Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Economía

Amazon o la plataformización de la economía capitalista

Los defensores de la libre competencia no deberían sentirse ofendidos por el triunfo de Amazon, ya que la competencia está «hecha para» matar a la competencia y conduce invariablemente al monopolio.

"Sección transversal del Mechanical Turk según Racknitz, con la posición supuesta del operador. Fuente: Wikipedia."
image_pdfLEER EN PDF

Por Denis COLLIN – Traducción: Carlos X. Blanco

Hay mucha controversia sobre Amazon. Como miembro destacado del club GAFAM (en adelante, siglas de Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft), la empresa de Jeff Bezos se está asegurando una posición dominante y parece ser un monstruo que está acabando con todo lo demás en la economía de mercado. En el pasado, teníamos «El Mamut aplasta los precios» y la competencia con ello. Hoy en día es Amazon quien está devastando la vieja economía de mercado de ayer. Pero me pregunto si la «bomba de dinero» de Jeff Bezos no es el árbol que esconde el bosque.

Los defensores de la libre competencia no deberían sentirse ofendidos por el triunfo de Amazon, ya que la competencia está «hecha para» matar a la competencia y conduce invariablemente al monopolio. El llamado «comunismo» de ayer era el futuro del mundo, ya que el capitalismo conduce directamente a la monopolización de los medios de producción y de intercambio y a la construcción de una burocracia en expansión. Los partidarios de la «libre empresa» que se quejan del triunfo de los monopolios son personas que maldicen los efectos de los que acarician las causas. Y, como dijo Bossuet, Dios se ríe de esa gente.

Sin embargo, hay un verdadero escándalo: Amazon no paga impuestos allí donde gana dinero (Bezos: +83% desde principios de 2020). Pero éste es sólo uno de los muchos efectos perversos de las directivas de la UE. Amazon es una empresa luxemburguesa en Europa… Y es la aplicación de la normativa europea la que permite a Amazon evitar el pago de impuestos. Al igual que estas mismas normas son las que permiten al grupo FCA-PSA tener su sede en Ámsterdam, donde se codea con Nissan-Renault y, cerca de allí, con IKEA, con sede en Delft (por nombrar sólo dos). Si boicoteamos a todas las empresas exentas de impuestos, el consumo se reducirá seriamente. Los europeístas que se quejan del malvado gigante norteamericano son idiotas o estafadores. No puedes condenar a alguien que obedece las leyes a las que has dado tu consentimiento. Los dirigentes franceses que golpean con el puño en la mesa para imponer los GAFAM y luego se acuestan muy a gusto son bastante ridículos. Bezos, Gates, Page y otros se ríen como jorobados de la comedia que los gobiernos franceses han representado durante muchos años.

Para acabar con el baile de los falsos cultos, los cargos electos de todo signo se apresuran a instalar almacenes de Amazon en sus países. Amazon emplea actualmente a cerca de 10.000 personas en Francia, en condiciones que chocan a los bienintencionados, pero que no son muy diferentes de las que se encuentran cada vez más en muchas empresas desde que los sindicatos empezaron a desmoronarse; la presión del desempleo lleva a menudo a los empleados a aceptar lo que puedan encontrar – por ejemplo, en el comercio, sobre todo en ciertos supermercados, las horas extraordinarias no pagadas se han convertido a menudo en la norma, al menos antes de que las tiendas cierren…

Me parece que más bien hay que tratar de entender la novedad introducida por el «comercio electrónico», del que Amazon es la punta de lanza. Se trata de una transformación radical del modo de producción capitalista que podríamos llamar su «plataformización», que, en lugar de las empresas y el mercado, instituye un nuevo dispositivo, la economía de plataforma. La economía capitalista del «mundo de ayer» estaba estructurada en torno a la empresa (que compra, produce y vende) y al mercado donde los productores intercambian sus bienes. Plataformas como Amazon, Cdiscount para Francia, Darty-FNAC y muchas otras más sectoriales están trastocando radicalmente esta estructura y acaparando, por su posición, una parte creciente del valor producido. Con apenas unas decenas de miles de empleados, las GAFAM concentran una parte creciente de la capitalización al convertirse en el corazón de la maquinaria de creación de valor. Los «marketplaces» impregnan todo el proceso de intercambio comercial porque son ante todo centralizadores de la información digitalizada. Amazon parece un supermercado normal y corriente: compras masivas, almacenes y entregas a los clientes. Pero esto es casi opcional. Google vende información y sólo o casi sólo información. Las máquinas de Google (como los Chromebooks) no tienen otra finalidad que ampliar los usos de Google.

