Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

España no se juega a la contra

Por primera vez desde hace mucho tiempo se respira un sentir diferente con un pueblo harto de tanta absurdez y populismo

En términos futbolísticos, jugar a la contra es una táctica. Consiste en esperar jugada tras jugada con una defensa ordenada y aguerrida  para ejercer un ataque rápido y letal,  desarbolando al rival para superarle desde su propia continuidad  como argumento base. Sí trasladamos el argot del futbol a la política y nos abstraemos de colores y extremos  (Derechas e Izquierdas)  comprobamos que,  en ese campo,  el juego a la contra es el único que existe.

El partido de gobierno toma decisiones y las oposiciones esperan en su terreno los fallos del adversario con la misma continuidad que en un partido de futbol, errores que van apuntando  y sumando para ganar votos en cuanto objetivo exclusivo y por eso el país no evoluciona como debiera, porque se pasan cuatro años esperando y criticando, con debates estériles  de cara a la galería, que cuanto más soeces y de peor nivel más se trasladan a la opinión pública a modo de entretenimiento, en lugar de buscar el interés general con consenso y en sintonía con  las más estrictas reglas del sentido común.

Por primera vez desde hace mucho tiempo se respira un sentir diferente con un pueblo harto de tanta absurdez y populismo, reclamando elecciones en las que obtener un nuevo orden de país en cuanto a una  representación parlamentaria que encauce de una vez el desaguisado producido con la irrupción de la demagogia y la sinrazón en las cortes. Los ciudadanos estamos llamados a las urnas el 28 de abril, una fiesta de la democracia  que publicitan a modo de eslogan  siempre que se abren los colegios electorales, sin embargo, en esta ocasión, la responsabilidad es máxima y los electores  debemos exigir con el voto que se  retome el consenso, la responsabilidad y  el sentido de estado, porque ni España puede seguir asumiendo delirios que la pongan en riesgo, con carácter temporal o permanente,  ni nuestra Constitución, norma que se pactó tras tanto sufrimiento,  merece más ninguneo. Jugar a la contra es  inservible en política salvo para el propio interés de partido y  no puede volver a ser opción ni estrategia,  porque en esta legislatura esa táctica  ha concluido en  jugar en contra, de España y de los españoles.

Publicidad.

Jaime COMPANY GONZÁLEZ Abogado | MADRID

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

Los católicos chilenos experimentan una peligrosa orfandad de líderes.

Opinión

La Sra. Calviño es peligrosa, no por ser “comunista”, evidentemente, sino por la representante del mundialismo y la delegada de la UE para controlar...

Opinión

El cardenal Osoro asume la tesis del gobierno social-comunista sobre el Valle de los Caídos.

Actualidad

Una empresa española pagó 7,4 millones a un ex viceministro de Chávez después de adjudicarse proyectos en Argelia y Chile.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.