Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

Nuevo paradigma socioeconómico

El tradicionalismo cuenta en su haber con elementos suficientes para otorgar a la sociedad un código de conducta y acabar con su vacío existencial.

El tradicionalismo político, entendido como la actitud de apego a la tradición y sus vínculos con el catolicismo y la Restauración, aboga por la constitución de economías sociales y bienes estatales de propiedad semi-colectiva. La doctrina tradicionalista española fundamenta sus ideas en las instituciones de consideración tradicioanalistas y, entre las mismas, hallamos la frontal oposición al liberalismo. Sin hacer alusión a cuestiones más allá de las meramente económicas, esta digresión nos obliga a debatir entorno a la posible (o no) cohesión entre tradicionalismo político y liberalismo económico.

La crisis del coronavirus ha permitido correr el tupido velo que suponían el globalismo y sus acólitos en los ámbitos económico y social, para dar paso a una “aterradora” realidad de cierre de fronteras. No obstante, debemos cuestionarnos, hasta qué punto es temible esta nueva coyuntura de ostracismo internacional y qué consecuencias puede deparar en los citados aspectos.

Parece evidente que el tradicionalismo, sin desdeñar en absoluto el saneamiento de las economías domésticas (“Dios, Patria y Rey”), reniega del capitalismo liberal, sin censurar por ello la propiedad privada. Teniendo en cuenta que la tesis capitalista se encuentra íntimamente relacionada con el globalismo y las incursiones de economías extranjeras, así como con el libre intercambio entre agentes de diversos países, sería necio obviar el hecho de que esta situación de confinamiento favorece de forma inequívoca los intereses tradicionalistas en materia económica.

La desescalada parece prosperar en la mayor parte de países afectados por la crisis sanitaria y la reapertura de comercios y empresas de todos los sectores es síntoma inequívoco de la vuelta a la normalidad. No obstante, este “nuevo orden” trae consigo determinados matices e implicaciones que remodelarán, al menos en parte, el paradigma socioeconómico internacional. Resulta irrisorio plantear siquiera la posibilidad de avanzar en la lucha contra el virus sin la asunción de posicionamientos que supongan un cambio en la concepción de las relaciones humanas y la interacción humana.

Tal y como estamos presenciando, las autoridades de todo el mundo han implementado medidas de distanciamiento social, limitación de aforos, cierre de fronteras, etc. Esta clase de restricciones son una de las bases en las que se fundamentan las nociones aquí planteadas. La necesidad de limitar el contacto entre individuos provee un pretexto esencial para eludir la práctica del comercio internacional. Evitar las aglomeraciones y contingentes masivos de individuos trae como consecuencia ineludible la minoración del transporte internacional (aviones atestados de pasajeros donde el contagio es más previsible) y con ello, una barrera para el intercambio entre fronteras.

Publicidad.

Por si estos motivos fuesen insuficientes para fundamentar el apoyo que esta nueva coyuntura halla en el tradicionalismo, cabe hacer mención a la memoria histórica. Entendiendo esta desde la perspectiva económica, podemos advertir cómo la gran mayoría de naciones adscritas al capitalismo occidental, han tendido a aplicar políticas reductoras de los saldos negativos de la balanza comercial en períodos de recesión (como el presente); es decir, han tendido a potenciar la producción dentro del país para hacer caer su nivel de importaciones. Cuando los Estados proyectan sus esfuerzos en la reducción del déficit comercial y se comprometen a impulsar el desarrollo interno de la manufacturación, obtenemos como resultado un aislamiento camuflado por los organismos internacionales reguladores de la actividad financiera.

En relación a las consecuencias de esta situación pseudo autárquica, podemos definirlas en términos como los expuestos a continuación. Cabe aclarar que hacemos uso del concepto “autarquía” a fin de simplificar las explicaciones y razonamientos aquí presentados. Comprendemos que una organización estatal tradicionalista no comporta de forma directa la adopción de un modelo autárquico, no obstante, teniendo en cuenta el marco de globalismo y aperturismo imperante en la actualidad, parece sensato considerar una posición autárquica como la única que permitiría el seguimiento de las directrices en materia de propiedad promulgadas por el tradicionalismo.