¿Cómo funciona este sistema? Por un lado, las tiendas o los particulares pasan por la plataforma para vender lo que está a la venta. La plataforma capta clientes, toma pedidos, cobra el pago, ofrece algún servicio postventa y… cobra su cuota en el proceso. Pero no se ocupa del transporte, es decir, de todo lo que requiere energía y materiales. Pero, ¿por qué el comerciante o productor tradicional pasa por la plataforma? En primer lugar, porque les permite acceder a un mercado más amplio: por ejemplo, este distribuidor de juguetes de Castelnaudary que vende en la web de la FNAC. Tiene su propio sitio de venta en línea, pero la FNAC le da una superficie que no tendría de otro modo. Entonces, además de procesar la información comercial (pedidos, facturas, etc.), la plataforma publicita y ofrece al cliente información que orienta su elección. Pero, ¿de dónde viene esta información? De los propios clientes, que rellenan cuidadosamente las evaluaciones, de una a cinco estrellas con o sin comentarios. El tratamiento masivo de los datos permite comprender mejor los deseos del cliente, sugerirle otros productos para comprar con el producto que busca, etc. La plataforma revende así la información que ha obtenido gratuitamente gracias a nuestros «clics». Es el organizador y regulador del mercado, que ya no es realmente un mercado sino algo completamente nuevo. Amazon no es un supercatálogo de La Redoute o Le Chasseur français. A continuación está la distribución, que implica toda una red de puntos de relevo, el estanco o la lavandería local, donde el cliente puede recoger su paquete. Amazon utiliza ampliamente el servicio de Correos en Francia, que sigue siendo su principal distribuidor. Otros muchos recurren a empresas privadas de transporte o a transportistas uber, es decir, a particulares que alquilan un camión para hacer de repartidores o que compran su camión por el derecho a repartir (como en la película de Ken Loach, Te echamos de menos). Todas estas personas son «autónomas», no dependen legalmente de la plataforma. Sólo contratan con ella, pero la necesitan para vivir, cada vez más.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Hay otro aspecto. Las plataformas son también un «mercado de trabajo». Amazon, por ejemplo, ofrece Mechanical Turk (MTurk) que es, según el gigante estadounidense, «un mercado de crowdsourcing que facilita a individuos y empresas la subcontratación de sus procesos y trabajos a una mano de obra distribuida que puede realizar estas tareas de forma virtual». Esto podría incluir cualquier cosa, desde la simple validación de datos y la investigación hasta tareas más subjetivas como la participación en encuestas, la moderación de contenidos y más. MTurk permite a las empresas aprovechar la inteligencia colectiva, las habilidades y los conocimientos de una fuerza de trabajo global para agilizar los procesos empresariales, aumentar la recopilación y el análisis de datos y acelerar el desarrollo del aprendizaje automático.»

Puede leer:  La guerra en Ucrania disminuirá el crecimiento económico global y podría generar una recesión en los países en desarrollo

El nombre del sistema hace referencia a la famosa «máquina» para jugar al ajedrez inventada por el barón von Kempelen (1769). Una figura que representaba a un otomano jugando al ajedrez era animada por un enano oculto en el pseudomecanismo de la máquina y que tenía acceso al tablero a través de un sistema de espejos. Amazon es una empresa que hay que alabar por su franqueza. Detrás de los programas informáticos hay hombres, pagados por el trabajo y «subcontratados». Si quiere escanear toneladas de papel, las máquinas de reconocimiento de caracteres no son suficientes, ya que siguen teniendo muchos problemas para reconocer la escritura a mano. Si se subdivide esta tarea adecuadamente y se hace que miles de operadores de todo el mundo (especialmente en África y Asia) validen estos documentos escaneados, se consigue «completar la tarea virtualmente». ¿Por qué «virtualmente»? Porque no hay una empresa de escaneado, sino miles de personas que realizan una pequeña parte de la tarea. Los «manchadores» pagados por el «clic» son el lado oscuro de la economía de plataforma, que contribuye considerablemente a la destrucción del empleo asalariado en el sector de los servicios. El «trabajo que se desmorona» (cf. G. Friedmann) ya no es el de los «obreros», sino el de un subproletariado de trabajadores de cuello blanco o asalariados que «pinchan» para obtener ingresos adicionales. Y como la plataforma es global, el trabajo puede realizarse de forma continua.

