Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

Por qué no debemos ser más que aquello que, en efecto, somos

El gran defecto de la Modernidad estriba en no querer conocer barreras, en implantar anhelos imposibles y desquiciantes en el corazón humano.

Imagen con licencia Pixabay

En ocasiones, el hombre henchido de orgullo y soberbia, clama contra su propia naturaleza y se alza ante el Creador (y si es ateo, ante la “Biología”) por causa de su condición efímera, por ser “polvo y nada más que polvo”. Y por ello, protesta. Ese hombre despojado de fe, quisiera ser Dios, y en esto muestra precisamente su índole caída. Satán ya le tentó con esa promesa en el Paraíso y quiso engañarle, pretendiendo que Adán y Eva fueran como el Padre. “Ser como lo que no se es” : he ahí el engaño. El hombre Sabedor del Bien y del Mal, y por tanto capaz de traspasar los umbrales de éste hacia aquél, no puede ser, y por ello el hombre cayó. 

Ignora este hombre caído que cada ser porta la perfección que le es propia en su propia constitución. A la planta no le corresponde anhelar perfecciones del animal, y al animal inferior no le compete ansiar perfecciones del superior. Quejarse al Hacedor de no ser nosotros como ángeles, o como la misma divinidad es orgullo y, por ende, pecado y error. En los pasajes luminosos de la Suma de Teología de Santo Tomás de Aquino, hallamos estos pensamientos, que reproduzco para disfrute del lector:  

“[…]  antes del pecado, el cuerpo del hombre fue inmortal no por naturaleza, sino por don de la gracia divina. De lo contrario, no habría perdido la inmortalidad por el pecado, como no la perdió el demonio. 

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

“De este modo, puestos en otra dimensión, decimos que en la materia encontramos una doble condición: Una, elegida en orden a hacerla proporcionada a la forma; otra, que necesariamente se deduce de la primitiva condición de la materia. Ejemplo: Un herrero, para hacer una sierra, elije un material de hierro apto para cortar objetos duros. Pero que los dientes de la sierra se partan o se oxiden es una consecuencia necesaria de la condición del mismo material. Igualmente, al alma intelectiva le corresponde tener un cuerpo de equilibrada complexión. Pero de ello se deduce, por condición propia de la materia, que sea corruptible. Si alguien dice que Dios pudo evitar tal necesidad, hay que decir que, en la constitución de los seres naturales, no hay que considerar lo que Dios pudo hacer, sino lo que le corresponde a la naturaleza de las cosas, como dice Agustín en II Super Gen. ad litt. Sin embargo, Dios proveyó el remedio contra la muerte concediendo el don de la gracia”. [S.Th. C. 76. a. 5. 1]

Dice nuestro refranero que no pidamos peras al olmo. El hombre no puede pedir ser inmortal, pues él no es ángel ni Dios. El varón no puede pedir ser hembra ni la hembra varón, pues su alma, y no sólo sus caracteres sexuales, entendidos ahora como accidentes, fue alma hecha por el Creador como alma de varón o como alma de hembra al tener que ser creada en el compuesto, que incluye materia corporal sexuada: lo que Dios crea es el compuesto personal de éste alma unida a este cuerpo, un cuerpo sexuado, como cuerpo sensible que debe ser. Y que en el hombre haya imperfecciones, dada su condición mortal desde el inicio, y dadas sus pérdidas consiguientes a su Caída, no es cosa que constituya culpa ni demérito atribuible a Dios. La perfección de la criatura se circunscribe a su constitución. El rectángulo no es un “mal cuadrado” por no tener los cuatro lados iguales. Sencillamente, el rectángulo es rectángulo y el cuadrado es cuadrado.

Publicidad.

No hay en esta doctrina atisbo alguno de resignación o conformismo. Cada criatura es lo que es, y su ser se integra en una gran cadena jerárquica en la que las distintas perfecciones cobran sentido por la más grande y absoluta Perfección en sí misma: Dios

Puede leer:  El Adviento con Nuestra Señora

“Así, pues, en el universo cada criatura está ordenada a su propio acto y a su perfección. Las criaturas menos nobles a las más nobles; como las inferiores al hombre. Cada criatura tiende a la perfección del universo. Y todo el universo, con cada una de sus partes, está ordenado a Dios como a su fin en cuanto que en el universo, y por cierta imitación, está reflejada la bondad divina para la gloria de Dios; si bien las criaturas racionales de un modo especial tienen por fin a Dios, al que pueden alcanzar obrando, conociendo y amando. Queda patente que la bondad divina es el fin de todos los seres corporales” [S.Th. C. 65 a.3. sol.].

Es bueno que exista diversidad, que no todos los seres sean iguales, tanto en el interior de una especie como en la Creación en su conjunto. Sólo así resplandece la perfección del Universo entendido como un todo. 

Que algunos seres humanos pierdan la perspectiva total se debe al egocentrismo, viejo vicio nuestro que nos inclina a querer más, a anhelar aquello que no nos corresponde tener. Y no nos corresponde tener inmortalidad, alas en los pies, tres cabezas, telepatía o capacidad para volar como Supermán, no por causa de un Dios avariento (que por mala voluntad nos lo negara) ni por defectuosidad en lo creado (un Dios que fuera “mal ingeniero”). Es precisamente por causa de la bondad divina, la cual es infinita, que no podemos ser lo que no somos, y es precisamente porque Dios es bueno, que ya es “suficientemente bueno” ser lo que somos y tal como somos, esto visto a la luz de la Totalidad de lo creado.

Es el capitalismo desquiciante el que nos ha engañado, satánicamente, con idéntico método. Querer ser más al margen de los límites de la naturaleza humana, trasponer esos límites y negarlos. La humanidad sufre una nueva caída, endiosada y sujeta a las peores tentaciones esclavizadoras. Esta no-naturaleza, esta humanidad irrestricta, en la que las fronteras se vuelven borrosas y corredizas, es una antesala del Infierno. El gran defecto de la Modernidad estriba en no querer conocer barreras, en implantar anhelos imposibles y desquiciantes en el corazón humano. Divinizar al hombre sin merecerlo y sin la Gracia.

Puede leer:  ¡Ignorantes al poder!

COMPARTE:

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Carlos Blanco
Escrito por

Carlos Javier Blanco, asturiano, Doctor en Filosofía. Autor de diversos libros como "La Caballería Espiritual", "La Luz del Norte", "Oswald Spengler y la Europa Fáustica", "De Covadonga a la Nación Española".

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Cultura

Según el pensador reaccionario: «En la sociedad, a partir de la primera forma de sociedad, el hombre recibe un nombre: el de la estirpe...

Cultura

Publicamos "El catolicismo liberal" el mejor libro de Gabino Tejado y uno de los mejores que se han escrito contra el liberalismo.

Análisis

La tradición intelectual aristotélico-tomista entiende la verdad como adaequatio intellectus et rei (adecuación o correspondencia del pensamiento con la cosa), ya que para esta tradición de...

Opinión

¿Hay alguien, en definitiva, más esclavo que el hombre moderno, que ni se ha dado cuenta de que lleva cadenas?

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box