Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

El aliento

Los españoles, como el resto de los europeos abortamos a nuestros niños, y mutilamos nuestro futuro, pues donde no hay fe no hay aliento colectivo para seguir vivos.

En ausencia de fe y con los valores del Espíritu arrumbados, el Estado, así como aquello que no es Estado sino el Sistema de aparatos mundiales de control, gozan de campo abierto para sus maquinaciones. Disponer de estas puertas abiertas a un poder de leviatán, alzado por encima de las personas y de sus comunidades naturales, es el fin que persiguen quienes redactan leyes que afectan a las más esenciales aristas de la vida. Leyes que dictan en las aristas antropológicas. A quién se echa las culpas en las disputas familiares. Quién se arroga el derecho a arrancar la vida al sufriente. Quién decide que un inocente venga o no al mundo. Quién repudia su sexo congénito y se fabrica, cual traje de nueva factura, otro… Las puertas quedan abiertas ante el pasmo de una sociedad ya destartalada, que no lucha y se entrega a todas esas maquinaciones. La sociedad, que ya no comunidad, es una nómina de votantes o de consumidores, un listado de números de la Seguridad Social o de la cola del paro. Pero en ausencia de fe, ya no hay comunidad de luchadores. Y quien diga que la religión no es lucha, miente u olvida las palabras de Cristo: no he venido a traer la paz sino la espada (Mt 10:34). La religión es lucha y es resistencia. Las acechanzas del demonio toman las formas apropiadas a sus infernales intereses en cada tiempo. Y fue obra del demonio poner en manos de niños y jóvenes un móvil con internet, con acceso al porno y a la tecno-adicción, como fue obra del demonio hacer que el Estado, a través de jueces y funcionarias de la “igualdad”, se entrometieran en los hogares, retiraran autoridad a los padres o pusieran orden en los sagrados recintos de las alcobas.

La fiebre legisladora y las promesas electorales van, cada día, más abiertamente encaminadas a la transformación del hombre. Desde el horror subsiguiente a 1789, crecen en poder las ideologías que ansían crear un hombre nuevo, transformado, no desde sus entrañas y libremente encauzado hacia la perfección, sino desde poderes ajenos y diabólicos, artificialmente dirigidos hacia el desarraigo y el aislamiento. El hombre endiosado no es otra cosa que la marioneta del diablo. Es un átomo creado expresamente para el beneficio del sectario, de la gran compañía transnacional o del Estado.

Años aciagos de decadencia son éstos, tiempos de oscuridad y confusión mental que hiela hasta los huesos y envilece los cerebros. Pues en tiempos de elecciones se advierte mejor que nunca, a mitad de la rampa que nos lleva al abismo, la gran farsa y escamoteo que se le hace a la vida. Nos alertan contra una España vacía, nos previenen contra ese interior sin niños, ese campo despoblado, ese noroeste moribundo. Pero sigue practicándose masivamente el aborto, y el dinero que podría darse a mujeres españolas en apuros, se emplea en alimentar elefantiásicos organismos paragubernamentales, aptos para acoger extranjeros sin arraigo, suplentes de nuestros niños no nacidos. Y esos suplentes nunca llenarán esa España vacía, la del interior, la del noroeste, la del campo, sino que embutirán las grandes urbes donde abundan las pagas que no damos a las posibles madres de nuestros hijos. Los españoles, como el resto de los europeos abortamos a nuestros niños, y mutilamos nuestro futuro, pues donde no hay fe no hay aliento colectivo para seguir vivos.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad
Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

Las fuentes de información con las que cuentan los Jueces y Magistrados para instruir una causa penal y tomar conocimiento de los hechos que...

Opinión

Algunos piensan que analizar críticamente la situación política, discrepar de opiniones oficiales y expresar el disenso en privado o en público era algo partidista...

Opinión

La nueva normalidad debiera ser un escarmiento, una carga normativa para gobernantes y responsables políticos.

Opinión

Sánchez basó su moción en una gran falsedad y prevaricación .

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.