previsto−.

Conozcamos a aquellos que creen tener más posibilidades de encabezar la lista del carnet de baile. Son:

PABLO CASADO BLANCO : presidente del Partido Popular es también diputado en el Congreso por Madrid, habiendo representado a Ávila entre 2011 y 2019. Defensor de la Constitución de 1978 y “de una España que sume”; descarta la «gran coalición» que pide Feijóo porque dice que «Pedro Sánchez jamás ha querido el apoyo del PP». “Si Sánchez quiere que vayamos juntos mi mano está tendida, pero no puede darle la otra a Torra y Puigdemont”, de manera que, ya que Sánchez busca triquiñuelas para no aplicar el artículo 155, le exige que aplique la Ley de Seguridad Nacional para tomar el control de las Fuerzas de Seguridad en Cataluña y se ofrece como la alternativa para un cambio de gobierno porque “es difícil confiar en una persona como Pedro Sánchez, el único gobernante que no ha sido capaz de formar gobierno en España tras las últimas elecciones”.

“No quiero el voto del miedo ni de la ira, quiero el voto para un proyecto integrador, afirma, y en el mismo sentido parece ir la declaración: “Mi compromiso es unir para ganar, ganar para gobernar y gobernar para unir a España”, mensaje mucho más directo y claro que el críptico lema elegido: “Ellos o nosotros: Todos. Todos ¿para qué? Para defender la unidad de España, para exigir la utilización del español en todo el territorio, para derogar la Ley de Memoria Histórica, para luchar contra la cada vez mayor discriminación social, o simplemente para vegetar en el Congreso siguiendo los parámetros de Rajoy, tal como parece al situar a Ana Pastor, (quien forma parte del círculo más cercano a aquél), como número 2 en las listas al Congreso?

A última hora ha cambiado: «Por todo lo que nos une», es el lema del PP frente al intento de Sánchez de polarizar España. Los populares subrayan que salen a ganar con personas «que gestionan bien» y tienen «más solvencia». El número dos de los populares, Teodoro García Egea,  ha defendido el «grito de esperanza» del PP para acabar con la polaridad y la España dividida que, a su juicio, está imponiendo Sánchez y quienes le siguen «el juego».

 

ALBERTO CARLOS RIVERA DÍAZ​​​, presidente de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía desde su fundación, diputado del Parlamento de Cataluña de 2006 a 2015 y, actualmente, diputado en las Cortes Generales durante las XI, XII y XIII legislaturas. Su lema para la última fue ¡Vamos Ciudadanos! Entonces nos preguntábamos Adónde vamos y Para qué. La perspectiva de estos meses nos ha dado la respuesta: Adónde: al Congreso, Para qué, para ocupar corriendo su escaño y así poder cobrar sustanciosos sueldos para los que no están capacitados. Debemos aclarar sin embargo, que por desgracia para España sobre todo y para los cotizantes que les pagamos, este es un problema que se extiende a todos los partidos de izquierda, derecha y medio pensionistas. La cuestión es que no Vamos a resolver los problemas que quizá por ello se agravan cada vez más.

Durante la última legislatura se ha envuelto en el NO a Sánchez igual que éste lo hizo con Rajoy; seis meses repitiendo lo mismo,pero ahora que se avecina nuevo recuento electoral Ciudadanos suaviza su no a Sánchez y afirma que su prioridad será un acuerdo con el PP tras el 10-N. La dirección contempla que el partido facilite la gobernabilidad en caso de bloqueo. Acosado por el PSOE y el PP, que aspiran a morder en su electorado indeciso, el líder de Ciudadanos sacará colmillo para defender su territorio. Pese a la dureza retórica contra el líder socialista, Rivera deberá acudir al 10 de noviembre con una posición menos rígida ante los posibles pactos poselectorales. Admiten que sí se contempla que el partido vuelva a desempeñar un papel para facilitar la gobernabilidad. La dirección de Cs sigue, en todo caso, convencida de que no puede entenderse con Sánchez. “Lo que ha sucedido en los últimos meses nos reafirma. El pacto de Navarra [entre el PSN, Geroa Bai y Podemos, con la abstención de Bildu] o el rechazo de Sánchez a nuestra oferta de abstención por no querer comprometerse a no indultar a los líderes del procés, nos ratifica en que no llegaremos a acuerdos con Sánchez, como tampoco con Batasuna o Bildu”, defiende una fuente muy próxima al líder, según Elsa García de Blas en El País el 30-09-2019.

