Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

¿Por qué se concentra la riqueza en el capitalismo liberal?

Es principalmente el pecado o mal moral lo que hace que en una economía capitalista se concentre la riqueza.

Imagen: Pixabay

La raíz de todos los males es la ambición y el amor al dinero (1 Timoteo 6, 10), inclusive del mal de la injusticia social y la concentración de la riqueza.

“En efecto, de la ambición proviene la mutua desconfianza, que dificulta todo comercio humano; de la ambición, la detestable envidia, que hace considerar como daño propio el provecho de los demás; de la ambición, el individualismo abyecto que todo lo ordena y subordina al propio provecho sin cuidarse de los demás y más aun, hollando cruelmente todos sus derechos. De ahí el desorden y el injusto desequilibrio, por el cual se ven las riquezas de las naciones acumuladas en las manos de muy pocos favorecidos, que regulan a su antojo el mercado mundial, con daño inmenso de las muchedumbres” (S. S. Pío XI, Caritate Christi compulsi, 3 de mayo de 1932)

Luego, y en estrecha relación con esto, es decir, como la otra cara de la misma moneda, está el hecho de que las personas en la sociedad, por el laicismo, no subordinen el bien temporal al bien eterno, es decir, no vivan según el principio de la supremacía de lo espiritual sobre lo material, de manera que no buscan primero el reino de Dios y su justicia teniendo en cuenta que lo necesario para la vida y para el cuerpo se les dará por añadidura (Mateo 6, 33). Tanto la ambición como la no búsqueda, ante todo, de la santidad, se relaciona con que las personas no observen en sus actividades económicas y en toda su vida la Ley de Dios, la fe católica, la recta razón y los derechos del prójimo, y esto constituye el motivo principal por el cual se concentra la riqueza (cf. S. S. Pío XI, Quadragesimo anno, 15 de mayo de 1931, # 136), porque además, la no observancia de estas cosas implica el no respeto a la justicia social, de manera que la economía pierde su carácter social y moral y por lo cual no se pagan salarios dignos, no se respeta el justo precio y cunde la usura y el fraude financiero. También, la no observancia de la Ley de Dios por parte de las personas puede implicar el no cumplimiento del precepto de caridad que manda a los ricos dar todo lo que les sobra a los pobres (Lucas 11, 41) a la manera de donativos, colocación de dinero e inversiones de grandes capitales en obras útiles que generen empleo (Mgr. Emile Guerry, La doctrina social de la Iglesia, 1957, pp. 128-131). Además, la ausencia de un marco jurídico que regule la economía y cuyo centro sea ético y religioso (que se relaciona con la no observancia en las actividades económicas de la Ley de Dios, la fe católica y demás cosas mencionadas) implica una libertad ilimitada de los competidores en la economía, y esa libertad ilimitada lleva a la concentración de la riqueza (cf. Quadragesimo anno, # 107). Es decir, la desmesurada libertad política y económica en un capitalismo liberal, es una de las causas de la concentración de la riqueza y la injusticia social. Es por ello que haré una lista de esas libertades.

Ejemplos de libertades políticas injustas:

✔ Libertad inmoderada de cultos, de expresión, de pensamiento y de enseñanza (cf. S. S. León XIII, Libertas praestantissimum, 20 de junio de 1888, # 30).

Publicidad.

✔ Libertad de expresión artística.

Puede leer:  “Día de las Infancias”: la retórica colonial progresista

✔ Libertad de prensa no limitada por motivos religiosos y morales en base a la ley natural y la verdad revelada.

✔ La libertad de asociación también puede ser una libertad de perdición si se hace con fines ideológicos, religiosos, políticos, económicos, laborales, sociales, culturales, deportivos o de cualquiera otra índole que no respeten la verdadera fe y la ley moral.

✔ El derecho de reunión también puede ser ilegítimo dependiendo del fin del agrupamiento.

Publicidad.

Ejemplo de libertades económicas injustas:

✔ La potestad de los bancos comerciales de crear de la nada dinero secundario y prestarlo (banca de reserva fraccional).

✔ La potestad de cobrar intereses usurarios en los préstamos.

✔ El privilegio de los bancos de operar con el dinero de sus depositantes.

Publicidad.

✔ La posibilidad de especular financieramente.

✔ Precios fijados por la ley de la oferta y la demanda (posibilidad de cobrar precios injustos).

✔ Posibilidad de explotar a los trabajadores incluido el derecho de pagar salarios injustos, hacer trabajar excesiva cantidad de horas diarias, no otorgar a los trabajadores descanso semanal, no garantizar condiciones de higiene y seguridad en el trabajo, no proporcionar seguridad social a los empleados, etc..

✔ La libertad de formar monopolios.

Publicidad.

✔ Posibilidad de importar y exportar libremente en todos los sectores de la economía, sin proteger ninguno por ninguna razón, como ser por religión, moral, seguridad, defensa, equidad, ecología o independencia.

