Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

Mandatos COVID-19 y la dictadura de la tecnocracia

Debemos abordar tales mandatos con serio realismo sobre la condición humana caída y lo que sucede cuando los individuos poseen demasiado poder sobre los demás.

Una cosa que todos los mandatos de COVID-19 tienen en común —máscaras, encierros y ahora vacunas— es que se originaron en la dictadura de la tecnocracia.. Con este término, me refiero a la combinación de ciencia aplicada y arte de gobernar como la solución al problema del sufrimiento y la muerte. El contexto histórico subyacente de este fenómeno es la suposición centenaria de que el razonamiento positivista a través del condicionamiento social dirigido por el gobierno y la aplicación tecnológica del descubrimiento científico moderno es la única respuesta a lo que los cristianos sabemos que son los efectos del pecado original, ya sea en su manifestación física o moral. Hoy, desprovisto de cualquier referencia al pecado, los posmodernos están impulsados ​​por una determinación singular de deshacerse de todas las cosas “malvadas” que amenazan nuestra comodidad individual. 

No es que trabajar para mitigar los efectos del mal esté mal. Más bien, es que el marco ético de la tecnocracia es utilitario de principio a fin. Esto significa que debe hacerse todo lo que sea necesario para maximizar el placer y eliminar el sufrimiento, independientemente de si los medios son moralmente lícitos o si las soluciones propuestas crean problemas mucho peores que el que se está abordando. Dentro de esta suposición está la creencia errónea de que sufrir cualquier cosa es contrario a la dignidad humana.

El cristianismo tiene una visión diferente de cómo manejar el sufrimiento y la muerte . En primer lugar, reconocemos que no tenemos la autoridad de Dios, ni la capacidad, humanamente hablando, para erradicar el problema del mal. Solo tenemos una capacidad bastante modesta para mitigar sus efectos. La historia ha demostrado repetidamente que nuestros intentos por eliminar el sufrimiento y la muerte tienen límites profundos. Cualquier intento de desenterrar el mal, raíz y rama, conduce por una especie de necesidad a la perpetración de males mayores. Esto se debe a que la creencia en nuestra capacidad para eliminar el mal tiene sus raíces en el orgullo y es en sí misma una forma perversa de arrogancia, un espíritu prometeico del más alto nivel. Esta es una amenaza mucho mayor para la vida humana que cualquier virus, si el número de muertos del Gulag es una indicación. 

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Pero supongamos por un momento que todos los “mandatos” que nos hemos visto obligados a cumplir eliminen la enfermedad de una vez por todas. Sin embargo, tenga en cuenta que ninguno de ellos lo ha hecho. ¿Seguirían estando justificados estos mandatos? Mi respuesta es no. CS Lewis enseña en The Abolition of Man , al igual que Romano Guardini en The End of the Modern World , que el peligro inherente a la tecnología moderna y el arte de gobernar es que permite que una élite muy pequeña pero poderosa tenga demasiado control sobre la vida de las personas. Por su naturaleza, la tecnología siempre está controlada por un pequeño grupo de personas, como descubrimos el año pasado con las empresas de redes sociales y la libertad de expresión. 

Publicidad.

Incluso un fin noble nunca puede justificar otorgar tanto poder a un pequeño número de personas, ¿y por qué? Porque el problema fundamental que azota la historia de la humanidad no son las enfermedades ni ningún otro fenómeno naturalmente dañino. El problema fundamental que plaga la historia de la humanidad es la corrupción del corazón humano que se ve tentado a jugar a ser Dios sobre la vida de otras personas, incluso en nombre de la salud y la seguridad. 

Como especialista en ética social, he aprendido que no podemos simplemente considerar las implicaciones éticas de los actos humanos en abstracto, especialmente cuando estamos considerando acciones que no son intrínsecamente malas en sí mismas, pero que, sin embargo, siguen siendo socialmente significativas como cuestiones de prudencia. ¿Es moralmente obligatorio llevar máscaras? ¿Es una cuestión de conciencia aceptar bloqueos? ¿Están las personas obligadas a vacunarse? 

Puede leer:  Las mentiras y la grandeza

Por importantes que sean estas preguntas, la cuestión ética no es la utilidad de las máscaras, los cierres o las vacunas para erradicar el virus. Más bien, es el riesgo moral de crear un precedente para permitir que las élites poderosas impongan estas respuestas. Debemos abordar tales mandatos con serio realismo sobre la condición humana caída y lo que sucede cuando los individuos poseen demasiado poder sobre los demás. Y permítanme agregar, especialmente cuando el final es “salud y seguridad pública”. 

Uno de los signos más reveladores de nuestro tiempo es la ceguera casi total al hecho de que la ciencia puede ser corrompida por motivos políticos y económicos. Nos encanta condenar a nuestros políticos por sus retorcidos intereses partidistas; pero siempre que la ciencia está en juego, de repente entramos en la tierra de los cuentos de hadas de la indefectibilidad moral. Parece que asumimos que cualquier cosa que tenga que ver con la “ciencia” es inmune a la corrupción del orgullo, la codicia o el ansia de poder, ¡especialmente cuando la salud y la seguridad de las personas están en juego! 

Publicidad.

