Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

¿Por qué necesitamos sabiduría en vez de pánico en la lucha contra el coronavirus?

Cuando el pánico informa a la política, resulta imposible tomar las decisiones correctas.

Por John Horvat II

Publicado en The American TFP

Ante la crisis del coronavirus que está paralizando la nación, América necesita políticas orientadas a la salud del país.

Tal vez, la primera política debe ser que los medios no deben de ser actores políticos. Con esta medida fundamental, el resto sería, ciertamente, mucho más fácil.

Un atinado argumento fue el reciente editorial de Peggy Noonan, en The Wall Street Journal. Su editorial desacreditó las actuales medidas, considerándolas inadequadas, y recalcó la necesidad de extender la imaginación de lo que podría ocurrir “posiblemente”. Ella considera que el consejo “no tengas miedo” está mal dirigido. Hay “un necesidad de pánico” como medio de exploración de todas las amenazas que podrían estar teniendo lugar. América debe de estar preparada para todo (incluso lo inimaginable). Posteriormente, ella reconoce que los oficiales pueden moderar esas acciones demasiado entusiastas de los oficiales, causadas por el pánico, para retornar a los niveles más razonables de precaución.

Publicidad.

Los peligros del pánico

Sin embargo, la política del pánico es siempre peligrosa. Por definición, el pánico es un repentino terror o miedo irracional que impulsa acciones irracionales como el vuelo. El pánico desencadena una serie de pasos que son difíciles de contener una vez que se ponen en marcha. Este crea una competición entre oficiales en cuanto a superar a los demás en el entusiasmo de la acción, no sea que fracasen por inacción.

Cuando el pánico manda, cada posible demanda ha de considerarse como si solo fuera remotamente probable. Todo contacto ha de ser sospechoso. Toda acción ha de monitorizarse. Todo ha de bloquearse debido a lo que “podría ocurrir”. Tal orden social es, por tanto, organizado de modo que no sea una sociedad sino una prisión universal. La vida llega a ser imposible en ese régimen como tal. Ningún estado puede funcionar más en una situación en la que ha de estar preparado para todas las posibles amenazas que se puedan imaginar.

Jugando con números

La política de pánico se basa en un revoltijo de números y estadísticas que se lanza al público para demostrar el todo y el nada. El pánico juega con números y hace proyecciones salvajes sobre lo que puede ocurrir. No espera a recolectar y analizar datos con los que formular conclusiones. En cambio, actúa con cualquier número ajustable al pánico, normalmente, haciendo decisiones desastrosas.

Publicidad.

Cualquier número, incluso aquellos relativamente pequeños, pueden inflarse y utilizarse para sensacionalismos, distorsionando la realidad. “Hacer espirales” de los casos puede involucrar solo docenas de nuevas enfermedades. De hecho, una nueva muerte llega a ser insoportable, donde el miedo impera.

El Doctor John Ioannidis, epidemiólogo y profesor de Medicina en la Universidad de Stanford, se queja de que la información coleccionada sobre el coronavirus es “imposible de creer”. Y todavía, los oficiales gubernamentales están tomando importantes decisiones en la oscuridad. Sus impulsivas decisiones pueden brindar consecuencias devastadoras a la nación.

Un miedo destructivo

La amenaza de pánico más peligrosa es su poder destructivo. Cuando se pone en marcha, el pánico no tiene reparos en la manera de su histérico vuelo. Todo ha de sacrificarse (economía, sociedad e incluso adoración) en nombre de un miedo irracional.

Publicidad.

Es más, el pánico es difícil de parar. Los oficiales veteranos de combate saben la abismal diferencia entre una retirada y su frecuente, inteligente y disciplinada retaguardia (sus acciones), y su derrota. El primero hace lo mejor de una mala situación. Intenta salvar al ejército, luchar otro día, con mejores probabilidades. Lo último brinda el colapso de la fuerza combatiente y su sacrificio.

