Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Análisis

Eutanasia, la potestad del Estado para regular la muerte

La eutanasia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la “acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente”.

La eutanasia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la “acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente”. Compartiendo el prudente análisis que realiza la “Associació Catalana d ̈Estudis Bioétics” (ACEB), es de resaltar la  intención  del  acto  médico (provocar  voluntariamente  la  muerte  de un individuo). Sea que se propicie en forma directa (proveyendo lo necesario para la muerte del paciente) o indirecta (quitando la asistencia necesaria para la subsistencia vital), la nota distintiva de la eutanasia es la intervención de un tercero. Ciertamente la presencia de un tercero interviniendo sobre la vida de un paciente es lo que torna beligerante el debate en cuestión. En este sentido, el suicidio como liberalidad propia puede presentar un reproche moral, mas no reviste trascendencia jurídica alguna por cuanto es la propia persona la que actúa sobre su íntima esfera de reserva. A pesar de la desinformación generalizada respecto a los verdaderos alcances de la eutanasia, en dicha práctica resulta necesaria la presencia de quien actúe sobre la vida del padeciente. El tercero interviniente, por la naturaleza del caso, suele ser un profesional de la salud por poseer los conocimientos necesarios para el procedimiento del debido caso; sin embargo, dadas las circunstancias, puede oficiar de verdugo antes que médico.

I- La voluntad cambia, la muerte no.

No poca gente podría alegar que el verdugo elimina la vida de alguien que desea preservarla, mientras que en la eutanasia existe una declaración de voluntad anticipada que permite aseverar la intención del paciente; aquí es donde el debate cobra relevancia tanto en lo moral como en lo jurídico. Piénsese como ejemplo simple la siguiente situación: Un hombre le delega a su pareja la llave del vehículo y le dice que bajo ningún concepto se las entregue porque desea ingerir mucho alcohol durante la cena; acabada la cena el hombre ha ingerido una leve cantidad de vino y sintiéndose capaz de conducir, le reclama las llaves a la pareja. Es una particular situación la de aquella pareja, ya que no es fácil vislumbrar dónde comienza y acaba la autonomía de la pareja; mientras unos sostengan que sólo se debe respetar la primera directiva, otros dirán que al no estar en estado pleno de ebriedad, la segunda directiva es válida y por ende ha de respetarse.

Publicidad.

Con el ejemplo premencionado se puede graficar la situación de un paciente agonizante. Todo ser racional espera que el profesional de salud cumpla con su juramento hipocrático y trate con la mayor dignidad posible la vida de uno. No siempre el médico asignado podrá conocer en forma acabada la verdadera voluntad del sujeto que está siendo atendido; quizás años atrás haya dejado unas claras directivas cual conductor que planea ingerir alcohol, pero en el paso del tiempo es posible que las circunstancias y su voluntad cambien radicalmente. Véase que dicho concepto se aplica hasta en la noción del cuerpo legislativo de un país ya que, sin lugar a dudas, la voluntad constituyente de una nación varía conforme pasan los siglos y ello justifica los cambios legislativos. Lo que ha de entenderse entonces, como primer elemento de debate, es que si bien las voluntades son mutables, la muerte es un estado absoluto e irreversible.



II- El Estado y su potencia para disponer el inicio y el fin del individuo.

Publicidad.

Otro elemento a plantear en el debate es la participación activa que toma todo gobierno en la regulación, e incluso el fomento, de las actividades más privadas del Hombre. En un mundo atravesado por el pensamiento malthusiano, donde artistas, políticos y financieros unifican discursos para sostener la necesidad de limitar la población humana, la eutanasia es un elemento clave para erradicar a la clase pasiva de la sociedad. Atento a las crisis previsionales que se gestan en el mundo, paulatinamente queda más expuesto cómo el Estado de Bienestar no puede paliar los derechos que confirió a la sociedad, por lo que el sector privado no puede sostener el gasto público que reclama los dependientes de la asistencia estatal. Ante un panorama hostil, la prudencia diría que lo ideal es limitar al Estado y tal como sucedía en el medioevo, dejar que la seguridad social, el cuidado del desvalido y la protección a la ancianidad, queden a resguardo de las cofradías administradas privadamente. Sin embargo, el discurso socialista es tremendamente útil para la casta parasitaria de los funcionarios estatales; por ello es que se opta por vender un relato progresista en torno al aborto y la eutanasia que limite el crecimiento poblacional antes que limitar el ingreso a la planta del Estado. El abogado canadiense Wesley Smith, respecto a la proliferación de pedidos de eutanasia, denunció la tendencia que consiste en convencer “a los canadienses suicidas y discapacitados de que sus muertes pueden ser de mayor valor para Canadá que sus vidas”.

