Cultura

Conservadurismo

Cualquier movimiento disidente contra el actual orden establecido ha de partir de la defensa de un orden trascendente (con fundamento en la revelación divida, la ley natural, y la tradición).

La editorial El buey mudo nos ofrece la oportunidad de pasear por la historia y la evolución del movimiento conservador guiados por el británico Roger Scruton.

Su obra “Conservadurismo” es clara en su planteamiento: las ideas conservadoras son intrínsecamente interesantes«, ya se compartan sus dogmas, o se discrepe de los mismos. En la Europa continental la palabra conservadurismo está repleta de connotaciones negativas debido al injusto triunfo del concepto de revolución como sinónimo de progreso social, sin embargo, un detenido análisis de las aportaciones de autores como John Locke, Thomas Hobbes, Adam Smith, y Milton Friedman, nos permite comprende las aportaciones que el movimiento conservador (principalmente el anglosajón y el francés) ha realizado a la filosofía política.

Evidentemente, el conservadurismo descrito por Roger Scruton no deja de ser una corriente más del liberalismo político, y por ello, aunque en algunos autores “conservadores” encontramos los ecos de determinadas ideas tradicionalistas, e incluso el eco del derecho natural, no nos podemos engañar al concebir la historia del conservadurismo como una historia creada a la defensiva frente a las ideas revolucionarias. Conservadurismo no es tradicionalismo, y por tanto la obra de Roger Scruton ha de enmarcarse en este ámbito del liberalismo político, aunque en algunas de sus páginas podamos escuchar ciertos ecos del tradicionalismo político que resulten familiares a los lectores acostumbrados al manejo y estudio de los textos de los autores tradicionalistas.

Una vez realizada esta aclaración, hemos de coincidir con el autor que las ideas conservadoras suponen una «parte necesaria de la comprensión de lo que somos, del lugar que ocupamos y de por qué lo hacemos», por ello supone un error no hacer uso de las ideas conservadoras para atacar la pretendida superioridad izquierdista que trata de reducir el progreso a las aportaciones revolucionarias, y que niega al conservadurismo su capacidad de ofrecer una alternativa al avance revolucionario.

Evidentemente que desde la perspectiva tradicionalista podríamos poner numerosos reparos a la tesis defendida por el autor, no obstante, no es objeto de esta reseña defender la supremacía del pensamiento tradicionalista frente al pensamiento conservador, sino resaltar lo que aporta la obra de Roger Scruton en cuanto síntesis del pensamiento conservador. Según Scruton «al igual que subraya la necesidad de las tradiciones y las comunidades, la filosofía conservadora aboga por la libertad del individuo, y no concibe la comunidad como una red orgánica a la que nos vinculamos por el hábito y la sumisión, sino como una asociación libre de seres racionales, todos ellos dotados de una identidad propia que cultivar». En este sentido no se equivoca al autor al reconocer que el conservadurismo nació como una defensa frente a los excesos de la soberanía popular, si bien es cierto que las ideas conservadoras asumieron como propias algunas de las envenenadas ideas de los diferentes movimientos revolucionarios, pretendiendo limitar en el terreno fáctico algunos de los perniciosos efectos doctrinales del socialismo, sin caer en la cuenta que el reconocimiento de la libertad individual hacía difícil dicha oposición.

Tal y como refiere el autor, el movimiento conservador “se fue convirtiendo en una llamada a enarbolar la religión y la alta cultura frente a la doctrina materialista del progreso, antes de unir sus fuerzas a las de los liberales clásicos en la lucha contra el socialismo”, siendo necesario reconocer que en el actual mundo anglosajón el conservadurismo se ha convertido en la principal atalaya de defensa frente a los dos grandes riesgos de la sociedad occidental: frente a la corrección política, y frente al extremismo político, especialmente frente al islamismo militante.

En este último sentido hemos de reconocer la confluencia del conservadurismo y el tradicionalismo pues ambos movimientos afirman su “convicción de que lo buen es más fácil de destruir que de crear”, y ambos movimientos afirman actualmente su “determinación por defender ese bien frente a los cambios pretendidos por la ingeniería política”.

Compartimos con el autor la necesidad de volver a analizar las fábulas políticas creadas por Orwell, quien hizo uso de su conocimiento de los principios comunistas para realizar una aguda profecía de la corrección política que convierte en virtual cualquier consideración actual de la libertad. Nuestros actuales líderes políticos se han lanzado a un implacable escrutinio del lenguaje para evitar lo que ellos consideran pensamientos heréticos, y combatir de esta forma cualquier idea tradicional. En este sentido una de las misiones esenciales de cualquier movimiento de resistencia cultural tiene que ser oponerse a la manipulación de la memoria, y a la cada vez más frecuente vigilancia policial y judicial del pasado.

Otro de los grandes aciertos de la obra de Scruton es concebir la igualdad como el mayor enemigo de la libertad al afirmar que “la igualdad se ha transformado en una causa tan urgente y dominante que ya no queda espacio para la libertad”, convirtiendo la extensión de los valores democráticos en una sutil forma de atacar a la cultura de la distinción y el esfuerzo como principal reflejo de las verdaderas libertades civiles. En este sentido, la defensa de la civilización occidental se ha convertido en la verdadera bandera conservadora, y para ello resulta necesario restaurar el concepto de gobierno limitado.

Scruton detecta en el mundo conservador las semillas de un prometedor futuro al constatar que “la nueva dirección hacia la que han virado los conservadores les ha llevado a buscar las raíces del gobierno secular en la herencia cristiana, dentro de una sociedad que ha convertido a la libertad de conciencia en uno de sus principios rectores, y donde la religión debe encontrar su lugar”, constatando igualmente que la política oficial del multiculturalismo no es la solución, sin parte del problema.

Cualquier movimiento disidente contra el actual orden establecido ha de partir de la defensa de un orden trascendente (con fundamento en la revelación divida, la ley natural, y la tradición), la convicción de que la sociedad requiere clases y jerarquías como reflejo de las distinciones naturales, la creencia en la unión íntima entre propiedad y libertad, y la necesidad de luchar por la existencia de gobiernos limitados que no interfieran en la configuración espontánea de las costumbres y las sendas de las tradiciones.

Datos del libro

Título: Conservadurismo

Autor: Roger Scrupton

Editorial: El buey mudo

Páginas: 184

ISBN: 978-84-17703-03-5

PVP: 14,90€

COMPRAR EL LIBRO

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 

Carlos Pérez- Roldán Suanzes- Carpegna

Abogado, académico de la Academia Internacional de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades y colaborador de numerosas publicaciones y revistas, exdirector de la sección cultura del periódico digital Minutodigital, e impulsor de numerosas iniciativas de la sociedad civil para fomentar la participación ciudadana real en la vida política y social, como el Centro Jurídico Tomás Moro, el Centro de Estudios Históricos General Zumalacárregui, o la Asociación Editorial Tradicionalista. Actualmente es director de Tradición Viva

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descarga gratuita

Boletín mensual

Recibe gratis La Tradición de la Hispanidad

Mantenemos tu datos en privado.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad