Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

¿Es siempre bueno para el bien común producir riqueza?

No se trata de rechazar las riquezas, sino de procurar que el crecimiento económico no implique un daño al bien público.

La producción de riqueza y el crecimiento económico no siempre son favorables al bien común, depende fundamentalmente de la utilidad de lo producido, de su moralidad, del respeto a la justicia social en el proceso de producción y en su comercialización, y del reparto de la riqueza producida. Es por ello que la producción de riqueza no es un fin en sí mismo.

Para que el aumento de la producción, vaya acompañado de un aporte al bien común, es necesario que el Estado penalice o prohíba el mal moral según la ley natural y divina, y que haga de la justicia social y la caridad social los principios rectores de la economía. Por ejemplo, si el gobierno prohíbe o penaliza la prostitución, la producción de riqueza no vendrá de esa actividad dañina para el bien común; si el gobierno prohíbe los libros que promueven ideologías perversas como la de género, los libros producidos y vendidos no contendrán esos errores perjudiciales para el bien común; si se prohíbe la pornografía, la riqueza producida no vendrá de la generación y venta de esos contenidos nefastos para el bienestar general, lo mismo ocurre si se penaliza la producción y venta de drogas, etc. Y con respecto a la justicia social, ejemplos son, si mediante el derecho laboral se evita que los trabajadores sean explotados en el proceso de producción de un bien o servicio, o si por el contrario los trabajadores son explotados, de manera que la economía crece con lo producido pero viéndose dañado el bien común por el no respeto a la dignidad personal de los trabajadores. También con respecto a la justicia social, si se procura una más equitativa distribución de la riqueza o si por el contrario se deja que se concentre la riqueza producida (sobre cómo lograr una equitativa distribución de la riqueza, ver en esta revista el artículo “Cómo lograr que todos accedan a un patrimonio propio”). Con respecto a la justicia social en relación con la comercialización, hay que considerar si por control de precios se logra el precio justo o si por el contrario lo producido se vende a un precio injusto dañando el bienestar general. Una aclaración, hay quienes no están de acuerdo con los controles de precios y prefieren modos indirectos de procurar el justo precio, como por ejemplo tener leyes antimonopolio que, como los monopolios son formadores de precios, eviten los precios injustos.

Puede leer:  ¿Se equivoca el Gobierno de España al incluir el término resiliencia en el Plan de Recuperación?

Con respecto a la utilidad de lo producido, depende de si “son las necesidades humanas según su importancia natural y objetiva las que regulan la vida económica y el empleo del capital” o si, “por el contrario, son el capital y su interés de adquisición los que determinan qué necesidades y en qué medida deben ser satisfechas» (S. S. Pío XII, Al particolare compiacimento, 15 de noviembre de 1946, # 12), es decir, puede ocurrir que lo producido esté dominado por el capital y su interés de adquisición, y, por lo cual, no se satisfagan necesidades reales. Un ejemplo de esto podrían ser los productos alimenticios ultraprocesados, como las galletitas dulces, las golosinas, las gaseosas, etc., que son insanos y adictivos, de manera que son perjudiciales para el bien común, no tienen verdadera utilidad nutricional, sin embargo su producción eleva el producto bruto interno de un país. El capital y sus intereses, también puede crear falsas necesidades inmorales en la población, como por ejemplo, crear modas inmorales en el vestir, de manera que la economía crece con la producción de vestimenta inmodesta, pero el bien común se ve dañado por la misma.

De manera que podemos ver que no todo crecimiento económico es beneficioso para el bien común. Sin embargo el crecimiento económico, generalmente medido por las variaciones en el producto bruto interno (PBI), se ha convertido en un ídolo para las sociedades o muchos de sus miembros. Es el dios Mammón (riquezas). Si se sirve a Mammón, se daña el bien común, si se sirve a Dios, se lo protege (cf. Mateo 6, 24). No se trata de rechazar las riquezas, sino de procurar que el crecimiento económico no implique un daño al bien público.

COMPARTE:

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

Puede leer:  El nacimiento con vida luego de un aborto: análisis jurídico

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Análisis

El éxito puramente material no es verdadero éxito porque el hombre es unión sustancial de cuerpo y espíritu.

Análisis

Para cristianizar el orden social hacen falta políticos cristianos, pero además hace falta la acción evangelizadora de la Iglesia.

Análisis

se debería preguntar si por libertad se entiende obrar en conformidad con la recta razón y las leyes divinas.

Análisis

A continuación se enumerarán algunos elementos que hacen a una recta y ordenada constitución de las familias: ✔ La familia debe estar fundada en...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box