✔ Propiedad privada libre de cualquier restricción en su uso en función del bien común y en base a la ley natural y divina (cf. Quadragesimo anno, # 49)

✔ Posibilidad de producir bienes o servicios inmorales como la pornografía, los anticonceptivos, vestimenta inmoral, nocturnidad, etc.

Estas libertades políticas y económicas excesivas las otorga generalmente el liberalismo, sobre todo en sus formas más extremas. Como enseña el Papa Pío XI en su encíclica social Quadragesimo anno (1931), la libertad ilimitada de los competidores genera concentración de la riqueza y formación de monopolios, poniendo las finanzas, el dinero y el crédito en pocas manos, llegando inclusive a privatizar la moneda, lo cual constituye otra libertad económica extrema e injusta, esto es, la potestad de emitir de forma privada y monopólica la moneda de curso legal de un país, como lo hace el banco central privado de Estados Unidos (Bill Still, The money masters, 1996). Esta concentración de poder y de recursos generada por el capitalismo liberal, hace que la economía ya no se rija por la libre competencia sino por la dictadura económica, es decir que la libre concurrencia se destruye a sí misma. Para que esto no ocurra, la vida civil y la economía deben estar regidas por la ley moral, en especial, por la virtud de la justicia, que por su dimensión social y económica Pío XI la llamó “justicia social” (cf. Quadragesimo anno, # 88). Es decir que para evitar la mencionada dictadura económica hay que moralizar y cristianizar la economía y toda la vida social. De manera que hay que promover una restauración del orden moral y religioso que alcance a todas las actividades económicas y esté apoyado por la ley.

Publicidad.

Recapitulando, los motivos por los cuales se concentra la riqueza en el capitalismo liberal son los siguientes:

Puede leer:  Neoliberalismo y socialismo, con una misma finalidad: la demolición del orden social
  • La raíz del problema está en la ambición y el amor al dinero, es decir, en la excesiva solicitud de las cosas caducas (1 Timoteo 6, 10).
  • Una población que no pone en práctica las palabras de Jesús que dicen: “buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y el resto se os dará por añadidura” (Mt 6, 33).
  • La no observancia de la justicia social.
  • La no observancia por parte de los ricos del deber de caridad de comunicar todos los bienes que les sobran a los pobres (Lucas 11, 41).
  • La libertad ilimitada de los competidores en la economía, sobre todo en materia religiosa y moral.

Y estos cinco puntos se deben a que los habitantes, por el laicismo y las falsas libertades, no observan, en sus actividades económicas y en toda su vida, la Ley de Dios, la fe católica, la recta razón y los derechos del prójimo, y a su vez esto no es exigido por la ley o derecho positivo y no es reforzado por un marco cultural cristiano. (Cabe aclarar que los deberes de caridad no se pueden exigir por ley (cf. Quadragesimo anno, # 47), como tampoco toda la moral se puede imponer por ley.)

Conclusión, es principalmente el pecado o mal moral lo que hace que en una economía capitalista se concentre la riqueza. Esto sin perjuicio de cuestiones técnicas que también pueden contribuir.

Cabe aclarar que una economía capitalista puede moralizarse y cristianizarse, no necesariamente está signada por el pecado, es decir, no necesariamente el capitalismo es liberal (cf. Quadragesimo anno, # 100-101). Y si se la cristianiza, de seguro se pasará de un capitalismo a algo más parecido a un distributismo, ya que el capitalismo es la economía en la cual unos ponen el capital (medios de producción) y otros ponen el trabajo, mientras que en el distributismo se busca la mayor difusión posible de los medios de producción entre la población. Y si se cristianiza plenamente la economía capitalista, pronto se lograría una tan equitativa distribución de la riqueza que aún los medios de producción se encontrarían ampliamente distribuidos entre la población, dejando ya de ser una economía capitalista para pasar a ser distributista.

Este artículo de ninguna manera pretende ser exhaustivo de todas las cosas que pueden contribuir a una injusta distribución de la riqueza, pero ofrece un marco teórico general sobre este tema, comprendiendo sobre todo los aspectos morales y religiosos de la cuestión.

Publicidad.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

Videos

El catolicismo y el liberalismo muchas veces riñen entre sí. ¿Se puede ser católico y liberal? En esta entrevista con el Dr. Dante Urbina,...

Análisis

El proyecto masónico de instaurar un gobierno o dictadura mundial esotérica viene de lejos.

Videos

El P. Javier Olivera Ravasi entrevista a Daniel Marín Arribas sobre la ideología liberal, la Escuela Austríaca de economía y el liberalismo católico.

Opinión

La Constitución del 78 nos ha llevado a la territorial crisis actual, aunque los falsos patriotas, poniendo tronos a las premisas, consideren que España...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box