El gobierno comienza a invertir en la muerte de las personas porque es económicamente más barato que invertir en la vida de las mismas. En este punto resulta paradójico que el mismo Estado que pena la asistencia al suicida para que acabe con su vida, provea luego los medios para que dicha voluntad final sea realizada dentro de ciertos parámetros que el propio Estado establece. Es muy llamativo que el espectro liberal, tendiente a defender la autonomía absoluta de la voluntad, otorgue cada vez más facultades al Estado para regular el inicio y el fin de la vida humana.

Un caso ejemplificador de lo nocivo que es la eutanasia, es el que está en proceso de investigación donde se imputa a una casa de cuidados holandesa en 2016, por el que se acusa a una doctora que administró la eutanasia de homicidio. Conforme a la investigación en curso, una mujer con demencia senil prematura fue ejecutada, siendo que consta la resistencia que opuso para que no le administrasen la inyección letal en tal momento. A esto ha se sumarse un caso de gran revuelo jurídico en Bélgica y que es paradigmático; tal como informa el portal Actuall, “El caso más prominente de Eutanasia en Bélgica fue el del asesinato de Godelieve De Troyer. El caso ha terminado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). In 2012, Tom Mortier se enteró de que su madre, Godelieve, habia sido eutanasiada el día anterior. La explicación que se dio a lo que estaba sufrtiendo era «depresión intratable»”. Es prudente entonces considerar lo riesgoso que resulta darle a burócratas de turno la potestad de decidir sobre la vida y muerte de uno conforme a las presiones que sufran por parte de las obras sociales y los directivos de centros de salud.

Publicidad.

III- La moral, aquella doncella olvidada por el modernismo.

Necesario resulta considerar el factor moral. Para Hart, el Derecho no sólo se compone de la coacción y el lenguaje, sino que incluye la noción de aquello que se considere desde la apto para ser regulado, tolerado o repudiado. Legalizar la eutanasia es más que permitir que el Estado defina cuándo la asistencia al suicidio es permitida y cuando castigada; es avalar que la sociedad vea como moralmente válido que un ser humano decida terminar con su vida. Aquí sería oportuno desdoblar el debate; por un lado, desde Aristóteles en adelante, existe un vasto sector que considera válido el suicidio en algunas circunstancias, mientras que el cristianismo lo repele bajo pena de pecado mortal. Pero en otro sentido, y es lo que realmente debería preocupar, es que el Estado regulando la eutanasia incorpora en sus proyectos la posibilidad de que terceros decidan sobre el paciente terminal que no puede expedir por sí mismo su propia voluntad. Cabría preguntarse entonces dónde radica la moralidad de que alguien pueda determinar arbitrariamente el fin de la vida de uno; no es poca la gente que profesa el culto católico (por citar un mero ejemplo) y ante la legalización de la eutanasia podría suceder que un tercero determine, con el fin de abaratar costos, la muerte de alguien que no recibió aun la extremaunción.

Tal como informó el portal “Actuall”, representantes de las religiones cristiana, judía e islámica firmaron el lunes 28 de octubre del 2019 en el Vaticano una declaración conjunta en la que rechazan la eutanasia y el suicidio médicamente asistido. A su vez, las congregaciones religiosas pidieron promover los cuidados paliativos y la asistencia espiritual a los enfermos terminales. Lo rescatable de aquel encuentro es que “las cuestiones que afectan a la duración y al significado de la vida humana no deben ser dominio del personal sanitario, cuya responsabilidad consiste en ofrecer el mejor tratamiento y la máxima asistencia al enfermo”. Entiéndase que se torna inmoral procurar la muerte antes que agotar las vías para la vida digna; siendo la muerte un estado irreversible, lo que es dignificante es otorgar un sentido de trascendencia a la vida humana.

Publicidad.

Ha de añadirse que el Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia advirtió que la eutanasia supone un grave riesgo de mercantilización de la práctica eutanásica. La moral deontológica llama a no dañar a un tercero, razón por la cual sería una inmoralidad mostrar una mayor preocupación por la eliminación de una vida que por la protección de los derechos fundamentales de la misma. Sólo en un mundo diezmado por el relativismo moral propio de la posmodernidad, es que la sociedad debate primero sobre cómo matar al ser humano desvalido que en garantizar las condiciones socio-económicas para que la vida sea plena y digna hasta su final natural.

IV- La ideación suicida, de la prevención al fomento.

Considerando las grandes enseñanzas en psicología que aportaron especialistas que van desde Freud hasta Peterson, es que lo natural es el deseo de vivir. Se toma como una conducta patológica el suicidio; por ello es que penalmente se castiga la instigación al mismo o su facilitación. Sin embargo, en la eutanasia, el propio Estado provee los medios legales para que se realice un acto de última voluntad. Ciertamente quien opta por la eutanasia no está deseando la muerte en forma directa, sino que desea no llevar esa vida que está sufriendo en aquel momento. Legalizar la eutanasia es facilitar el camino a la muerte asistida antes que buscar opciones que pudieran dignificar más a la persona.

Publicidad.