Reputación internacional

El más lógico e inmediato de los efectos del auto sostenimiento económico estriba en el cambio en el modelo de relaciones internacionales. Siendo la opinión de los países del entorno español ciertamente deficiente en lo que a nuestro desempeño se refiere (gracias, en parte, a la actuación del negligente ejecutivo), la misma se vería aún más resentida por un viraje semejante en la política exterior.

Puede llegar a objetarse que, en atención al uso prolongado de este sistema, resultaría irrelevante la opinión del resto de naciones con respecto a España, sin embargo, del mismo modo que todo liberal debe aceptar un cierto grado de intervencionismo, un Estado autárquico debe comprender la necesidad de mantener un mínimo de relaciones con los países de su entorno.

Consideraciones económicas

Los principios del proteccionismo y la autarquía son evidentes en lo que a su aplicación se refiere, es el análisis de sus consecuencias lo que atrae nuestro interés.

Publicidad.

Cuando un Estado opta por la adopción de un modelo organizativo basado en la autosuficiencia debe tomar en consideración su capacidad productiva actual y potencial, en aras de prever el resultado de semejante empresa. España, por su parte, es un país transformador, esto es, su actividad manufacturera consiste eminentemente en la conversión de materias primas en productos terminados o semiterminados, por lo que carece de los recursos primarios necesarios para desarrollar actividades industriales desde su simiente.

En lo que al comercio internacional se refiere, la balanza de pagos española arroja un déficit comercial de 35 mil millones de euros, lo que significa que dependemos significativamente de los productos y materias importadas desde el extranjero. De entre este conglomerado de bienes obtenidos más allá de nuestras fronteras, destaca la adquisición de petróleo crudo, acero y textiles. Como indicábamos anteriormente, la carestía de recursos naturales en el ámbito nacional imposibilita, al menos en el marco en el que nos situamos, la administración de la industria basada en un modelo de autosuficiencia.

Teniendo en cuenta que, tanto el acero como el combustible fósil, son imperativos para el progreso de cualquier sector manufacturero, España se vería obligada a recurrir de forma asidua al mercado exterior para proveerse de los mismos, lo que desbarataría ineludiblemente la experiencia autárquica antes incluso de ser iniciada.

Relevancia social

Podría esgrimirse que el autor se opone a una organización económica cimentada sobre las pretensiones tradicionalistas; sin embargo, los valores de esta doctrina son demasiado relevantes como para desdeñarlos sin más. Si bien es cierto que el modelo que promulga el tradicionalismo generaría, al menos en sus comienzos, determinadas tensiones, dada su frontal colisión con los criterios liberales que rigen hoy en día las relaciones humanas, también lo es que el código ético defendido por esta rama dogmática proveería a Occidente de esa moral y rectitud tan necesarias en los tiempos que vivimos.

Publicidad.

La percepción de un vacío existencial absoluto en el interior de cada uno de nosotros no es sino consecuencia de la carestía de un código de conducta y la falta de valores en los que basar nuestras vidas. Sin desairar los logros alcanzados por la libertad y sus cimas, el tradicionalismo cuenta en su haber con elementos suficientes para otorgar a la sociedad esas normas previamente mencionadas.

Quizás y a modo de apreciación ulterior del escrito, el fin último de las conductas humanas no se halla tan alejado en el tiempo como nosotros lo advertimos. Es más, podría decirse que el epílogo del estudio de estas relaciones ha sido ya escrito, debiendo sus usuarios focalizar, de forma prioritaria, en páginas precedentes al errático capítulo actual.

COMPARTE


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Publicidad.

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

HISTORIA DEL CARLISMO

Opinión

Si por estupidez, por pereza, por comodidad, por envidia, por codicia o por cobardía dejamos que nos lo arrebaten todo, nos estamos traicionando a...

Opinión

Lucifer es el inspirador de esa herramienta de infiltración, la masonería.

Análisis

En El Estado servil, Hilaire Belloc retrata con clarividencia pasmosa la íntima comunión de capitalismo y comunismo que a la postre ha instaurado una...

Opinión

Debería ser hora de que los españoles nos demos cuenta del gran absurdo que hemos construido y de lo difícil que va a ser...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.