Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

¿Qué es lo que lleva a los gobiernos a regalar dinero irresponsablemente?

Los pueblos descristianizados por el laicismo caen fácilmente en el amor al dinero, es decir, en la excesiva solicitud de las cosas caducas, y el amor al dinero es la raíz de todos los males.

Los gobiernos como el de Alberto Fernández en Argentina, muchas veces adoptan la política de ponerle dinero en el bolsillo a la gente, principalmente a través de asignaciones sociales y préstamos sin interés que con la inflación que hay conviene mucho tomarlos. También regalan bienes como electrodomésticos, bicicletas y otros. También una forma de regalar dinero es contratar empleados públicos que no hacen nada, lo que en Argentina se denomina coloquial y despectivamente como empleados ñoquis. El fin declarado de regalar dinero es que se quiere alentar el consumo, a fin de que los empresarios vendan más y de esa manera se den dos fenómenos, primero, que los empresarios aumenten su producción, y segundo, que los mismos inviertan porque saben que lo que produzcan con la nueva inversión van a tener a quien vendérselo. De esta manera dicen que quieren generar crecimiento económico. Pero, ¿es este fin declarado lo que los lleva a regalar dinero, o hay otros motivos y razones?

Regalar dinero irresponsablemente, es decir, dinero que no proviene de los impuestos sino de la emisión monetaria, es una política demagógica, y la demagogia es parte del populismo. El populismo es la suma de dos elementos, el principio de la soberanía popular, esto es, que el poder emana del pueblo, más la demagogia. De manera que estos gobiernos regalan dinero porque son populistas, y son populistas porque no reconocen que todo poder y autoridad viene de Dios sino que son partidarios del mito de la soberanía del pueblo. O sea, el principio de la soberanía popular es la base del populismo, y son los populismos los que, por demagogos, llevan a cabo políticas fiscales altamente deficitarias, gastando más que lo que le ingresa al Estado a fin de ponerle dinero en el bolsillo a la gente. Esta es la primera razón de por qué regalan dinero. Vale aclarar que el falso principio de la soberanía popular y la demagogia son inseparables, es más, dicho principio ya es una forma de demagogia porque halaga y enciende las pasiones de las multitudes. En realidad, el principio de la soberanía popular es la primera y principal forma de demagogia, luego se sigue otras que están implícitas en ella, como otorgar falsos derechos y regalar dinero. 

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Pero hay otra razón de que los gobiernos regalen dinero irresponsablemente. Los pueblos descristianizados por el laicismo caen fácilmente en el amor al dinero, es decir, en la excesiva solicitud de las cosas caducas, y el amor al dinero es la raíz de todos los males (1 Timoteo 6, 10), incluido el mal de que los gobiernos regalen dinero irresponsablemente. ¿Cómo se explica esto? Se explica porque el pueblo poseído de un amor desordenado al dinero reclama que el gobierno se lo regale. Y como el gobierno es populista y también está poseído del amor al poder y al dinero, quiere ganar votos para las elecciones, entonces regala dinero para satisfacer el amor al dinero del pueblo y el suyo propio cuando logren, gracias a esa política, conservar y acrecentar su poder y, por lo cual, sus riquezas. Esto es parte de la demagogia, porque hacer concesiones al pueblo para conservar el poder es parte esencial de la demagogia. Es como si sobornaran al pueblo para que los voten. O dicho de otra manera, es como si los políticos quisieran comprar votos.

Hay que decir que alentar el consumo puede ser una política loable, pero que no se debe hacer regalando dinero irresponsablemente sino que principalmente se debe hacer procurando que se paguen salarios justos, esto es, el salario familiar. (Igualmente se debe fomentar que los salarios se gasten en verdaderas necesidades, no en cosas superfluas o inmorales.) De manera que no hay que ni negar que alentar el consumo sea importante para el crecimiento, ni caer en políticas erróneas de cómo hacerlo. Poner dinero en el bolsillo de la gente recurriendo a políticas fiscales altamente deficitarias y, por lo cual, a la emisión monetaria, es algo que genera alta inflación, y la alta inflación genera pobreza y puede derivar en una hiperinflación, con consecuencias catastróficas.

