Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

La solución de la Doctrina Social de la Iglesia al problema del desempleo no es la keynesiana

Las soluciones al problema del desempleo propuestas por el magisterio social y las keynesianas, son distintas, y no solo son diferentes, sino que la keynesiana tiene elementos contrarios a la recta razón.

La teoría keynesiana acerca de cómo solucionar el problema del desempleo pasa por que el Estado aumente la demanda agregada. Esta se define como “la suma de bienes y servicios que los consumidores, las empresas y el Estado están dispuestos a comprar a un determinado nivel de precios, y depende de la política monetaria y fiscal, así como de otros factores.” (Wikipedia, Demanda agregada) Este aumento de la demanda agregada se debería llevar a cabo disminuyendo impuestos para que la gente consuma más, disminuyendo las tasas de interés para que las empresas tomen préstamos e inviertan, aumentando el gasto público y devaluando el tipo de cambio para que aumenten las exportaciones. Se debe aclarar que, según Keynes, el aumento del gasto público se debe hacer mediante emisión monetaria o emisión de deuda, es decir, se debe generar déficit fiscal. Todo esto genera inflación, y, según Keynes, no puede haber desempleo con inflación, o sea, mientras haya inflación por aumento de la demanda agregada habrá pleno empleo. El desempleo estaría asociado a la deflación.

Ahora bien, según la doctrina social de la Iglesia (DSI), los Estados no deben gastar más de lo que les ingresa sino que se deben financiar con impuestos, por lo cual, ya hay una de las medidas que propone Keynes para aumentar la demanda agregada que no se podría tomar. A continuación, una declaración papal que demuestra este punto:

“De todas formas, un pueblo que no es rico y se halla apremiado por necesidades inmediatas y urgentes en diversos campos, como la enseñanza, las vías de comunicación, la reforma agraria, la construcción de viviendas, debe poder bastarse a sí mismo con capitales limitados, no puede en forma alguna vivir por encima de sus condiciones, lo que ocurre fácilmente, cuando los gastos y las inversiones se hallan dominados por la atracción del progreso técnico.” (S. S. Pío XII, discurso a los participantes del Congreso y de estudios de la Unión Gremial Católica de Italia (parte II), Sobre la Automatización y el mundo del trabajo, 7 de junio de 1957)

Este punto fue ampliamente tratado en el artículo “¿Son válidas, según la doctrina social de la Iglesia, las políticas fiscales deficitarias?”, el cual se puede encontrar en el siguiente enlace: https://www.tradicionviva.es/2021/06/02/son-validas-segun-la-doctrina-social-de-la-iglesia-las-politicas-fiscales-deficitarias/

Además, la DSI enseña que una moneda sana, estable y fuerte es una exigencia del bien común y es necesaria para la prosperidad de un país (cfr. Mgr. Emile Guerry, La doctrina social de la Iglesia, 1957, p. 186), y, la inflación alta implica un daño a la moneda. Como el keynesianismo busca generar inflación para que haya pleno empleo, esta se les puede ir de las manos y volverse muy alta. De hecho una de las críticas al keynesianismo es que no ofrece un remedio generalmente aceptable para la inflación.

Ahora, ¿qué propone la DSI para dar solución al problema del desempleo? Lo primero es que los salarios no sean excesivamente altos ni demasiado bajos. La DSI enseña que si los salarios son demasiado altos pueden generar desempleo pero a la vez señala que los salarios demasiado bajos también podrían generar desempleo, porque disminuyen el poder comprador de los trabajadores y de esa forma no se estimula la producción. Ambas cosas serían contrarias a la justicia social. En este sentido, la DSI propone un equilibrio, esto es, no dejar que los salarios bajen ni suban demasiado.

Publicidad.

Papa Pío XI, Quadragesimo anno (# 74), 15 de mayo de 1931: “¿Quién no sabe que los salarios demasiado reducidos o extraordinariamente elevados han sido la causa de que los obreros quedaran sin trabajo? … Ajeno es, pues, a la justicia social, disminuir o aumentar indebidamente los salarios de los obreros, para obtener mayores ganancias personales, y sin atender al bien común: la misma justicia demanda que con el común sentir y querer, en cuanto es posible, los salarios se regulen de manera que los más puedan emplear su trabajo y obtener los bienes convenientes para el sostenimiento de la vida.”