En estas condiciones proclama su lema para estas elecciones: ¡España en Marcha! ¿Hacia dónde? ¿Quizá detrás de Francia? Al menos el lema es el mismo, cambiando el nombre del país que ya sabemos gobernado por Macron, vinculado desde antiguo con la masonería. De todas formas según las inclinaciones del presidente en funciones, a valorar positivamente la II República, tememos que se una con los partidos que quieren destruir la nación con un nuevo Frente Popular. Al menos cuando Rivera estaba en su fase negativa nos quedaba la esperanza de que eso no se produjera…

¿Y España? Pues ahí sigue la pobre sin que, aparte de meras palabritas, nadie se ocupe en serio de su integridad territorial ni de su merma política internacional ni del problema económico que se avecina.

PABLO IGLESIAS TURRIÓN politólogo, político y secretario general de Podemos desde 2014. Ha sido diputado en el Congreso durante la XI y la XII legislaturas de las Cortes Generales. A pesar de la escisión que a la coalición le ha supuesto la ruptura de Errejón, Iglesias ha conseguido aglutinar a Izquierda Unida, En Comú Podem y Galicia en Común y a los comunes en Cataluña.

Empiezan las demagógicas frases que a la mayoría de la sociedad gustan pero que son, y más en este momento que comienza una nueva recesión económica, difíciles de creer: “Después del 10N, hay que bajar la factura de la luz, bajar el precio del alquiler, proteger a los trabajadores en precario o asegurar las pensiones, revalorizándolas al IPC por ley”. Pero siempre hay gente que, necesitados de que eso se vea cumplido, les creerán y les votarán.

Estas elecciones no van sobre los partidos, sino sobre cómo mejoramos la vida de todos y de todas”.  Bueno, como dice la proverbial frase: “la caridad bien entendida empieza por uno mismo”, ha decidido enseguida mejorar la suya ostensiblemente. Añade: “nos encontraremos con nuestra gente, con los círculos y los equipos que militan, trabajan y sueñan con una España donde los derechos no sean privilegios, donde el bienestar no sea un lujo y donde la estabilidad se garantice con más igualdad y más justicia social”. Debería tener cuidado con lo que dice porque alguien puede recordarle que por su derecho a disfrutar de un magnífico bienestar en una lujosa y gran vivienda, de 2.000 m2 nos vemos obligados a  pagarle la protección de una vigilancia por parte de la Guardia Civil que nunca puede ser la habitual dadas las dimensiones de la finca. Y hablando de privilegios: los vecinos del pueblo y el sindicato CSIF de la Policía Local de Galapagar también han denunciado que por falta de efectivos al tener que dedicarlos a la protección de su familia y su vivienda, se ha producido una oleada de robos en el municipio y asaltos en casas; es decir, por sus privilegios, otros vecinos se ven abandonados en sus derechos.

«No pedimos créditos a los bancos ni al ICO» dijo orgulloso, y un tuitero le contesta: de verdad? que desvergüenza!, pero si El Coletas es el primer hipotecado! Que pardillos son los votantes podemitas!! Es cierto, los votantes deberían valorar la importancia de su voto antes de introducirlo en la urna y como en este momento preelectoral lo que más les preocupa son los votos que obtendrán, es bueno recordar la frase de Pablo Iglesias Posse: «No sólo hacen adeptos los partidos con sus doctrinas, sino con los buenos ejemplos y la recta conducta de sus hombres». Debería tenerlo en cuenta su discípulo de igual nombre.