¿A nadie se le ocurre que quizás sea precisamente cuando la salud de las personas está en juego cuando podríamos experimentar la mayor probabilidad de corrupción moral, especialmente cuando nos acercamos a la atención médica como una “industria”? o “bienestar público”? El miedo es un gran motivador y una gran oportunidad para obtener ganancias y control. 

La corrupción de la ciencia puede tener varios motivos. Consideremos primero a los sospechosos habituales. La primera es la posibilidad de que los propios científicos sean sobornos o chantajeados para desviar su investigación con fines políticos o beneficios económicos. Otro es cuando vemos evidentes “conflictos de intereses” económicos entre los titulares de cargos políticos, académicos e intereses corporativos en la industria médica. Sin mencionar el orgullo asociado con hacerse un nombre por sí mismo, pero la falta de humildad para admitir el error cuando surgen nuevas pruebas. También mencionaría la supresión de la libertad académica para los “disidentes” en la academia. 

Ahora podemos agregar a esto la politización de la responsabilidad social corporativa en respuesta a cualquier disidencia de las narrativas dominantes sobre COVID-19. Por lo tanto, no olvidemos cuánto dinero pueden ganar Pfizer y otras compañías farmacéuticas con una narrativa impulsada por los medios de comunicación y el gobierno basada en el miedo sobre una pandemia para la que alegan tener la cura. 

Siempre que vemos la ciencia utilizada como una justificación para una agenda que se parece al control de la población —me refiero aquí a lo psicológico, no a lo sexual, aunque esto último también sucede— es probable que la corrupción esté en juego. Permítanme aclarar, sin embargo, que la corrupción casi nunca se distribuye uniformemente por todo el sistema social. La mayoría de las personas tienen buenas intenciones en el ejercicio de su deber para con una autoridad superior y, por lo tanto, participan involuntariamente en una agenda más amplia de la que siguen siendo en gran parte ignorantes. Por lo tanto, no atribuyo la corrupción al profesional médico promedio.

Sin embargo, cuando tales maquinaciones políticas están en juego, es probable que alguien o algún grupo esté operando por motivos corruptos como la codicia, el poder o, en este caso, el miedo excesivo. Actualmente, un candidato muy fuerte para esto no es otro que el Dr. Tony Fauci, quien es un interesado tanto en Pfizer como en el Laboratorio de Wuhan y quien al principio declaró: “No creo que debamos darnos la mano nunca más, para se honesto contigo. No solo sería bueno prevenir la enfermedad por coronavirus, sino que probablemente disminuiría drásticamente los casos de influenza en este país “. Guau. Un comentario como ese, combinado con la confluencia de la oficina del gobierno, la tenencia de acciones privadas en la principal compañía farmacéutica de vacunas y el apoyo financiero del gobierno para el laboratorio que originó el virus, es altamente sospechoso.

Publicidad.

Más aún, cuando vemos la libertad de religión, movimiento, asociación, expresión y pensamiento socavados por apelaciones al bien común, cuando de lo que estamos hablando es del bien privado de un segmento relativamente pequeño de la población, eso debería decirnos que algo grave está mal. El argumento que estoy haciendo aquí no es uno en defensa de la absolutización de la libertad individual, sino un argumento basado en los límites que la naturaleza humana caída impone a nuestra capacidad o autoridad moral para erradicar el problema del sufrimiento y la muerte. 

Puede leer:  La evolución de los derechos humanos

Lo que hemos hecho con los mandatos de COVID-19, para hacer referencia a Santo Tomás de Aquino, es subordinar el bien común al bien privado de los individuos, convirtiendo así el bien común en un bien ajeno para todos los demás. Lo hemos hecho haciendo de la vida individual de una persona (un bien privado) un fin, o una causa final, a la que se ordenan todos los demás bienes. El problema con esta lógica es que conduce directamente a la tiranía. De hecho, para Tomás de Aquino, usar la ley para dirigir las acciones de las personas hacia el bien privado de los individuos es la definición misma de tiranía. En consecuencia, todos deben perder sus derechos humanos y el acceso a los bienes legítimos y necesarios del florecimiento humano para que un número relativamente pequeño de personas no muera. Según esta lógica, tampoco se debería permitir que nadie conduzca. 

La respuesta humana y ética adecuada a nuestra situación actual de COVID-19, especialmente dado que tenemos poco consenso científico sobre la efectividad de estos mandatos de todos modos, es abordar humildemente la situación con una estimación modesta de lo que podemos hacer razonablemente frente a sufrimiento y muerte. Es un enfoque basado en el realismo del sentido común y no en el miedo al sufrimiento y la muerte, ni en la arrogancia de la mentalidad tecnocrática. Si bien tenemos la obligación de cuidar a los más vulnerables, nos vienen a la mente dos principios indispensables del orden social sobre cómo debemos hacerlo: la subsidiariedad y la solidaridad. 

COMPARTE:

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Opinión

El deber sagrado, al parecer, ya no es el de darle culto a Dios sino darle culto a la Tierra.

Análisis

Índice 1. Prólogo – p. 2 2. Un año de Tiranía Sanitaria Mundial – p. 5 3. La triple mentira plandémica – p. 8...

Opinión

Estimado “vacunado”: Si me lo permites, te diré un par de cosas, con la esperanza de que puedan serte de alguna utilidad. Para que...

Actualidad

El primer ministro australiano, Dan Andrews, anunció que el estado de Victoria “excluirá” a las personas no vacunadas contra el Covid-19 de la participación...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box