Oigamos de nuevo a Amazon: «Aunque la tecnología sigue mejorando, todavía hay muchas cosas que los humanos pueden hacer de forma mucho más eficiente que los ordenadores, como modelar contenidos, realizar la desduplicación de datos o realizar búsquedas. Tradicionalmente, este tipo de tareas se han llevado a cabo mediante la contratación de una gran cantidad de personal temporal, lo que lleva mucho tiempo, es caro y difícil de ampliar, o se ha abandonado. La subcontratación abierta es una buena manera de dividir un proyecto manual que requiere mucho tiempo en tareas más pequeñas y manejables que pueden ser realizadas por trabajadores repartidos por Internet (también conocidas como «microtareas»)

El sitio de Amazon para MTurk está en inglés. La traducción que doy aquí fue realizada por un sitio especializado (Reverso). He comprobado la traducción, pero la mayor parte del trabajo se ha hecho de antemano, por parte de los traductores humanos que validan la traducción y luego permiten que la Traducción Automática Neural parezca una simple inteligencia artificial (el «neural» está ahí para hacernos creer eso). Pero como en El Turco del Barón, hay miles de enanos en la máquina.

Para saber más sobre esto, vale la pena leer En attendant les robots, de Antonio A. Casilli (Seuil, 2019). Ciertamente, para producir las condiciones materiales de la existencia humana, el clic no sirve. Se necesita energía, esfuerzo y material. Pero la organización del trabajo, es decir, la división del trabajo y la estructura del modo de producción, es un cierto tipo de relación social entre las personas. La economía de plataforma organiza estas relaciones sociales, destruye el trabajo asalariado en favor del trabajo a destajo en condiciones que recuerdan inevitablemente los inicios del capitalismo y, convirtiéndose en la clave del sistema, acapara la mayor parte del valor producido. Pero no es Amazon quien produce el valor, son las personas que imprimen libros, fabrican sombrillas u ordenadores, etc. y, por tanto, todo el sistema productivo -el valor siempre se produce socialmente-, pero ahora una parte cada vez mayor cae en los bolsillos de las plataformas. Cabe señalar que el modelo económico neoclásico supone un mercado en el que la información de los «actores» es total. Así, la totalidad de la información almacenada en los centros de datos y procesada por las máquinas de IA (Inteligencia Artificial) conduce a la liquidación del mercado libre. Otra interesante paradoja.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Por lo tanto, la denuncia del malo malísimo Amazon sólo tiene sentido si (1) forma parte de una crítica radical de la organización económica actual y no simplemente de la lucha de los pequeños comerciantes contra los grandes. Y si (2) empezamos a hacer propuestas alternativas serias y no formas de comprarnos barato -cuando tenemos los medios- una buena conciencia políticamente correcta.

Este artículo fue publicado originalmente en francés en https://www.la-sociale.online/spip.php?article537

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Carlos Blanco
Escrito por

Carlos Javier Blanco, asturiano, Doctor en Filosofía. Autor de diversos libros como "La Caballería Espiritual", "La Luz del Norte", "Oswald Spengler y la Europa Fáustica", "De Covadonga a la Nación Española".

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Análisis

La formación de masas es una forma de hipnosis de masas que surge cuando se cumplen ciertas condiciones, y casi siempre es el primer...

Análisis

En el nuevo orden mundial todo son máscaras y disfraces y nadie es lo que dice ser y todo el mundo miente hasta con...

Análisis

LEER EN PDF Por Guy Boulianne (artículo originalmente publicado en francés) Recientemente, mientras hablaba de mi nuevo libro L’Arche de Gabriel, una tal Madame CL...

Análisis

LEER EN PDF Según el erudito islámico Tilman Nagel, el Islam en sus formas esenciales no puede integrarse en Europa. Esta falta de integración...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box