No parece que esté dispuesto a tenerlo presente. De momento apoya a los que no practican esa recta conducta como a los CDR independentistas que han sido detenidos con material explosivo y planos donde colocarlos, porque dice que solo son hipótesis «Vamos a esperar… Vamos a ver qué pasa en el juicio». No son suficientes las evidencias que el juez ha visto para enviarlos a prisión provisional sin fianza. «Que el juez diga que, efectivamente, estaban fabricando bombas para matar a alguien», ha concluido Iglesias. Ante semejante postura nos preguntamos ¿Para qué otra cosa se pueden fabricar bombas?

Conociendo sus afinidades genealógicas y políticas no nos extraña. Su comportamiento y el del grupo es propio del ADN que comparten, por eso son defensores a ultranza de sus militantes radicales como Alfonso Fernández Ortega, arrestado por la Policía Nacional en Madrid por tenencia de un artefacto explosivo durante la jornada de huelga general del 14 de diciembre de 2012, por lo que según el ponente de la sentencia, el magistrado Conde Pumpido “justificaba una reacción penal contundente”, a pesar de lo cual desde entonces se han venido sucediendo manifestaciones y pintadas a su favor y en contra de la policía, organizadas por todos los grupos afines al de Podemos.

Iglesias se presenta como el único candidato que puede evitar una coalición PSOE-PP y para ello utiliza el lema “El poder de la gente”. Arranca la precampaña con un acto con la militancia en Madrid reivindicándose asimismo como la única formación capaz de hacer frente a los privilegiados y cree que Albert Rivera quiere sumarse a la coalición del bipartidismo que es la que quieren «los poderosos».

¿El poder de la gente? ¿Qué poder? En Navarra, por ejemplo, se unieron Unión del Pueblo Navarro y Ciudadanos para formar un partido de centro derecha: Navarra Suma (Na +) que obtuvo la mayoría en las últimas elecciones pero Sánchez con la aquiescencia, más o menos abierta, de Iglesias ha entregado las mayores instituciones navarras nada menos que a los etarras. ¿De qué poder habla Iglesias? Se preguntan los ciudadanos.

ÍÑIGO ERREJÓN GALVÁN  ​ es un politólogo y político español, diputado por la XI legislatura de la Asamblea de Madrid, en la que ejerce de líder del grupo parlamentario de Más Madrid. Cofundador de Podemos, fue diputado por Madrid de la XI y XII legislaturas de las Cortes Generales. Después de la ruptura con Iglesias, Errejón ha sellado pactos con Compromís en las tres provincias valencianas y con la Chunta en Zaragoza. Junto a Equo han registrado su alianza en 12 circunscripciones (Madrid, Bizkaia, Sevilla, Málaga, Granada, Cádiz, A Coruña, Pontevedra, Murcia, Asturias, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife), aunque algunas agrupaciones de la formación ecologista concurrirán con Unidas Podemos. En total, Errejón ha inscrito coaliciones en 16 provincias, a la espera de saber en cuántas se presentará finalmente.

El equipo de Errejón ha intentado acercarse a círculos de la izquierda federalista en Cataluña que basculan entre los comunes y el PSC. Un espacio que se declara no independentista sin complejos, que rechaza el procés abiertamente y se opone sin fisuras a un referéndum sobre la independencia –defienden, eso sí, un nuevo acuerdo sobre autogobierno que sea validado en las urnas–. Errejón “Genera desconfianza”, afirman. No olvidan la conferencia que pronunció en enero del 2017 en Barcelona junto con Xavier Domènech y Josep Lluís Carod-Rovira. Entonces, y como ya había hecho anteriormente, el ex dirigente de Podemos defendió a capa y espada el “derecho de autodeterminación” de Cataluña y una relación “confederal” con España –como los comunes de Colau–. Pero aquellos a los que se ha acercado, ahora consideran que el confederalismo no es una forma de Estado válida para ellos, de modo que el grupo de Errejón no parece interesarles. La desconfianza que inspira abarca otros aspectos como su posición sobre los vientres de alquiler y la prostitución –regulación o abolición–, que aún no ha aclarado y que parece interesar mucho al grupo que pretende captar.