Lo segundo que señala la DSI como solución al desempleo es que si los obreros y los patronos no cumplen o no pueden cumplir con su deber de organizar el trabajo del pueblo, el Estado intervenga supletoriamente en la división y en la distribución del trabajo.

Papa Pío XII, La Solennità (# 19), 1 de junio de 1941: “Pero notad que tal deber y su correlativo derecho al trabajo se ha impuesto y se ha concedido al individuo primordialmente por la naturaleza, y no ya por la sociedad, como si el hombre no fuera sino un simple siervo o funcionario de la comunidad. De donde se deriva que el deber y el derecho de organizar el trabajo del pueblo pertenecen ante todo a los inmediatamente interesados: patronos y obreros. Si éstos no cumplen con su deber o no lo pueden cumplir por especiales circunstancias extraordinarias, corresponde entonces al Estado, como deber suyo, el intervenir en el campo, en la división y en la distribución del trabajo, según la forma y medida que requiera el bien común rectamente entendido.”

Lo tercero señalado por la DSI es que si hay desempleo, el Estado puede dar empleo emprendiendo trabajos de utilidad general financiados con impuestos a los más ricos. Además propone que el Estado facilite la contratación a quienes la buscan, mediante consejos u otros procedimientos.

Publicidad.

“Cuando la iniciativa privada permanece inoperante o insuficiente, los poderes públicos están obligados, en la mayor medida posible, a procurar el empleo, emprendiendo trabajos de utilidad general, y a facilitar, mediante consejos u otros procedimientos, la contratación a quienes la buscan.” (S. S. Pío XII, Mensaje del 24 de diciembre de 1952)

Cuando dice que el Estado debe supletoriamente procurar empleo, “emprendiendo trabajos de utilidad general” es oportuno señalar que los empleados públicos ñoquis parecieran no entrar dentro de esa categoría, ya que no parecieran ser de utilidad. Esto se podría referir por ejemplo a la obra pública o a verdaderos bienes y servicios producidos por el Estado. Para demostrar que estos trabajos de utilidad general se deben financiar con impuestos a los más ricos, ofrezco la siguiente declaración de Pío XI:

Papa Pío XI, Divini redemptoris (# 81), 19 de marzo de 1937: “Además, los gobiernos deben consagrar su principal preocupación a la creación de aquellos medios materiales de vida necesarios para el ciudadano, sin los cuales todo Estado, por muy perfecta que sea su constitución, se derrumbará necesariamente, y a procurar trabajo especialmente a los padres de familia y a la juventud. Para lograr estos fines, induzcan los gobiernos a las clases ricas a aceptar por razón de bien común aquellas cargas sin cuya aceptación no puede conservarse el Estado ni pueden vivir seguros los mismos ricos. Pero las disposiciones que los gobiernos adopten con este fin deben ser tales que pesen efectivamente sobre los ciudadanos que tienen en sus manos los grandes capitales y los aumentan cada día con grave daño de las demás clases sociales.”

(Esta declaración de Pío XI es particularmente destructiva del keynesianismo (y vale aclarar que para ese entonces ya Keynes había publicado la “Teoría general”), ya que dice que para hacer obra pública y dar empleo, el Estado debe aumentar los impuestos, y aclara que es a los ricos, no dice que lo debe hacer financiándose con emisión monetaria o deuda como afirma Keynes.)

Publicidad.

Y lo cuarto que propone la DSI es que, considerando el desempleo como un problema internacional, es que los Estados y los pueblos aporten cada uno su respectiva contribución de riqueza en materias primas, en capitales y en mano de obra.