Publicidad.

De manera que si en lugar de un Estado laico y liberal tuviéramos un Estado católico fundado sobre el principio de que todo poder y autoridad viene de Dios, entre otros principios, no tendríamos ni gobiernos populistas ni una población descristianizada poseída por el amor al dinero, y, de esa manera, no tendríamos políticas fiscales altamente deficitarias dirigidas a ponerle irresponsablemente dinero en el bolsillo a la gente, y, de esa manera, no tendríamos alta inflación, tendríamos más crecimiento y menos pobreza. O sea que, para poner las cuentas públicas en orden, no hay nada mejor que rechazar el principio de la soberanía popular y abrazar el principio de que todo poder y autoridad viene de Dios, así como promover la cristianización de la sociedad.

Puede leer:  Europa, España, y los corticoles

Alguien podría decir que la gente no reclama aumento de los planes sociales por amor al dinero sino por necesidad. Pero por necesidad se trabaja y se reclama trabajo, no dinero. Y, lo mismo, por necesidad se votan gobiernos que generen trabajo, no asistencialismo. Si se votan gobiernos cuya principal política será regalar irresponsablemente dinero y, además, se hacen protestas permanentemente para que les aumenten los planes sociales, es que ya no hay amor al trabajo ni a los bienes celestiales, sino al dinero. Además, gran parte del dinero que se regala no es a personas que no tengan para cubrir sus necesidades. Aparte, pretender que el gobierno le regale a uno dinero que necesariamente tendrá que ser emitido sin respaldo, implica que en realidad no se está mirando responsablemente por las propias necesidades, sino que se está teniendo un amor desordenado por el dinero. O sea, reclamar que el gobierno falsee la moneda a fin de que se la regale a uno es como una especie de amor al dinero colectivo; la sociedad, por amor al dinero, lo emite y se lo apropia delictiva e irresponsablemente. Digo que es de manera delictiva no porque se trate de un delito tipificado en el código penal, sino porque es una forma de falsificar la moneda, lo cual es algo moralmente malo.

Otro motivo acerca de por qué se regala dinero irresponsablemente es que, debido a las libertades económicas y financieras ilimitadas concedidas por el capitalismo laicista y liberal, la institución de la moneda se degradó en todo el mundo, al punto que se llegó a que la misma no tenga ya prácticamente ningún respaldo. Es por ello que se puede emitir dinero irresponsablemente. También el populismo y el amor al dinero están detrás de la degradación del sistema monetario internacional. Los gastos excesivos de los gobiernos con ocasión de la primera y segunda guerra mundial, y del gobierno de Estados Unidos con ocasión de la guerra de Vietnam, son hitos en la historia moderna de la degradación del sistema monetario internacional, porque llevaron a emitir grandes sumas de dinero sin respaldo. Estas guerras ocurrieron porque el mundo no acogió “la paz de Cristo en el reino de Cristo”, tal como fue prescrita por el papa Pío XI en la primera encíclica de su pontificado, Ubi arcano Dei consilio (1922). El Reino de Cristo consiste en que Jesucristo reine en la mente, en el corazón y en toda la vida de los individuos, así como también en la familia y en la sociedad civil (Ibíd. # 16). El laicismo es uno de los motivos principales por el cual no se acogió la paz de Cristo junto con otros motivos estrechamente vinculados como el ateísmo científico, el materialismo dialéctico, el racionalismo y el iluminismo, siendo la masonería la madre de todas estas cosas (S. S. Pío XII, Conferencia pastoral de 23 de mayo de 1958). De manera que si los gobiernos no hubieran sido laicistas, hubieran logrado la paz de Cristo en el reino de Cristo y no hubieran ocurrido esas inmensas guerras que llevaron a emitir dinero irresponsablemente y de esa manera degradar el sistema monetario internacional.