Los comunistas Manuela Carmena e Iñigo Errejón

Esa desconfianza se ve corroborada con el lema de su campaña “Más País”.

Es muy representativo de su pensamiento político. Titular el lema como Más Patria, Más España, hubiera sido motivo de que sufrieran un ataque de alergia, así que colocan el Más País que es más inocuo, pero claro, muchos se preguntan de qué país hablan, porque en el mundo hay 194 países soberanos así que al no determinar, ¡a saber a qué país se refiere! Y teniendo en cuenta las vinculaciones de las que han hecho gala, podrían hablar de querer hacer un país, (España), MÁS como Venezuela o Cuba, o siguiendo la atracción que sienten por países como Irán, someter a todas las españolas al burka. Pero no. A las primeras de cambio se ha deshecho de su mención al PAÍS, lo ha abandonado en cuanto se ha puesto a concertar alianzas. Reconozcan que este hecho es esclarecedor de la fortaleza de sus convicciones; nos recuerda la conocida frase de Groucho Marx: «Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros.». Es lo que ha ocurrido en el pacto con Compromís, que perderá el País por el camino y se llamará Mes Compromís, al final solo quedará Más, Más qué? ¿quizá Más Dinero?¿Eso es lo único que importa?

PEDRO SÁNCHEZ CASTEJÓN político español, presidente del Gobierno desde junio de 2018. También es secretario general del Partido Socialista Obrero Español desde 2017, tras ser reelegido para el cargo que ya desempeñó entre 2014 y 2016.

En las anteriores elecciones su lema fue “AHORA AVANZAR”: «España necesita avanzar hacia un Gobierno progresista» recalcaba el PSOE. Bien pues desde el primer momento la medida más progresista y destacada ha sido la propuesta de exhumación de quien fue Jefe del Estado, el general Francisco Franco inhumado hace 44 años en la Basílica del Valle de los Caídos. Esta decisión implica un desprecio absoluto por la Historia de España, un atropello a la ley y a los acuerdos firmados entre Estados, falta de respeto a un templo sagrado para todavía la mayor parte de los españoles y la tropelía que supone pisotear y menoscabar los derechos que asisten a los descendientes del difunto, aunque parece que el objetivo real de esta decisión sea «derrocar al Rey Felipe VI» y cumplir con la tozuda pretensión de la masonería de proclamar la III República; para eso han impuesto la Ley de Memoria Histórica, “palanca” de la que se sirvió Zapatero, con la que Sánchez pretende culminar su gran obra que le permitirá pasar a los anales históricos.

Lo de Pedro Sánchez es de estudio psicológico o de alumno aventajado de la desfachatez política, dice Paloma Cervilla en su crónica de ABC el 02/10/2019: “Un año y medio después de llegar a la Moncloa a través de una moción de censura respaldada por populistas e independentistas catalanes que quieren romper España, de pactar con ellos ayuntamientos y comunidades autónomas, ahora, sí ahora, cuando llegan las elecciones, se marca un lema de campaña con la palabra España”: Ahora España. No debe sorprender su postura. Es un ser camaleónico. Se postuló rojo, republicano radical, para, en cuanto vio peligrar su postura de “bon vivant”, envolverse en una bandera rojigualda que no cabía en la plaza de Colón. Cuando de nuevo se sintió consolidado volvió a su rojo natural y ahora, próximas las nuevas elecciones cuando ni las encuestas de Tezanos le dan como un nuevo “Al Mansur” (el Victorioso), decide acordarse de España y no nos extrañe que lleguemos a verle con camisa azul mahón o con la Cruz de Borgoña, según se acerque el 10 de noviembre. Eso sí, lo hará con la misma convicción con que el hugonote Enrique de Borbón, IV de Francia, se hizo católico: “París bien vale una Misa”.