“¡Fuera esas anteojeras que restringen el campo visual y reducen el vasto problema del paro forzoso a un simple intento de una mejor distribución de la suma de las fuerzas físicas individuales del trabajo en el mundo!… Atrás ya las preocupaciones egoístas de nacionalidades y de clases que puedan estorbar en lo más mínimo una acción lealmente emprendida y vigorosamente realizada, mediante la integración de todas las fuerzas y de todas las posibilidades en toda la superficie del globo terráqueo, con el concurso de todas las iniciativas y de todos los esfuerzos de los individuos y de los grupos, con la colaboración universal de los pueblos y los Estados, apartando cada uno su respectiva contribución de riquezas: en materias primas, en capitales, en mano de obra.” (S. S. Pío XII, Mensaje al “Congreso Internacional de Estudios Sociales y de la Asociación Internacional Social Cristiana”, 3 de junio de 1950)

De manera que se puede ver que son teorías distintas la keynesiana y la de la DSI.

A continuación agregaré los factores que hacen a la prosperidad de las naciones según el papa León XIII en su egregia encíclica social, Rerurm novarum. Esto lo hago ya que la prosperidad se relaciona con la creación de empleo.

Publicidad.

Papa León XIII, Rerum novarum (# 23), 15 de mayo de 1891: “Ahora bien, lo que más contribuye a la prosperidad de las naciones es la probidad de las costumbres, la recta y ordenada constitución de las familias, la observancia de la religión y de la justicia, las moderadas cargas públicas y su equitativa distribución, los progresos de la industria y del comercio, la floreciente agricultura y otros factores de esta índole, si quedan, los cuales, cuanto con mayor afán son impulsados, tanto mejor y más felizmente permitirán vivir a los ciudadanos.”

En esta declaración, León XIII enumera seis factores que hacen a la prosperidad de las naciones, los tres primeros son de tipo religioso y moral, y los tres últimos son más de tipo económico. De manera que, legislar en materia religiosa, familiar, moral y cultural con un criterio cristiano católico es favorable a la prosperidad de los países y por lo cual a la creación de empleo. Muchas veces los gobiernos que aplican políticas keynesianas son laicistas y anticristianos en materia religiosa, familiar, moral y cultural, de manera que también en ese sentido los gobiernos keynesianos podrían ser contrarios a la prosperidad de las naciones y por lo cual a la creación de empleo. En cuanto a los últimos tres factores, hay que decir que, cobrar impuestos moderados y progresivos y favorecer el progreso de la industria, el comercio y la agricultura también sería favorable, en última instancia a la creación de empleo.

Vale aclarar que hay estudiosos de la DSI que consideran que el keynesianismo es opinable, de manera que no lo reprueban taxativamente. En este artículo pretendo poner de relieve que las soluciones al problema del desempleo propuestas por el magisterio social y las keynesianas, son distintas, y además, adoptar la opinión, de que no solo son diferentes, sino que la keynesiana tiene elementos contrarios a la recta razón (principalmente las políticas fiscales deficitarias) y, por lo cual, contrarios a la DSI. Por lo demás, la reducción de impuestos para estimular el consumo, reducir la tasa de interés para fomentar la toma de créditos para inversión por parte de las empresas, y devaluar el tipo de cambio, para que crezcan las exportaciones, podrían ser medidas aceptables según la DSI, y podrían ser beneficiosas para generar empleo, pero las políticas fiscales deficitarias, nota característica del keynesianismo, son contrarias a la recta razón, y la alta inflación que se puede producir, es contraria al bien común. Por lo cual, en ese punto, el keynesianismo no es solo diferente a la DSI, sino contrario a la misma, al menos en mi opinión.

COMPARTE:

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

Publicidad

Opinión

¿Cómo ponen los enemigos de Dios en marcha sus acciones?

Análisis

Los supuestos científicos, políticos y medios de comunicación ya estaban combinando el "cambio climático" con Covid y están interviniendo nuestras cuentas bancarias.

Opinión

La revolución ha borrado los conceptos naturales de patria, familia, ley natural, individuo como creación de Dios.

Análisis

El producto en masa de la decadencia de la civilización occidental ya es un tipo de animal de ciudad desnaturalizado, que ha sepultado o...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box