Otro asunto que hace al fenómeno de regalar dinero de manera insensata es el siguiente. En la Argentina, y calculo que en muchos otros países, cuando las masas desean que les aumenten las asignaciones sociales, cortan calles y avenidas. Es lo que se denomina metafóricamente “piquetes”. Estos piquetes no pueden ser reprimidos por los gobiernos porque, debido a los derechos humanos de raíz iluminista, a la gente no se la puede ni tocar. Uno de esos derechos humanos es el derecho de protesta, el cual es legítimo, pero está mal entendido, es decir, está entendido como un derecho ilimitado en sus razones, fines y medios. Además, esos piquetes son tan masivos, que más que una protesta son una rebelión que amenaza con voltear al gobierno. Y el derecho de rebelión, según los masónicos derechos humanos, es legítimo. Por ese motivo es que tampoco se los puede reprimir. Pero igualmente hay que decir que la fuerza es impotente para dominar por si sola las pasiones desatadas de las multitudes. Para mantener en orden a las multitudes hacen falta los frenos del deber y de la conciencia (S. S. León XIII, Libertas praestantissimum, 20 de junio de 1888, # 12). Ahora, hay que decir que la cultura católica es contraria a los derechos humanos de raíz iluminista, como un ilimitado derecho de protesta y como el derecho de rebelión, y es a su vez favorable a que las personas desarrollen los frenos morales del deber y de la conciencia y, de esa manera, no protesten ilegítimamente o lo hagan con menos osadía, y no se rebelen. 

Publicidad.

Por último mencionaré otra causa de este fenómeno que estamos analizando. El capitalismo laicista y liberal genera concentración de la riqueza y desempleo, entonces, los gobiernos, como son laicistas no pueden emprender el camino de la verdadera solución, que sería el de la doctrina social de la Iglesia, entonces emprenden una falsa solución que es ir avanzando hacia una renta básica universal, y es por ello que empiezan a regalar dinero, lo cual no quita que sea una política populista y que la gente lo desee por un amor desordenado al dinero.

Puede leer:  Justicia, reforma y más grieta en la Argentina

Recapitulando, los motivos por los cuales los gobiernos regalan dinero irresponsablemente son:

  • El populismo, el cual es la suma del principio de la soberanía popular más la demagogia.
  • El amor al dinero de las masas y de los gobernantes.
  • La degradación de la institución de la moneda en todo el mundo.
  • Los derechos humanos masónicos que impiden reprimir las protestas y rebeliones.
  • Una población que, por el laicismo, perdió los frenos del deber y de la conciencia.
  • El capitalismo laicista y liberal que genera concentración de la riqueza y desempleo y que lleva a que los gobiernos populistas avancen hacia una renta básica universal como única solución posible dentro del laicismo.

Como conclusión se puede decir que si se restaurara en Cristo el orden religioso, moral, social y económico, al punto de llegar a instaurar un Estado católico, no se daría lugar al populismo demagógico, ni cundiría el amor al dinero, ni se tendría una institución de la moneda degradada, ni se consagrarían los derechos humanos de raíz iluminista y, por otro lado, se fomentarían los frenos del deber y de la conciencia en la población, y se solucionarían realmente los problemas del capitalismo liberal, de manera que no tendríamos gobiernos que regalan dinero irresponsablemente. Por el contrario, esta práctica de recurrir a políticas fiscales altamente deficitarias a fin de ponerle dinero en el bolsillo a la gente sería una patología social vinculada al laicismo. Por ello, cuando los liberales se quejan de las políticas keynesianas de regalar dinero, habría que decirles que empiecen por rechazar el principio de la soberanía popular y el laicismo, pero no, ellos están de acuerdo con el veneno pero no con la muerte por tomar el veneno, están de acuerdo con la causa pero no con el efecto de la causa, están de acuerdo con el laicismo pero no con sus consecuencias. De manera que los liberales, por mucho que se quejen, son parte del problema.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Publicidad.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Análisis

El éxito puramente material no es verdadero éxito porque el hombre es unión sustancial de cuerpo y espíritu.

Análisis

Para cristianizar el orden social hacen falta políticos cristianos, pero además hace falta la acción evangelizadora de la Iglesia.

Análisis

se debería preguntar si por libertad se entiende obrar en conformidad con la recta razón y las leyes divinas.

Análisis

A continuación se enumerarán algunos elementos que hacen a una recta y ordenada constitución de las familias: ✔ La familia debe estar fundada en...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box