Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

¿Hay implícita en los derechos humanos masónicos una divinización del hombre con culto idelátrico?

La concepción de la dignidad de la persona humana según la DSI es que el hombre es un ser capaz de Dios, y según la masónica doctrina de los derechos humanos es que el hombre es Dios.

Tanto en la doctrina social de la Iglesia (DSI) como en la doctrina sobre los derechos humanos de raíz iluminista, se habla de la importancia de la dignidad de la persona humana. ¿Pero en ambas doctrinas, la concepción de la dignidad humana es la misma?

La concepción de la dignidad de la persona humana en la DSI tiene base bíblica. Se basa en Génesis 1, 26-27: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó”. Este ser el hombre imagen de Dios, significa que, el hombre, al igual que Dios, es un ser personal y que por lo cual está dotado de inteligencia y voluntad, lo cual lo dota de libertad. Este ser persona, quiere decir que el hombre es capaz de Dios, es decir, capaz de conocer y amar a Dios y de esa forma poseer a Dios. Y este es el punto más elevado y la clave de la dignidad de la persona humana según la DSI, ser el hombre un ser capaz de Dios. En la doctrina sobre los derechos humanos, también se habla de que el hombre es un ser personal, dotado de libertad, pero esa libertad implica el derecho a rechazar a Dios, es por ello que predican derechos al error y al mal moral tales como las llamadas libertades de perdición que son principalmente la libertad de cultos, de expresión, de pensamiento y de enseñanza. Es decir, la libertad de profesar cultos falsos, y expresar, pensar y enseñar errores y herejías. En este artículo sostenemos la hipótesis de que la idea que se esconde detrás de esta concepción de la dignidad de la persona humana es la de que el hombre es Dios, es el culto al hombre. Es por ello que los derechos humanos implican un rechazo a los Derechos de Dios, porque el hombre se hizo Dios a sí mismo. Es el mensaje del demonio a Eva en el paraíso original para que comieran del fruto del árbol prohibido: “Mas sabe Dios, que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, Y SERÉIS COMO DIOS sabiendo el bien y el mal.” (Génesis 3, 5) O sea, los derechos humanos implican la desobediencia a Dios, tal como Adán y Eva en el paraíso original, que, tentados por la serpiente, pretendieron ser como Dios. Los derechos humanos constituyen el derecho a imitar a Lucifer, y, por lo cual, la idea de hombre que está detrás de ellos es que el mismo es Dios, que es lo que pretendió ser Lucifer con su rebelión contra Dios. Dicho en otras palabras, los derechos humanos implican imitar a Lucifer, abusando de la propia libertad al grito de soberbia “No serviré” (Jeremías 2, 20), queriendo de esa manera hacerse como Dios.

Que los derechos humanos implican un rechazo a los Derechos de Dios ya lo enseñaba el Cardenal Pie:

“El evangelio social del cual se inspira el Estado [francés gobernado por Napoleón III] sigue siendo la declaración de los derechos humanos, que no es otra cosa, señor, más que la negación formal de los derechos de Dios.

Publicidad.

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Puede leer:  El estado ateo

Ahora bien, es derecho de Dios gobernar tanto a los Estados como a los individuos. No es otra cosa lo que Nuestro Señor ha venido a buscar a la tierra. Él debe reinar inspirando las leyes, santificando las costumbres, esclareciendo la enseñanza, dirigiendo los consejos, regulando las acciones tanto de los gobiernos como de los gobernados. Allí donde Jesucristo no ejerce ese reinado, hay desorden y decadencia.” (Louis Édouard Pie a Napoleón III el 15 de mayo de 1856)

De manera que la concepción de la dignidad de la persona humana según la DSI es que el hombre es un ser capaz de Dios, y según la masónica doctrina de los derechos humanos es que el hombre es Dios, esto es, la divinización del hombre con culto idolátrico. Esto es una total subversión. Es imitar a Lucifer que por soberbia quiso ser como Dios. Esto lleva a un orden social satánico, lo otro lleva a un orden social cristiano. Obviamente esta concepción de la dignidad humana según los derechos humanos que estoy denunciando, es la concepción latente, la implícita, no la declarada, no la explicitada, no la oficial. La idea de que el hombre es Dios en todo caso se deduce de la concepción explicitada y de los derechos que derivan de ella. El hombre usurpa el lugar de Dios sin reconocerlo explícitamente (lo cual lo hace más perverso), pero es nuestro deber denunciarlo.

