Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

Sobre San Anselmo

Si aceptamos el argumento ontológico de San Anselmo, se le daría a Dios su esencia, esta es, ser la realidad plena

En los textos de San Anselmo podemos ver diferentes conceptos que nos ayudarán a comprenderlo mejor. A lo largo de sus textos podemos ver una distinción fundamental, la de conocer las cosas en sí mismas y la de conocer las cosas tal como nosotros las entendemos. Conocer las cosas en sí mismas sería conocerlas de forma perfecta, conocerlas tal como nosotros hacemos constituiría por el contrario una forma imperfecta. Nosotros conocemos las cosas “como un velo´´. Paradójicamente, vemos y no vemos las cosas a la misma vez. Esta distinción es análoga a la platónica, esto es, conocer lo inteligible (mediante el intelecto) y conocer lo sensible (mediante los sentidos), en este orden respecto a la distinción. Entre esas cosas que no conocemos en su esencia misma está la naturaleza suprema, para Anselmo esto es Dios y para Platón la Idea del Bien. Esta naturaleza suprema al tener el atributo de ser inefable, no la conocemos en sí misma, aun así tratamos de intentar conocerla mediante otras cosas. Por tanto, no lo conocemos por sí, sino por algo más, siendo esto una forma de conocimiento imperfecta o en palabras de Anselmo, incompleta. Con inefable, lo que Anselmo quiere decir es que no hay palabras para describirla (teología negativa) pero a la misma vez algo de ella sí que podemos decir, no podemos de alguna forma acercarnos humildemente a este tipo de conceptos (teología positiva). El medio por el cual podemos acercarnos a tales conceptos es la razón, al ser nosotros y por ende nuestra razón, limitada siempre conoceremos de forma incompleta y obscura, nunca de forma completa y clara.

Esta distinción entre teología negativa y positiva que Anselmo conjuga es importante, pues está relacionada con los modos de conocer en el pensamiento de este autor. San Anselmo toma conciencia entre conocer por medio de la razón y por medio de la fe. Dos formas de conocimiento diferentes, para Anselmo no contrarias entre sí (como sí que lo son para los dialécticos y anti-dialécticos) sino complementarias. Contra los dialécticos dirá que es menester señalar que la fe nos da seguridad y por tanto, no hemos de someter las Sagradas Escrituras (donde se nos da información de muchas cosas y conceptos complejos como el de suprema naturaleza) a la dialéctica1. Estará de acuerdo en que hay que empezar a conocer con la fe, es decir, (en consonancia con San Agustín) hay que creer para entender. Contra los anti-dialécticos dirá que no debería ser un problema tampoco el intentar conocer de forma racional aquello que se cree. Podríamos decir por tanto, que San Anselmo se sitúa en un término medio (no necesariamente aristotélico porque esta opinión de San Anselmo no es necesariamente virtuosa) entre ambas posturas. La razón busca a la fe y la fe busca a la razón2. Aunque, es menester señalar que San Anselmo tiende más hacia la postura agustiniana, esto es, que la fe es superior a la razón, porque para lo segundo (razón) se debe dar antes lo primero (fe).

Vemos que la razón puede arrojar mucha luz a los asuntos y problemas en general y que con ella podemos comprender muchas cosas. La cuestión es que que no podemos comprender absolutamente (para los cristianos, esto suele puede hacerlo Dios3) y siempre quedan cosas sin saber, como por ejemplo esa esencia de la naturaleza suprema que para San Anselmo es Dios. Parece que sabemos mucho sobre Dios pero en realidad no sabemos nada.

Una forma de acercarse a esta suprema naturaleza para San Anselmo es mediante su argumento ontológico, si aceptamos su argumento, se le daría a Dios su esencia, esta es, ser la realidad plena. Su esencia es su existencia (cosa que también dirá más adelante Santo Tomás). Lo único que existe realmente y de forma plena por sí mismo es Dios, lo demás, en tanto que existe, ha de tener a Dios en su ser4. En las demás cosas y seres que no son Dios, esencia no implica existencia. En Dios sí lo implica necesariamente, pues su esencia es su existencia.

Publicidad.

Mi balance personal sobre San Anselmo es que no estoy de acuerdo con la distinción que él hace, la crítica de Aristóteles a Platón que asumirá Santo Tomás la veo más cercana a la verdad. Aun así, habría que tener en cuenta también el modo de conocer de la fenomenología, no ajena al Cristianismo y sus teóricos actualmente. El argumento ontológico, a pesar de mi simpatía hacia los argumentos apriorísticos, no lo veo acertado pero sin duda cautivará a todo aquel que lo lea. Entre los críticos de este argumento cabe destacar al propio Santo Tomás y a Immanuel Kant.

  1. Cf. Gilson, 2019, p.235.

2. Quizás tenía razón Unamuno cuando decía que filosofía y religión, y por ende, razón y fe, son enemigas y por el hecho de ser enemigas se necesitan una a la otra y son mutuamente-dependientes. No hay filosofía sin raíz religiosa al igual que tampoco hay religión sin raíz filosófica.

3. Esta cuestión es ciertamente muy importante, nos elude de caer en la fatal arrogancia del ateo de pretender saberlo todo de forma absoluta. También es importante a nivel político, como decía Hayek en La Fatal arrogancia: los errores del Socialismo, “ de esta cuestión puede depender el curso de la civilización´´.

4. A veces se interpreta esto como un cierto panteísmo en San Anselmo, sin embargo, él incurre en argumentaciones que no son menester tratar aquí, para librarse de esta posible interpretación.

Publicidad.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL LIBERALISMO ES PECADO

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.