Por tanto, el pánico puede llevar el aislamiento social al extremo de la destrucción de la misma sociedad a la que dice estar salvando mediante medios cuya eficiencia no ha sido demostrada. Nadie niega la necesidad de tomar medidas para limitar la expansión del virus. Sin embargo, estas medidas han de basarse en datos verificables, no en asunciones salvajes.

Este peligro se está haciendo eco en toda la nación en tanto que los negocios y los líderes de las comunidades expresan sus preocupaciones. De hecho, el sector empresarial se queja de que llevar la economía a un punto muerto tendrá efectos desastrosos en el largo plazo. Brindará un enorme sufrimiento a decenas de millones de americanos. Los riesgos de salud que podrían evitase con los bloqueos podrían dar lugar a un incremento de peligros en otras áreas como el estrés y la salud psicológica. Muchos temen que la presión de los recursos gubernamentales demuestre ser demasiado grande y cause el colapso socio-económico de la nación.

Publicidad.

Cuando el pánico de no reaccionar lo suficiente toma el control, nada está fuera de la mesa. La situación se agrava por la postura política de políticos que utilizan la crisis para sus propios fines.

Falta sabiduría

Cuando el pánico informa a la política, resulta imposible tomar las decisiones correctas. No viene al caso argumentar aquí sobre las medidas que deben o no deben ser implementadas. La crisis del virus chino es una grave amenaza que debe ser confrontada, no negando nadie que esto implicará dureza.

Empero, lo que falta es la sabiduría. Muchos, especialmente, los medios, no están presentando una imagen balanceada o entera.

Publicidad.

La sabiduría es lo contrario al pánico. Esta es calmada, reflexiva, imparcial y objetiva. Lidia con la realidad tal y como es, no como uno podría imaginar que es.

El filósofo alemán Josef Pieper definió la sabiduría como el conocimiento de la mayor causa de las cosas. Escribe él: «Para conocer la causa mayor, entonces, no hay que conocer la causa de esa cosa particular, sino la de todo y todas las cosas: esto significa conocer el “adónde” y el “por lo cual”, el origen y el fin, el plan y la estructura, el marco y el significado de la realidad».

Lo que América necesita

Esta sabiduría debe encontrarse en todas partes, a todas los niveles.

Publicidad.

América necesita voces calmadas que reflejen un entendimiento del marco entero de la crisis. Las autoridades de gobierno pueden tomar decisiones con sabiduría, sin derrumbar el sistema entero.

América necesita un liderazgo sabio que alce su voz sobre el estrépito de las multitudes atemorizadas y los medios. Sus palabras han de ser medidas y objetivas, proveyendo buenos consejos en estos momentos de juicio.

Sobre todo, América necesita corazones oradores que imploren ayuda de la Eterna Sabiduría, la Encarnación del Verbo. Tales almas saben bien que las soluciones naturales no serán suficientes en esta crisis. América ha de tener la ayuda de Dios como recurso, si es para volver al orden.

Publicidad.

Pero Dios se encuentra en la brisa apacible de la sabiduría, no en huracanes emocionales de pánico: Ni en el tumulto, Señor (El Señor no se encuentra en la conmoción (consultad Los Tres Retes 19:11-12).

COMPARTE


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Publicidad.

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Actualidad

Al poner la “responsabilidad” del control de la enfermedad en manos de cada ciudadano, negándose a cerrar la sociedad, Costa sigue un camino que...

Opinión

El poder del hombre ha crecido de forma tremenda. Pero lo que no creció con ese poder es su potencial ético.

Opinión

¿Es normalidad el caos que nos desgobierna? ¿Es normalidad que el gobierno no gobierne, que la justicia no justicie, que la educación no eduque,...

Actualidad

En su discurso, el Presidente de la Asamblea General de la ONU, no denunció la complicidad culpable entre China y la OMS, complicidad que...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.