El magisterio de la Iglesia nunca enseñó que los derechos humanos masónicos implicaran la divinización del hombre con culto idolátrico, pero sí enseñaron que los liberales, que son los partidarios de dichos derechos, son imitadores de Lucifer, del cual es aquella criminal expresión “No serviré” (Jeremías 2, 20) (cf. S. S. León XIII, Libertas praestantissimum, 20 de junio de 1888, # 11). ¿Y qué quería hacer Lucifer cuando dijo “No serviré” y se rebeló contra Dios? Quería ponerse en el lugar de Dios, ser como Dios. De manera que los liberales, que abrazan los derechos humanos masónicos, como son imitadores de Lucifer, también están queriendo ocupar el lugar de Dios, hacerse como Dios. De hecho la expresión “No serviré” es una expresión de soberbia, y la soberbia es querer ser como Dios. De manera que los derechos humanos masónicos implican el reemplazo de Dios por el hombre. 

Es sabido que la masonería encabezó la Revolución Francesa, la cual proclamó la “Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano” en la que se incluyen las condenadas libertades de perdición ya mencionadas. Bien, la masonería es anticristiana y de hecho encabeza el anticristianismo en todo el mundo. Eso es lo que quiso decir el papa León XIII en su encíclica Humanum genus (1884) al afirmar que todos los que constituyen el reino de Satanás en la tierra, conspiran y pelean a una bajo la guía y auxilio de la masonería. De manera que se puede concluir que la masonería trabaja para el advenimiento del Anticristo, ¿y qué caracteriza al Anticristo? Nos lo dice el papa San Pío X:

Publicidad.

Papa San Pío X, E Supremi apostolatus, 4 de octubre de 1903: “… esta es la señal propia del Anticristo, según el mismo apóstol; el hombre con infinita temeridad se ha colocado en el lugar de Dios”.

Puede leer:  La masonería contra el Valle de los Caidos

El hombre en el lugar de Dios es la señal propia del Anticristo, y los derechos humanos son masónicos, es decir, anticristianos.

Vale aclarar que la Iglesia reconoce la existencia de derechos de la persona humana, pero son diversos a los masónicos derechos humanos. La Iglesia no otorga pseudoderechos abstractos, como las libertades de perdición, sino libertades concretas, ninguna de las cuales implica el derecho a rechazar a Dios o a elegir el mal o el error. 

Recapitulando, los argumentos que fundamentan la tesis de este artículo son:

  • Las libertades de perdición que otorgan los derechos humanos, como conllevan un abuso de la libertad, implican una actualización del pecado original en el cual la serpiente le había prometido a Eva “seréis como Dios” (Génesis 3, 5).
  • Los derechos humanos de raíz iluminista implican el rechazo a los Derechos de Dios.
  • El papa León XIII, declaró magisterialmente que los liberales, que son los que llevan a la práctica los derechos humanos, son imitadores de Lucifer, el cual dijo “No serviré”, lo cual es una expresión de soberbia, y la soberbia es querer ser como Dios.
  • Según el papa San Pío X, el signo del Anticristo es el hombre en el lugar de Dios, y los derechos humanos son masónicos siendo que la masonería encabeza el anticristianismo en el mundo moderno, trabajando para el advenimiento del Anticristo.

Conclusión: cuando veamos que en la DSI se habla de la dignidad de la persona humana, sepamos que nunca es en rechazo a los Derechos de Dios y en oposición a Él sino de cara a Él y en respeto a sus Derechos. De manera que no es igual a la concepción masónica de la dignidad humana, no hay ninguna coincidencia, sino que hay oposición total y absoluta entre ambas concepciones. En una doctrina el punto más alto de la concepción es que el hombre es capaz de Dios, en la otra el punto más alto es que el hombre es Dios, pero no de un modo declarado y explícito, sino latente e implícito.

COMPARTE:

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Miscelánea

PRESENTACIÓN: Este curso acomete un ambicioso programa de formación para el conocimiento del tradicionalismo en general y el carlismo en particular. Pero además se propone...

Videos

Nuevo vídeo de la serie la Masonería en el siglo XIX.

Análisis

Índice 1. Prólogo – p. 2 2. Un año de Tiranía Sanitaria Mundial – p. 5 3. La triple mentira plandémica – p. 8...

Religión

Pero debemos exorcisar el espíritu de pusilanimidad si es que acaso queremos resistir.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box