El peligro de la pendiente deslizable fue advertido en el III Congreso de Bioética, al considerar los nefastos efectos sufridos en Holanda, donde actualmente se propone la eutanasia sobre cualquier persona que simplemente supere los 75 años de edad. El debate de la eutanasia, advierten los profesionales, guarda más vínculo con una ideología que con un fenómeno médico. Tal es así porque en el mundo moderno y secularizado, cuesta encontrar un justificativo al sufrimiento. Las ideas de sacrificios y trascendencia han desaparecido en la modernidad líquida de la sociedad contemporánea.



Las preocupaciones se incrementan cuando uno observa el fenómeno de Canadá. En dicho país la eutanasia es legal desde el año 2016 y en donde se registró un alza en peticiones de tal práctica durante el 2019, llegando a triplicarse las postulaciones para la eutanasia a comparación de su primer año de vigencia. En aquella nación se ha anunciado un proyecto de extender la eutanasia para personas que, sin estar en estado terminal, padecen graves afecciones psiquiátricas.

Publicidad.

V- Vida digna para unos, muerte indigna para otros.

La eutanasia es la puerta de apertura a la distinción entre personas de primera categoría, sobre las cuales hay que proceder con toda responsabilidad debido a su estatus, y de segunda, que poseen fecha de expiración y por lo tanto no ameritan gasto alguno para dignificar su vida. Bastaría recordar el conocido caso español de Luis Paule, quien tuvo que llevarse a su hijo desde Valladolid a Vigo para poder darle cuidados paliativos, porque los médicos sólo le hablaban de aplicar una eutanasia. En efecto, la eutanasia es vista por diversos especialistas en España como un recorte encubierto en sanidad, lo que supone un fracaso para la medicina y para la humanidad. En ciertos ciudadanos la eutanasia se presenta como única opción sin considerar los cuidados paliativos que dignifiquen la vida antes que la muerte.

En este punto resulta prudente hacer presentes las palabras de una diputada del partido español Vox: “Eutanasia y cuidados paliativos no son lo mismo: uno elimina el dolor, otro al enfermo…Causa vértigo descubrir que son las mismas apelaciones a las que recurría una de las de las primeras leyes de eutanasia: la del Tercer Reich”. Es por demás obsceno y nauseabundo ver cómo, sin tapujo alguno, un sector importante de la sociedad considera que determinadas vidas son un estorbo para la sociedad.

Publicidad.

Lo más paradójico es parte de la militancia ProVida, que enfrentada al feminismo, terminan en alianza con este. Tal es así porque dicen enfrentarse a las empresas abortistas como IPPF, pero a la vez engullen el relato falaz de que la eutanasia dignifica porque es un acto de libertad sobre el propio cuerpo, sin indagar en las verdaderas consecuencias que suceden en aquellos países que la han legalizado.

Conclusión

El periódico digital la vanguardia supo escribir un dato no menor: “Huib Drion fue un jurista neerlandés que, en 1991, sugirió la posibilidad de poner a disposición del ciudadano de la tercera edad, de forma gratuita, una píldora para quitarse la vida cuando sean mayores de 75 años”.  Lo que pareciera una obra de ficción paulatinamente se vuelve tan real como el sol. Bastaría recordar el caso del 13 de diciembre de 2017, donde la Suprema Corte de Francia confirmó la absolución de Jean Mercier, un hombre que dio a su esposa, quien sufría de artritis severa, medicamentos con el fin de provocar su muerte en 2011. Es esta la realidad del mundo en que se vive, en el cual tanto el Estado como familiares ofician de verdugos ante las personas que simplemente “están de más”.

Publicidad.



Paso a paso, bajo discursos de clemencia, se impone una cultura de la muerte. La eutanasia al igual que el aborto apuntan al mismo fin: establecer en la sociedad posmoderna un mundo sin sufrimiento humano, aunque perder la humanidad en el proceso sea el precio a pagar. El utilitarismo se alza en forma exponencial, donde la idea de sacrificio y sufrimiento es tan repulsiva que todo se justifica para no tener que cuidar del más débil.

La eutanasia es más que un suicidio asistido, es la ideologización de la muerte para favorecer los intereses comerciales de un determinado sector, todo ello en nombre de la potestad estatal para regular el inicio y el fin de un individuo. Quizás lo más prudente sea comprender que la legalización implica que el Estado asuma facultades inmorales para ya no sólo redistribuir ingresos, sino también las vidas humanas.

Publicidad.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Actualidad

En menos de 48 horas, el Parlamento decidirá si opta por una ley de cuidados paliativos que alivie eficazmente el sufrimiento de los enfermos,...

Videos

Te damos 7 motivos para no legalizar la eutanasia

Videos

La legalización de la eutanasia ha demostrado, tanto en Canadá como países europeos, que no siempre se respeta la voluntad anticipada por el paciente

Videos

El Centro Jurídico Tomás Moro habla claro sobre la eutanasia.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.