«Travestismo político» lo denomina la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, quien ha advertido de que a pesar del AHORA ESPAÑA, no piensa en la nación, porque prepara una negociación con los independentistas catalanes con «nuevas concesiones» si repite en la Moncloa. Se había comprometido con Rivera a defender la Constitución en Navarra y ya vimos como entregaba las principales instituciones de esa Comunidad nada menos a HB (los antiguos etarras y sus herederos). Se niega a aplicar el artículo 155 porque asegura que no se dan las condiciones y presionado para que, dada la gravedad del tema catalán, aplique allí la Ley de Seguridad Nacional o, al menos, rompa con ERC y JxCAT, elude como puede la cuestión; pero cómo podría romper si al tiempo da alas al PSC para que apoye a Torra en la moción de censura que plantea Cs por la posible vinculación del separatista con el terrorismo de los CDR. El objetivo del PSOE es lograr los votos de la “mayoría cautelosa”, dice Iván Redondo, el gurú de Pedro Sánchez.

SANTIAGO ABASCAL CONDE es un político español, diputado en la XIII legislatura. También es presidente de Vox desde 2014. Estuvo afiliado al Partido Popular del País Vasco entre 1994 y 2013, periodo durante el cual fue concejal de Llodio, además de ser miembro de las Juntas Generales de Álava y del Parlamento Vasco. Fue uno de los promotores de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, que presidió entre 2006 y 2014, y también es autor de varios ensayos políticos.

En enero de 2014, participó en la presentación pública del partido político VOX cuyo objetivo de postularse como una alternativa a la partitocracia del PP y PSOE, regenerar la democracia, acercar la política a los ciudadanos y defender la unidad de la nación española. Y en este sentido naturalmente va su lema, que no puede ser otro que una contundente contestación al de Sánchez: ESPAÑA SIEMPRE.

VOX se plantea ante la “salida” del PSOE: ¿Ahora España?, sólo ahora porque necesita conquistar votos de despistados? Y luego qué?, a partir del 11 de noviembre será ¿Nunca España? Porque la cuestión está en qué momento piensa en España; muchos creen que Sánchez solo piensa en sí mismo, de modo que por todo ello la España Viva de VOX ha respondido rápidamente con su lema: ESPAÑA SIEMPRE.

ESPAÑA SIEMPRE, España primero, España unida; éstas que parecen ser sus firmes ideas, nos traen el recuerdo de las de grandes pensadores españoles: Maeztu, José Antonio, Ortega o García Morente.

José María Gárate en “Los intelectuales y la milicia” afirma:

«Maeztu había definido la nación como una misión, José Antonio definiría la Patria como una unidad de destino, Ortega, como un proyecto de vida. Todas esas definiciones habían sido formuladas ya en 1938, cuando Morente se decide a concebirla como “el estilo común a una infinidad de momentos en el tiempo, a una infinidad de cosas materiales, cuyo conjunto constituye la historia, la cultura, la producción de todo un pueblo”». Y añadimos un aspecto importante en la filosofía de García Morente que aclara: esas cosas materiales que se enumeran, son parte de un todo, cuya base, el sustrato en el que se funden dichos elementos; este es su esencia espiritual, su esencia trascendente.

Queremos creer que en esta España sin valores parece que hay un grupo político que se siente identificado con aquellos y por eso defiende la nación como una misión, como una unidad de destino, como un proyecto de vida, pero de vida ética y decorosa.

¿Sabrán los votantes escoger una buena pareja de baile para la maltratada España?

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 

Valentina Orte

Licenciada en Geografía e Historia, fue profesora hasta su jubilación.

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descarga gratuita

Boletín mensual

Recibe gratis La Tradición de la Hispanidad

Mantenemos tu datos en privado.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad